Jueves, 20 de Junio de 2024 Cielo claro 9.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 9.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Salud

Cuáles son los síntomas y cómo se trata la leucemia

leucemia

En los últimos días, la leucemia ocupó un lugar importante en la agenda mediática por los dichos de Jorge Lanata sobre el aparente estado de salud de Wanda Nara. ¿Qué es este tipo de cáncer? Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo son los tratamientos posibles?

Según el presidente de la Asociación Argentina de Oncología, Diego Kaen, la leucemia "es una enfermedad de la médula ósea, que se encuentra en los huesos y es la responsable de producir los glóbulos blancos, rojos y plaquetas".

"Generalmente se produce por un aumento de glóbulos blancos por encima del valor normal. Pero no es solo el aumento de la cantidad, sino que, además, los glóbulos blancos salen muy inmaduros al torrente sanguíneo y generan muchos problemas", agrega.

En base a los datos del Ministerio de Salud, en 2019 murieron 1841 personas por leucemia, mientras que en 2020 fueron 1688, y en 2021, 1694. Según el tipo de leucemia que se analice, varía el grupo etario más afectado. Por ejemplo, la leucemia mieloide aguda es más frecuente en adultos y personas de edad avanzada, mientras que la leucemia linfoide aguda es más común en la niñez y en la adolescencia.

Síntomas

Los síntomas de las leucemias agudas derivan del avance de las células malignas en la sangre, lo que causa que las células sanas pierdan su funcionalidad normal. Esto puede generar fatiga, palidez o cansancio. En cuanto a la afectación plaquetaria (células que intervienen en la coagulación de la sangre), los síntomas se manifiestan con sangrados externos o internos frente a mínimos traumatismos e incluso pueden ser espontáneos.

Para alcanzar un diagnóstico, primero hay que pasar por un análisis de rutina llamado hemograma (análisis de sangre), donde en la mayoría de los casos se ve un aumento o disminución significativa de glóbulos blancos con disminución de glóbulos rojos y plaquetas, y luego el cuadro se confirma mediante una punción de médula ósea.

Las leucemias crónicas suelen ser asintomáticas y se descubren en forma incidental al solicitar un control de análisis de sangre, aunque a veces se detecta un agrandamiento del órgano bazo o de ganglios inflamado en un examen físico.

Tratamiento

Con tratamiento específico para el tipo de leucemia crónica, los pacientes pueden tener una supervivencia casi similar a la población sana; en el caso de la leucemia linfoide crónica, no siempre requiere un tratamiento, pudiendo el paciente llevar una vida completamente normal con controles periódicos con su hematólogo.

Las leucemias agudas suelen tener más quimioterapia, mientras que las crónicas suelen ser tratadas con medicamentos. También es posible, en algunos casos, hacer un trasplante de médula ósea. Las opciones de tratamiento incluyen combinación de drogas quimioterápicas, que puede estar acompañado de un trasplante de médula ósea posterior.