Viernes, 23 de Febrero de 2024 Cielo claro 22.0 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 22.0 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $883
Dólar Blue: $1085
Cultura & Espectáculos

"Sonido de Libertad", la película sobre tráfico infantil que tardó 5 años en estrenarse y está llena de polémicas

sonido de libertad

El 31 de agosto llegó a los cines argentinos "Sonido de Libertad" (Sound of Freedom), una película estadounidense dirigida por el mexicano Alejandro Monteverde que prometía ser un éxito mundial de taquilla, pero las polémicas que la rodean terminaron por opacar su mensaje y trama principal. Un filme basado en hechos reales sobre trata de niños, pero que también sabe de crowdfoundings, religión, teorías conspirativas y romper ventanas cuando se te cierran las puertas.

A la hora de hacer una película, todo se vuelve mucho más fácil si el producto cuenta con el apoyo de los que juegan en primera. Tener de tu lado a Fox, Warner, Disney, Netflix o cualquiera de las grandes distribuidoras y productoras del cine mundial te anota varios puntos a favor a la hora de salir al mercado. El escenario es muy distinto para el cine independiente, que tiene que hacerse de abajo para lograr instalar un título y que su película sea vista por más personas que simplemente la familia de los protagonistas. La historia de "Sonido de Libertad" pintaba para pelear arriba en las salas de todo el mundo, como una de las películas más taquilleras del año, pero a último momento le bajaron el pulgar.

"Sonido de Libertad" es la última película del director de cine mexicano Alejandro Monteverde. Protagonizada por Jim Caviezel (La Pasión de Cristo), Mira Sorvino (Poderosa Afrodita) y Eduardo Verástegui (Little Boy) -quien también es uno de los productores, junto a Mel Gibson-, este drama está basado en la historia de Tim Ballard, un agente especial retirado del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos que emprende una misión para desbaratar una banda de tráfico infantil.

En líneas generales, las críticas no fueron buenas. El reconocido sitio Rotten Tomatoes le dio un 60% de aprobación, basándose en 73 críticas de expertos. Hay un patrón que suele repetirse entre las reviews y tiene que ver con el mensaje que intenta dar la película: el intento por hacer una película de acción desde una perspectiva religiosa, justamente sin acción.

"Los niños de Dios no están a la venta"

No es casualidad que esta sea una de las frases más repetidas en la película. Sus protagonistas, Jim Caviezel y Eduardo Verástegui son católicos practicantes y fue este último quien se hizo de los derechos de la historia de Ballard para llevarla a la pantalla grande. Por supuesto que la relación entre la iglesia católica y la temática de la película despertó polémica. Sí, el filme trata de tráfico de niños para su explotación sexual, pero en ella nada se habla de las numerosas denuncias reales que existen en todo el mundo contra religiosos, justamente por abuso infantil.

El marcado catolicismo de sus protagonistas hizo que muchos la catalogaran como una película "de fe", cosa que no le gustó nada a su director. "No tengo idea de por qué dicen que es una película basada en la fe (...) En casi todas las películas se menciona a Dios y no se las etiqueta como 'basadas en la fe'", dijo Monteverde en una entrevista con el medio británico Daily Mail. Y agregó: "Estoy muy confundido, por qué necesitan decir que esta es una película basada en la fe. Es solo una etiqueta que no coincide con la película. Es muy, muy, muy extraño. (...) Es un peligro".

Jim Caviezel interpretó a Jesús en "La Pasión de Cristo", uno de los papeles más desafiantes de su carrera, no solo porque grabó en situaciones bastante adversas, sino también porque para él significaba encarnar a una figura sumamente importante en su vida. Caviezel se toma muy en serio su fe, tanto que la traslada a su trabajo y es bastante exquisito a la hora de elegir a sus personajes: "He interpretado tanto a pecadores como a personas santas, pero siempre procuro encontrar algo rescatable en las historias. Eso sí, no blasfemo contra nuestro Señor, y hay cosas en las películas que no haría. Si encuentro un guión que me gusta, pero que contiene partes inaceptables para mí, les pido que lo cambien y si realmente están interesados en mi trabajo, lo cambiarán", dijo en una entrevista con ACI Prensa, un sitio de difusión de información católica.

Por su parte, Eduardo Verástegui elige solamente proyectos que "transmitan mensajes". Fue él quien decidió embarcarse en esta película. Compró los derechos de la historia del primer gran rescate que hizo Tim Ballard en Colombia y empezó a armar el filme. ¿Un dato curioso? El propio Verástegui estuvo en Argentina antes de la pandemia. Vino para reunirse con un ejecutivo de Fox para venderle "Sonido de Libertad", pero aprovechó para visitar distintas iglesias y participar del movimiento provida local.

"Sonido de Libertad" no fue libre de elegir distribuidora

Es sabido que el tráfico de niños es una temática bastante delicada para llevar al cine. Esto no significa que no se pueda, pero sí se tienen que tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de presentarla ante las grandes distribuidoras que serás las encargadas de catapultar el filme al éxito.

En un principio, Verástegui inició conversaciones con todas las productoras y plataformas de streaming habidas y por haber: Netflix, Disney, Fox, Lionsgate, Amazon, entre otras. Parecía estar todo cerrado con 20th Century Fox, pero los planes cambiaron cuando Disney adquirió la empresa. En una entrevista, el productor contó cómo fueron las últimas negociaciones: “Le enseño la película a los nuevos directivos de Disney, mis amigos de Fox estaban fuera, y el grupo fue honesto y me dijeron: ‘esta película no es para Disney’. Teníamos un contrato de proyectos que ya no se iban a llevar a cabo, después de un año de estar negociando, pude recuperar los derechos. Me llevé la mejor película de mi vida, pero para ellos era una más”.

