Sábado, 13 de Abril de 2024 Llovizna ligera 18.4 °C llovizna ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Llovizna ligera 18.4 °C llovizna ligera
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Mundo

Acusan al subsecretario de Cultura de Italia de robar un cuadro del siglo XVII

Acusan a Vittorio Sgarbi, subsecretario de Cultura de Italia, de haber robado un cuadro original de Rutilio Manetti. La investigación fue hecha en conjunto por dos medios locales: el diario Il Fatto Quotidiano y el programa de televisión Report, destapando una olla de escándalos que involucra al también crítico de arte. Sin embargo, el funcionario italiano niega toda acusación en su contra.

"La captura de San Pedro" es el nombre del cuadro en cuestión. La robaron de forma misteriosa en 2013 de un castillo en Buriasco y, según la investigación periodística, el mismo habría reaparecido en 2021 completamente restaurada en una muestra llamada "Los pintores de la luz", en la Toscana. Allí, Vittorio Sgarbi figuraba como el dueño de una obra "inédita", lo que resultó sospechoso.

Y es que para muchos resultaba imposible que el funcionario de Cultura de Italia tuviera un cuadro "inédito" cuando el mismo estaba en la base de datos de Interpol como "robado". Según indica la investigación, en 2013 Sgarbi mostró mucho interés por esta pintura expuesta en el restaurante de este castillo en Buriasco. Por eso, le hizo una oferta a su dueña a través de un conocido en común, aunque la señora no quiso venderla. Da la casualidad -o no- que unas semanas más tarde, entraron a robarlo, dejando solamente el marco y una foto, sin la pintura.

La dueña de la obra, Margherita Buzio, denunció el robo y no dudó en comunicar sus sospechas, aunque todo quedó en la nada. Diez años después, apareció el mismo cuadro en la muestra de la Toscana con un detalle diferente: en la "nueva" pintura, no figura una antorcha que sí estaba en el cuadro robado en 2013. Según las sospechas, Vittorio Sgarbi la habría mandado a retocar para que no coincidiera con la obra buscada por Interpol. De hecho, un restaurador que trabajó muchos años para el funcionario, aseguró que "el cuadro es ese, me lo trajo un amigo de Vittorio junto a un transportador, enrollado como una alfombra".

Sin embargo, Sgarbi niega todas estas acusaciones y afirma que la obra es suya, que la encontró dentro de una mansión que compró hace años en una ciudad al norte de Roma, y que no es la misma que busca Interpol. Y señala: “Uno tiene una vela, el otro no, son distintos”. “Cuentan cosas que no existen, que son pura fantasía, basándose en falsedades, y me acusan de robo", dijo indignado en una declaración. Además, asegura que está siendo víctima de una "agresión política".

A pesar de declararse inocente, la fiscalía de Macerata (ciudad en la que vive Vittorio Sgarbi), le abrió un sumario por "hurto de bienes culturales". Sin embargo, también lo desmintió, diciendo que no recibió "ningún aviso de investigación".