Miércoles, 12 de Junio de 2024 Nubes 17.9 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 17.9 °C nubes
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1252
Columnistas

José Luis Gioja: "Nos atropelló la realidad y la única verdad es la realidad"

José Luis Gioja, el histórico dirigente peronista sanjuanino, habló del lugar que ocupará el peronismo en los próximos cuatro años de gobierno de Javier Milei y la reconfiguración del espacio tras la derrota en el balotaje.

Además, manifestó su desconcierto por el cambio en algunas promesas de campaña del paleolibertario e ironizó: “No vaya a ser cosa que se haga peronista”.

-¿Qué análisis hace sobre el resultado de las últimas elecciones y de la victoria de Javier Milei?

-Yo creo que no hay que hacer muchos análisis, es como que nos atropelló la realidad, y la única verdad es la realidad, y la realidad es que había mucha calentura en nuestra gente. Creo básicamente que nuestra gente votó por calentura, ¿viste? No supimos canalizar o racionalizar ese enojo, no supimos explicar un montón de cosas, nos olvidamos de hacer política. En la elección general cuando sacamos 37% creímos que la cosa estaba ahí, y la verdad que, inteligentemente, la oposición qué hizo, jugó al peronismo-antiperonismo, ¿viste?

Creo que no es peronismo-antiperonismo, es un modelo de país versus otro modelo de país. Y esto es lo que no supimos explicar. Lo reivindicó, y lo he felicitado, y me encantó la tarea que hizo, sobre todo Sergio Massa, la fórmula, pero sobre todo Sergio Massa, que estuvo en todos lados, que explicitó muy bien las medidas nuestras, todo un programa. Pero bueno, éramos el peronismo, éramos los negros choriplaneros, ¿viste? Nos ganó esa batalla, no sé si cultural, pero comunicacional, nos la ganó la contra. Entonces quedó el gorilismo contra el peronismo, y bueno, ahí indudablemente tenemos unos puntos menos, agregado a la situación.

-¿Qué le parecen las medidas económicas que tomará Milei?

-A mi me desconcierta porque empezó puteando al Papa, la justicia social, con la motosierra por todos lados, dolarización, privatización. Ahora no va dolarizar, no va a privatizar la salud, la educación. No vaya a ser que se haga peronista ahora. Porque te va cambiando la bocha. Ahora, por los funcionarios que está eligiendo en economía, me angustia. Me angustia porque ya lo hemos tenido. Caputo fue el endeudador serial más importante de la historia económica de la Argentina.

-Incluso hasta el mismo Milei lo dice en algunos archivos, ¿no?

-Absolutamente. Ahí se fugaron más de 15 mil millones de dólares cuando él estuvo en el ministerio. Se tuvo que ir. El presidente del Banco Central está esperando que la Justicia le diga que no está procesado para poder anunciarlo. La verdad que todo muy curioso. Pero vamos a ver, vamos a ver. Yo creo que hay que dejarlos que anden. Hay que respetar la voluntad popular y hay que desear que al país le vaya bien.

-En la época de Macri hubo una parte del peronismo que lo acompañó en el Congreso. ¿Cree que puede pasar lo mismo con Milei hoy?

-Creería que no, hermano. No veo a ninguno que esté cerca. A ver, una de las banderas centrales nuestras es la justicia social. Cuando hablas de justicia social, te acordás de Evita, te acordás del general, te acordás de las escuelas hogares, de los hospitales, de los hogares de niños. Y este tipo se caga en la justicia social. Me parece que no hay ningún punto de coincidencia, hermano. Quiere privatizar YPF, Vaca Muerta. La verdad que no cierra por ningún lado que alguno nuestro quiera esas cosas.

-Milei propondría, hipotéticamente, eliminar las PASO. ¿Está de acuerdo con eso? ¿Qué opinión tiene el peronismo al respecto?

-No, yo no puedo hablar en nombre del peronismo. Yo hablo en nombre propio teniendo algún conocimiento de lo que es el peronismo. Pero nada más que eso. Yo creo que las PASO hay que modificarlas, no eliminarlas. Yo las modificaría.

-¿Qué modificación le haría?

