Miércoles, 28 de Febrero de 2024 Cielo claro 22.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 22.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $885
Dólar Blue: $1070
Géneros

Absolvieron al abusador de Luna después de 12 años de proceso judicial

Después de un proceso judicial de 12 años iniciado por Yama Corín por el abuso sexual de su hija Luna cuando tenía 9, el tribunal absolvió al padre de la niña, Hernán González Rizzi. El veredicto llega 36 horas después del balotaje donde el 55,69% del pueblo eligió un representante de ultraderecha, Javier Milei, con propuestas "liberal-libertarias", una plataforma para gobernar sin precedentes a nivel mundial.

Lilia Lemoine, diputada electa de La Libertad Avanza, rectificó su intención de impulsar el proyecto de "paternidad voluntaria", donde proponía que los hombres pudieran renunciar a la paternidad, comparándolo con el derecho al aborto que conseguido por las mujeres y desplegó sus razones: "A mí me parecía que era injusto que las mujeres puedan tener ciertos privilegios y los hombres quedaran siempre relegados al fondo del tarro". Además, las metáforas de Javier Milei, que comparaban al Estado con un pedófilo en un jardín de infantes, se hacen eco en las decisiones del Poder Judicial sobre la absolución de González Rizzi.

Mientras tanto, Yama y Luna enfrentan la recta final de un juicio que cristaliza dos tipos de fuerza contrarios: por un lado, la del movimiento feminista, en términos concretos, con abogadas, comunicadoras, psicólogas, trabajadoras sociales y compañeras, entre otras profesionales; y por el otro, el del accionar de un Poder Judicial que hace 12 años arrastra este caso individual, como muchos otros y que, aún hoy, es culpabilizante de las víctimas y obstaculizante para las búsquedas de justicia del Poder Judicial argentino.

juicio luna
Foto: @justiciaparaLuna

Hoy se acercaron, como tantas otras veces, Nora Cortiñas y Nelly Minyersky, dos figuras históricas de los derechos humanos en la Argentina y desde afuera, esperaban el veredicto. "No puede haber atenuante para este disparate que es el abuso sexual a niños y niñas, hay dos juezas y un juez, esperemos que sea una sentencia que les avise que no los vamos a dejar de acusar todas las veces que sea necesario. Gracias por estar acá", decía Nora Cortiñas horas antes de que se conociera el veredicto. Todavía no se conocen las razones de la absolución, Yama y Luna van a apelar.

La condena que no fue: juicio histórico por abuso sexual en la infancia

Tedioso y burocrático, el juicio tuvo un total de 14 audiencias, que empezaron el 8 de agosto y terminaron hoy, con el veredicto del juzgado, que absolvió a González Rizzi, pero la madre de Luna, Yama Corín, es madre protectora desde que su hija y sus psicólogas pudieron contar lo que estaba pasando y Yama decidió llevar adelante la denuncia conta el abusador y un proceso judicial que comenzó hace 11 años, en la búsqueda por conseguir una condena y una reparación institucional para Luna.

Yama, en más de una década, porque la primera denuncia la realizó en 2012, tuvo que escuchar que negaran las pruebas, descreyeran de la palabra de su hija, la acusaran de tratar de obstruir la relación entre el padre y la menor (amparándose en la Ley 24.270 de 1993, recurso que también utilizó en esta instancia la defensa de González Rizzi) y recurrieran a la categoría del falso SAP (falso Síndrome de Alienación Parental), acuñada por Richard Gardner en 1885, que no tiene ni base científica, ni apoyo de organismos internacionales, para empezar, ni por la OMS y que se usó históricamente contra la palabra de las madres protectoras y de las infancias.

Al mismo tiempo, Yama Corín recibió el acompañamiento y asesoramiento de incontable cantidad de compañeras, desde el movimiento feminista fundó junto a ellas Mundanas, una agrupación de profesionales que se dedica a contener y guiar en los procesos judiciales a familiares y víctimas de ASI (Abuso Sexual en la Infancia).