Angel Studios y el colaborador detenido por secuestro de menores

Finalmente, 5 años de rodaje después, "Sonido de Libertad" vio la luz de la mano de Angel Studios, una distribuidora de contenidos audiovisuales que empezó siendo una empresa que se dedicaba a transmitir y filtrar contenidos según la preferencia de cada usuario. Según los gustos de cada uno, se filtraban las escenas de sexo, desnudez o violentas para generar contenidos "sanos y para toda la familia". Se convirtieron en una distribuidora después de quebrar por haber recibido varias demandas por parte de las grandes empresas de cine.

Angel Studios renació como una distribuidora de contenido generalmente cristiano, pero que deja las puertas abiertas "a todos aquellos directores y productores de cine independiente" que no tengan el apoyo de los grandes de Hollywood. La suscripción para acceder a su contenido es completamente gratuita o "a la gorra", ya que podés aportar a los proyectos que quieras, comprar merchandising o hasta comprarle una entrada de cine a otra persona para que vea los contenidos de Angel.

Se financia a través de crowdfoundings, donde aquellos que quieran, pueden aportar dinero para ayudar a producir sus contenidos (como si se tratase de una ofrenda). De esta forma se logró distribuir "Sonido de Libertad" y también nació otra polémica. Fabián Marta, uno de los aportantes de la película, quedó detenido, acusado de haber secuestrado a tres menores de edad. De hecho, en los créditos del final, se lee su apellido entre los agradecimientos.

"Sonido de Libertad" y las teorías conspirativas

Tanto Eduardo Verástegui como Jim Caviezel se sumaron a las teorías que circularon acerca de la pedofilia en la extrema derecha, como Qanon y Pizzagate. Recapitulando un poco, el Pizzagate es una teoría conspirativa que se viralizó en 2016, cerca de las elecciones en Estados Unidos que ganó Donald Trump. Si bien fue desmentida por varias organizaciones, se difundió tanto que todavía hoy hay quienes creen en la existencia de esta red.

Según las fake news de la época, la pizzería Comet Ping Pong de Washington era el punto de encuentro de una red de pedofilia ligada a Hilary Clinton -que en ese entonces competía con Donald Trump por la presidencia de EE.UU.-. Incluso habían hackeado el mail del jefe de campaña de la candidata para vincularlo al caso. Quienes creen en esta teoría, afirman que había ciertos "códigos" para referirse a las preferencias de los clientes sobre los niños que querían: por ejemplo, "hot dog" significaba niño, "pizza" niña, entre otras palabras similares.

En tanto, Qanon abarca varias teorías conspirativas que circularon por internet hace algunos años, no solo con respecto a la pedofilia, sino también con el COVID, el movimiento Black Lives Matter, entre otros casos famosos. Quienes creen en esto, sostienen que el mundo está gobernado por un grupo de pedófilos satánicos que conspiran contra Trump mientras forman parte de una red de trata de menores. En este caso también se la vinculó a Hillary Clinton y a Barack Obama, pero el número de presuntos aliados se extendió al mundo del entretenimiento, asociando a esta red de trata a famosos como Oprah Winfrey, Tom Hanks y Ellen DeGeneres. Incluso, muchos de los que creen en esto piensan que además de abusar sexualmente de niños, se les extrae sangre para poder sacar de ahí un químico para alargar la vida.

Estas fake news se difundieron a tal punto, que en 2016 se produjo un tiroteo en la pizzería, protagonizado por gente que pensaba que realmente ahí había niños secuestrados con fines de explotación sexual. Caviezel habló en un podcast al respecto y se mostró a favor de la teoría Qanon, afirmando que no solo los secuestraban para fines sexuales, si no también para hacerse de este químico.

Por su parte, el director intentó distanciarse de estas teorías, dejando en claro que no está para nada de acuerdo con la ideología de sus actores. "Cuando contrato a alguien no puedo controlar lo que hace en su tiempo libre”, dijo en una entrevista con Variety. “Fui el director. Escribí el guion. Contraté al mejor actor para la película. El tema era muy personal para él, ya que adoptó a tres niños de China. Cuando discutimos el proyecto se largó a llorar”.

El mensaje final

Una vez terminada la película, después de los créditos, aparece una escena final. No se trata de la película en sí, sino de un mensaje que el propio Jim Caviezel le dirige a la audiencia. En ese video, habla de la problemática del tráfico de niños en el mundo y de la importancia de visibilizarla. Además, menciona la tardanza de la publicación de la película, pero por motivos muy distintos a los que dio su productor. El protagonista sostiene que no salió antes porque había personas importantes a las que no les convenía que este filme saliera a la luz.

Por otro lado, también pide la colaboración económica del público presente en la sala y deja un código QR para que los asistentes puedan "comprarle una entrada a otra persona" y de esta manera seguir difundiendo "la historia de estos niños".

A pesar de todas estas polémicas, lo cierto es que desde su estreno en Estados Unidos (el 1 de julio), "Sonido de Libertad" lleva recaudado más de 180 millones de dólares. En Argentina, está disponible en varias salas de cine y es tema de debate: hay quienes no quieren verla por las polémicas, y hay quienes desean darle una oportunidad.