Viernes, 19 de Abril de 2024 Cielo claro 17.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 17.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1025
Columnistas

Milei lleva al extremo el dilema "genio o loco"

Nacho Torres C Rivadavia


Cuando le preguntaron a Elon Musk en una entrevista en noviembre en The New York Times, si se podía confiar en él cuando decía barbaridades en las redes sociales o mientras se peleaba con todo el mundo de la política y las empresas aseguró: “No importa si me odian o no me odian, no importa si confían o no confían, que vean los resultados”

A partir de ahí, el magnate tecnológico empieza a enumerar que el 80% de los satélites que se están poniendo en órbita en el mundo los envía su empresa SpaceX y que su automotriz Tesla hace los mejores autos del mundo. 

Cuando el CEO de Disney, Bob Iger, retiró la publicidad de la plataforma “X” tras posteos de su dueño señalados como antisemitas, Musk le dijo “andá a cagar”. Ante la pregunta de si así no llevaría a su compañía a la quiebra, respondió: “Si quiebra por un boicot de los anunciantes, la gente sabrá que fue un boicot de los anunciantes. El público será el juez”.

El video de la charla se ha vuelto un imperdible material que comparten inversores que vienen al país a reunirse con el gobierno nacional por las innegables similitudes del razonamiento de Musk con la forma de actuar que está mostrando el presidente Javier Milei, a quien justamente además el multimillonario sudafricano ha elogiado en varias oportunidades.

La gestión del outsider que hace unos años sólo gritaba en la TV está entrando en un momento en el que está llevando al extremo el dilema de cuán loco o cuán genio puede ser un personaje con tantas responsabilidades

El mensaje es que él sabe qué quiere la gente y que los demás no se dieron cuenta de que todo cambió

Es algo que se huele en los planteos que le hace Andrew Ross Sorkin al excéntrico empresario y es una duda que el propio Milei ha respondido en entrevistas diciendo que la única diferencia entre uno u otro es “el éxito”.

En las últimas semanas, Milei acumula peleas con artistas, periodistas, legisladores y gobernadores y en paralelo desarrolla explicaciones abstractas para enmarcar todo en una supuesta estrategia para cambiar el status quo encabezada por el, un anarcocapitalista libertario

Cuando desata su ira contra una cantante, habla de que está exponiendo las tesis del pensador Antonio Gramsci de la década del 20 de cómo el socialismo infiltra la cultura y los medios de comunicación.

Ante un revés en el Congreso, asegura que tenía todo resuelto de antemano porque trabaja con la “teoría de los árboles decisorios” (sic) que lo prepara para distintos escenarios, por lo que entonces le sacaría ventaja al resto.

Cuando hay críticas y objeciones a sus políticas, tuitea al infinito que está extasiado por cómo funciona el “principio de revelación” (otra vez sic) porque le permite exponer a la casta cuando lo frena. 

Y ante cualquier cuestionamiento u opinión disidente responde que provienen de gente que “no la ve”. El mensaje es que él sabe qué quiere la gente y que los demás no se dieron cuenta de que todo cambió. 

Por eso -dice- aún hoy mantendría el apoyo intacto pase lo que pase. Aunque algunos relevamientos serios le dieron cierto retroceso en su imagen en el último mes, Milei valida su percepción según la cantidad de visualizaciones de sus posteos contra los mismos de siempre. Una especie de democracia directa digital. 

El niño Torres

No se puede negar el sacudón que le pegó al sistema político la irrupción de este economista de 51 años y que en un punto tiene razón. Nadie se imaginaba un año atrás este presente. En febrero 2023 estábamos viendo cómo sería el plan económico de Horacio Rodríguez Larreta, para darnos una idea. 

Pero el quiebre con el sistema político subió de nivel este viernes. La amenaza del gobernador de Chubut, Ignacio Torres, de Juntos por el Cambio, de cortar el envío de petróleo si no le dan fondos de los impuestos federales retenidos para el cobro de una deuda con la Nación recibió un amplio respaldo que va desde el porteño Jorge Macri hasta el bonaerense Axel Kicillof, que se supone están separados por un abismo político. Todos podrían ser el próximo objetivo de un recorte arbitrario de fondos. Ya en enero las transferencias a provincias bajaron 98%.

En cuestión de horas, salvo el increíble tucumano Osvaldo Jaldo, que se mantiene aliado a La Libertad Avanza tras “descastizarse” en el tratamiento de la ley ómnibus, 23 mandatarios de todos los partidos quedaron enfrentados a Milei, como también había quedado el ministro más ortodoxo en la historia reciente, Ricardo López Murphy, que fue tildado de “basura” por el Presidente por su estrategia electoral cercana a Larreta, como también había quedado Carolina Píparo, que todavía aparece con el libertario en las lunetas de los colectivos como candidata a gobernadora bonaerense, como también había quedado Lali Espósito, la cantante pop que dijo “qué peligroso, qué triste” cuando habían sido las PASO y desató la ira del oficialismo. Digamos, o sea. 

Ahí es donde de nuevo la traducción de Milei tras la rebelión de los gobernadores es como la de Musk. Cree que toda la casta se expuso mientras él anota éxitos en el mercado financiero. Y que el público es juez y seguramente le está dando la razón. Si fuera así, es un genio. 

Escribió en X: “Juro que ni en mis mejores sueños me imaginé una semana así: reunión con la número dos del FMI y el número dos de EEUU; baja del dólar mercado y futuros; compresión de brecha; suba de bonos y acciones; y cuando todo parecía terminar de un modo genial, TODA la casta sola sale a gritar SOY CASTA. VLLC !!!”