La defensa del acusado

La defensa del acusado, Patricia Anzoátegui, miembro de una de las familia de terratenientes más rica del país, es fundadora y directora jurídica del Observatorio de Falsas Denuncias, creado en 2021 y creadora del Proyecto de Ley presentado por Carolina Losada, senadora de la Unión Cívica Radical, que lo presentó para que las denuncias tengan condena penal. Anzoátegui está al frente del grupo de Facebook Mujeres Sanas, que tiene 5,6 mil seguidores, bajo la descripción, "somos mujeres sanas en procura de justicia por la igualdad real ante la ley en el cuidado de los hijos". En el tribunal, utilizó la categoría del falso SAP como contraargumentación y sometió a Luna y a testigos a largas jornadas de interrogación, donde revictimizó y puso en duda en todo momento el testimonio de la víctima.

Los jueces Virginia Sansone, Adrián Martín y María Elisa Gaet estuvieron a cargo del veredicto que absolvió a González Rizzi.

Nelly Minyersky, Yama Corín y Nora Cortiñas en la puerta del tribunal para el veredicto final.

Entrevista a Yama Corín, activista y madre protectora

  • ¿Cómo viste el abordaje judicial, ahora, después de 11 años, en el juicio de Luna?

  —La defensa usa la misma estrategia, que es una defensa posicionada de forma directa y militante antiderechos, que esté defendiendo abusadores es su práctica laboral cotidiana y política contra mí que soy una mamá feminista, por parte de la estructura judicial hay una diferencia si se quiere de suerte, de cómo intervino el tribunal acá en capital versus cómo intervino el que hizo la instrucción en Morón. Es la suerte que nos tocó a nosotras. En Morón hubo una fiscalía que durmió o que actuó, por acción u omisión, a favor del imputado, y este es un tribunal al que lo vemos actuar responsablemente.

  • ¿En todos estos años, qué lugar tuvo para vos el movimiento de mujeres?

  —Milito desde muy pequeña, me reivindicaba feminista antes de identificar el abuso de luna y lo que sí tuve es la oportunidad de atravesar lo que implicaba la justicia patriarcal y la estructura social en función del silencio y del abuso que sin haberlo atravesado personalmente no creo que podamos dimensionar. Hay algo de, entiendo que la justicia es patriarcal, entiendo lo terrible de un abuso y después cuando se trató de mi hija y se trató de nuestra historia fue poder reconocer cuánto de las instituciones del Estado no están en condiciones de abordar estos temas, cuánto socialmente nos falta en relación a poder acompañar estos casos y cómo desde el feminismo también nos faltaba tener en agenda los derechos de los niños, niñas, Cuando fue la denuncia en el 2012 era impensado por todas/es y por mí también. Esta experiencia no hubiera sido posible de ser sostenida sin un abordaje feminista y un acompañamiento militante.

  • ¿Te esperabas esta dilación?

  —No me sorprende, el otro día me fui destruida llorando dos días, no puedo creer que no terminemos más. Tuvo que ver con un desarrollo de la defensa tan violento, de interrogatorios tan largos que en audiencias donde se esperaba que declaren 5 personas podían declarar dos porque declaraban 50 horas  y no una como se esperaba. Entonces, hay una acción de la defensa en dilatar y una realidad que hizo que así sucediera que creo no tiene real dimensión sobre cuánto a nosotras nos cambia la vida. Es muy duro, necesitamos que esto termine y que sea con justicia y condena ejemplar.

Mundanas, una agrupación contra el ASI

Desde la agrupación organizaron, durante cada jornada de audiencias, radios abiertas, talleres y micrófonos abiertos para que se trate de una instancia que provea información y llame la atención de las personas que pasan de casualidad por la puerta del Tribunal Oral Criminal N° 15, sobre Lavalle al 1100, de CABA e informe también a las compañeras y agrupaciones del estado del proceso. Además, la presencia del Movimiento Evita, Barrios de Pie, Conurbanas, el Frente Popular Darío Santillán, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, entre otras, se congregó cada martes y jueves desde agosto para acompañar a Yama, del lado de afuera, y a Luna, que declaraba del lado de adentro del edificio público.

"La justicia es parte de la reparación, si bien sabemos que el abuso sexual genera una lesión psíquica importante, y que hoy es algo para trabajar, que la justicia haga lo que tiene que hacer es muy importante para esa reparación", dice Renata de Mundanas.

  • ¿Qué representa este juicio para las niñeces y para las mujeres?

