Sábado, 15 de Junio de 2024 Cielo claro 12.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 12.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1280
Ambiente

Elon Musk adelantó que "el próximo problema mundial será la falta de electricidad"

elon musk

La irrupción de los autos eléctricos en el mercado están generando los primeros impactos ambientales. En Países Bajos, están empezando a experimentar colapsos en sus redes eléctricas debido a la alta demanda de energía en su parque automotor eléctrico. Esto no se debe a la cantidad de cargadores ni se reduce específicamente a la circulación de autos con esta tecnología, sino a la capacidad eléctrica que tienen las ciudades. Otros países como Noruega, están siguiendo el mismo camino, teniendo en cuenta que las ventas de autos eléctricos nuevos alcanzaron una tasa del 82%. En ese sentido, Elon Musk advirtió que la falta de electricidad va a ser la próxima crisis mundial.

La distribuidora más importante de energía eléctrica en Países Bajos, Stedin, advirtió que la situación actual es insostenible. La ciudad Utrecht ya alcanzó una demanda mayor de electricidad que lo que permite la capacidad de la red general. En poco tiempo, otras ciudades como Rotterdam, Ámsterdam y La Haya podrían igualar esta situación en poco tiempo.

Sin embargo, este problema no está afectando solamente a países europeos. Elon Musk, CEO de Tesla, adelantó hace poco durante un discurso en la conferencia del Bosch Connected World, que “primero hubo escasez de chips de red neuronal. Después, el problema de la disponibilidad estuvo en los transformadores reductores de voltaje. Esta sucesión de acontecimientos me lleva a pensar que el próximo problema será la falta de electricidad”.

Validando las palabras del magnate, el New York Times sacó un informe señalando que la demanda de energía eléctrica que están teniendo muchas ciudades no solamente pone al límite las redes existentes, sino también pone en peligro los objetivos climáticos planteados en los países primermundistas, tanto de la Unión Europea como del resto del mundo.

Este documento señala que sólo en Estados Unidos, los centros de datos, criptominería y la expansión de la inteligencia artificial con monstruos de la tecnología como Amazon, Apple, Google, y Microsof -por mencionar algunas- están llevando al límite la débil red eléctrica del país. En detalle, en algunos estados como Georgia, hay una demanda 17 veces más grande que hace 10 años atrás.

Además, evalúan que la energía se genera en unos pocos lugares del país, pero que debe ser distribuida por todo su extenso territorio. Entonces, las líneas de alta tensión y de tensión normal son las más sobrecargadas, porque no dejan de ser cables con una capacidad limitada: a más energía transportada, más se calienta, y cuando más temperatura alcanza, empiezan las fallas. En cuanto a los autos eléctricos, Elon Musk dijo que su "crecimiento simultáneo" junto con el de la IA "está creando una demanda excesiva de generación de energía eléctrica".

Y es que este tipo de autos cada vez utiliza más tecnología basada en inteligencia artificial, lo que incrementa el consumo y demanda más energía eléctrica, que debe responder con más capacidad y velocidad. A su vez, las fábricas de microchips y baterías también consumen muchísima más energía por el considerable aumento en su producción en todo el mundo, y todo termina impactando en las centrales de generación de electricidad que no dan a basto.

Para combatir un posible colapso energético mundial, la solución es construir nuevos centros de generación de electricidad, que no pueden ser ecológicos en su totalidad, porque la demanda es mayor a lo que estas centrales pueden producir. Con este panorama, se debería volver a las antiguas generadoras a base de gas, carbón, energía nuclear y hidroeléctrica, lo que supone un derrumbe en los objetivos medioambientales de neutralización de carbono que tienen algunos países.

Está pasando