Una sola pregunta quedó flotando en el aire más allá de la euforia tuitera. ¿Cuánto respalda el ex presidente Mauricio Macri la movida de los mandatarios provinciales? La aparición de su primo Jorge en el comunicado de JxC da una pista. Otra: Torres reveló que habló con el ex presidente antes de escalar la tensión¿Se termina la posibilidad de un acuerdo de gobernabilidad entre el PRO y LLA?

Del FMI hasta Melconian

El trazado de semejante línea divisoria se produce justo en el momento de mayor tensión social, cuando emerge la resistencia de los que en buena medida sí se esperaba que estuvieran del otro lado del Gobierno, como son los sindicatos y los movimientos sociales.

El llamado a un paro nacional docente para este lunes llega después de un día de cese de tareas de maquinistas y otro de empleados de la sanidad, y antes de una huelga de estatales y más tarde de otra convocada de aeronáuticos

Además, el jueves, en Catamarca hubo una protesta de estatales por mejoras salariales que incluyó a policías retirados y el viernes hubo más de 500 movilizaciones de organizaciones piqueteras en todo el país.

Más allá del cuestionamiento muchas veces atendible respecto de gremialistas y dirigentes sociales, la caída de los ingresos pocas veces vista en tan poco tiempo es lo que llena de dudas la sostenibilidad de lo que se está haciendo para estabilizar la economía. 

Javier Milei junto a la número 2 del FMI, Gita Gopinath.

Si el Fondo Monetario Internacional pidió no hacer caer el ajuste “desproporcionadamente en las familias trabajadoras” y Carlos Melconian, ex referente económico de la actual ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que no hay que olvidarse que hay 7 millones de trabajadores informales que no reciben ayuda, imaginate lo delicado del momento en el que Milei hace su revolución.

La manija del Presidente se apoya en que se siente una “estrella mundial” de la nueva derecha desembozada, como se ve en la participación de este fin de semana en el Lollapalooza conservador de Estados Unidos, la CPAC, donde se verá con el ex presidente republicano, Donald Trump y donde fueron vivados por la propia Bullrich el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y el estratega trumpista Steve Bannon.

El encuentro entre Javier Milei y Donald Trump en la cumbre de la CPAC.

En esa galaxia, puede parecer que Milei está exportando su libertarianismo ya que sus recetas recorren el mundo como ejemplo de locura, genialidad o peligro según quien lo cite, pero en buena medida se podría decir que en realidad está trayendo a la Argentina la cruzada antiprogresista que se da en la campaña electoral estadounidense o en el crecimiento de Vox en España, por ejemplo. Tal vez estén ocurriendo ambas cosas.

Fue muy gráfico que mientras acá se anunciaba la intención de cerrar el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), como emblema de “la policía del pensamiento progresista”, en simultáneo el propio Elon Musk -otra vez- lideraba la crítica al sesgo progresista -”woke”, en inglés- del sistema de inteligencia artificial de Google, por incluir una Papa mujer o vikingos negros.

Preguntas a disposición

Para terminar, en tiempos en los que la comunicación del Presidente incluye también una agenda repleta de notas pero con un universo muy corto de periodistas, dejo a continuación una lista de preguntas que tal vez puedan entrar en algún próximo cuestionario si alguien con la chance de entrevistarlo las toma:

- ¿Por qué renunciaron a la Secretaría de Desarrollo Social los encargados del reparto de mercadería a los comedores Pablo Rodrigué y Agustín Sánchez Orondo? ¿Quién está a cargo de esa tarea en este momento tan delicado? ¿Es cierto que no lograban sacar un camión con asistencia?

- ¿Cuál será la tarea de Juan Pablo Carreira, el director de La Derecha Diario y reconocido tuitero militante libertario como Juan Doe? ¿Es cierto que cobrará $2,4 millones por mes? ¿No se contradice su incorporación con la reducción de cargos políticos inútiles que se les dio siempre a militantes en el Estado?

- ¿Usted validó el nombramiento de Francisco Adorni, hermano del vocero presidencial Manuel Adorni, para que se incorpore al Ministerio del Interior?

- ¿Le cuestiona en privado a su pareja la actriz Fátima Flores que haya participado de festivales con apoyo provincial y municipal como lo hace en público con otros artistas?

- Cuando repostea o da likes a noticias falsas, ¿lo hace a sabiendas? Si es un error, ¿por qué no pide disculpas?

- ¿Por qué no aparece ni en el mega DNU ni en la ley ómnibus ninguna mención a una eventual modificación del régimen de promoción industrial de Tierra del Fuego, que insume unos $500 mil millones por año en beneficios impositivos por mes? ¿Tiene que ver con el parentesco de la familia Caputo, dueña de una de las empresas más prominentes en la isla, con el ministro de Economía Luis Caputo o con la cercanía con Macri?

- ¿Por qué Daniel Scioli, dos veces gobernador, organizador de un sinfín de recitales provinciales y funcionario eterno de todas las administraciones, incluido la de Alberto Fernández, no es considerado como parte de “la casta” y fue designado secretario de Turismo y Deportes?

- ¿Cómo se explica su declaración jurada con un patrimonio de $54 millones dado su historia de economista exitoso que cobraba US$ 10 mil por charlas y exposiciones?

Quedan a disposición. Si no las escribía acá, me iba a dar algo.

Está pasando