-Y, por ejemplo, si hay una sola lista que no exista. Pero lo que no podemos hacer es volver a la rosca chiquita de las cúpulas, de los partidos. Acordate que los partidos políticos son constitucionales. Son los únicos que pueden nominar candidatos. Entonces, que no se arme una rosca chiquita y de esas rosquitas salgan los candidatos. Es mucho mejor que salgan de la pluralidad, que muchos opinen. Ese fue el argumento central de las PASO. Ese argumento lo comparto.

-¿Cómo evalúa el apoyo de Macri al candidato libertario? ¿Y que la fórmula presidencial, tanto Bullrich como Petri, sean parte del gabinete de Milei?

-Yo creo que es pura especulación. Es pura especulación para estar en el candelero. Siempre lo ha hecho. Creo que estar en el candelero le trae buenos dividendos.

-¿Y qué opinión tiene sobre el gobierno de Alberto Fernández? ¿Y qué autocrítica hace el peronismo hoy?

-Nosotros tenemos que conseguir la unidad, cueste lo que cueste. Y la unidad significa... No es uniformidad. Y salir a cazar brujas no sirve. No tiene sentido. Pero indudablemente que algunas cosas no supimos hacer o las hicimos tibiamente. Yo digo que a veces no estoy contra los porteños, pero a veces a los porteños les gusta eso. Hablan, dicen... Saben rosquear, saben armar… Pero cuando tienen que ponerla, no la ponen. A mí me parece que nos faltó un cachito más. Un cachito más, pero bueno. De todas maneras hay que reivindicar un montón de cosas buenas que se hicieron.

-¿Y a qué dirigente o dirigenta ve para conducir el peronismo de aquí en adelante?

-No me animo a decir quién. Creo que Cristina tiene su representatividad, tiene bien ganado un lugar en cuanto a ser una de las políticas más importantes de la Argentina. Yo creo que hay que buscar una conducción colegiada, que hay que hacer una especie de mesa de acción política, una cosa así, llamar a todos. Y tenemos que entender lo que dice la marcha: que todos unidos triunfaremos. El campo nacional y popular tiene una columna vertebral que es el peronismo, y si al peronismo le va bien, al campo nacional y popular le va bien.

-¿Cómo tiene que ser ese nuevo armado de convivencia y conducción del peronismo bonaerense, un distrito tan importante para el peronismo históricamente? ¿Qué lugar para usted puede llegar a tener La Cámpora? ¿Cómo cree que se distribuirá el poder dentro de la conducción del PJ bonaerense con (Axel) Kicillof?

-Yo no me meto en el peronismo de Buenos Aires porque, además, no me quiero meter. Pero lo que sí digo, y bien fuerte, es que a Kicillof hay que cuidarlo, porque sin ninguna duda, institucionalmente, es el principal dirigente. Y es el que más votos sacó, obviamente.

-Usted es uno de los históricos también del Congreso, pero ya está terminando su mandato, ¿qué balance hace de toda esta etapa allí en la Casa de la Democracia?

-La verdad es que he pasado por todo.

-Puedo hacer un libro, ¿no, José Luis?

-Yo he sido diputado provincial, he sido senador ocho años, he sido diputado nacional doce años, he sido gobernador doce años. Realmente lo más lindo es conducir los destinos de tu provincia. El orgullo grandote de los provinciales es conducir los destinos de tu provincia.Hablar del Congreso es hablar de la representatividad, y la representatividad es uno de los pilares de la democracia. Y queremos siempre democracia para la Argentina y para todos los pueblos libres del mundo.

-¿En qué lugar de la política lo vamos a encontrar después del 10 de diciembre?

-En la calle, hermano. En la calle, en la calle. Con el overol y las alpargatas puestas.

-¿Ve conflictividad en la calle, ve que hay que estar ahí, que ese va a ser el lugar?

-Yo creo que si tocan los derechos de los ciudadanos, especialmente de los trabajadores, indudablemente nosotros no nos podemos cruzar de brazos. Tenemos que estar apoyando a quienes le quitan o le quieran quitar un derecho Aquí no se trata de quitar derechos, sino de aumentar derechos para vivir mejor.

Está pasando