Hoy la realidad en la Argentina, que de 1000 abusos que hay en las niñeces y adolescencias sólo se denuncian 100 y de esos 100, uno solo consigue condena. Entonces nosotras sabemos que de mil abusos hay 900 niñas niños o adolescentes que tienen miedo de que la justicia sigua abusándolos de distintas formas y creemos que poder conseguir justicia para Luna en esta causa es también un poco de justicia para todas y empezar a decir que hay que denunciar, hay que visibilizar estas situaciones.

  • En esta instancia de juicio, después de 12 años y de la toma de consciencia a nivel social después de Ni Una Menos (la primera marcha fue en 2015 y significó un alcance masivo de las críticas feministas y una apertura en el debate público y privado), ¿se volvieron a cruzar con la figura del falso SAP?

Sí, todo el tiempo, hubo preguntas y repreguntas a las psicólogas apuntando a eso, a una construcción del relato. Luna tiene un relato muy firme y pudo declarar muy fuerte, ella está fuerte y está entera porque fue cuidada y los hechos no siguieron pero incluso para ella que lo viene trabajando fue un momento muy difícil. Y todo el tiempo poner la mirada en que es algo que la madre quiere que diga… es una adulta ya, ya no hay otras voces en el medio.

  • Luna pudo declarar recién ahora, después de ser mayor de edad, ¿no?

Ella declara en el 2020, nosotras llegamos en febrero de 2020 a la Cámara Gesell, Luna tenía 17 e iba a cumplir 18. El día de la Cámara Gesell la abogada del abusador presenta un certificado médico que dice que (Luna) estaba “quebrada”, con esa excusa se corrió la fecha, para que declarara a finales de marzo, a principios de marzo vino la pandemia, en junio Luna cumplió los 18 y pudo declarar, después de la pandemia, siendo mayor de edad. Nosotras pedimos que sea cuidada, por lo menos no fue abierta, pero no fue una Cámara Gesell. Ahora en el inicio del juicio vuelve a declarar y pudo decir quizás todo lo que no había podido decir hace tres años atrás, porque también las víctimas de abuso van superando cada vez que pasa, se van acordando de algo nuevo, van pudiendo sacarse de esa culpa que les meten los abusadores, es mucho trabajo darse cuenta que no es natural, que no está bien, que no es lo que tiene que pasar. Ella pudo declarar dando detalles y confiamos en que eso es suficiente. Después de eso vinieron un montón de testigos, que sostienen lo mismo y que pudieron ser parte y que muchas son las psicólogas de niña de Luna, que hicieron informes, que lo dijeron mil veces y que la justicia negaba escuchar.

  • Es como otra parte de las estrategias, patear los juicios para que las víctimas se echen atrás, ¿no?…

Exactamente. Hay varias organizaciones de defensa de pedófilos que tienen un grupo de abogados específicos, que trabajan para sacarlos, y que hacen todos lo mismo, trabajan el plano del archivo para decir que no hay pruebas suficiente, por supuesto, en un acto de un adulto con un niño nunca va a haber pruebas suficientes, y cuando no logran alcanzar ese discurso lo que hacen es extender los plazos lo más posible. La causa estuvo en Morón durante 10 años, después lo pasaron a capital, después pedía que lo pasaran a otra jurisdicción, eso de andar mudando las causas también es una tradición de quien quiere alargar los juicios, y van buscando que la gente se canse, que se quede sin plata, porque son muchos años, van buscando el ‘bueno, ya prescribió’.

  • ¿Qué cambió en el proceso judicial?

Nosotras sí vimos una diferencia muy grande entre el tribunal de Morón y este, hubo otra escucha hacia Luna, otra mirada de cuidado hacia ella, también es la suerte de quien te toca, no es del sistema judicial, como debería ser. Capaz te toca un fiscal que hizo el curso de la Ley Micaela, que atravesó una situación familiar que lo sensibilizó, o que tiene una mirada un poco más amplia de la situación, eso va pasando porque con las distintas capacitaciones, la ESI en las escuelas, se van problematizando cosas que no son del orden de lo natural, puede ser que empiece a haber más agentes individuales dentro del sistema judicial que tienen otra mirada y que por ahí hacen la diferencia.

Desde Mundanas tienen reclamos concretos: la derogación de la Ley de Impedimento de contacto, la imprescriptibilidad de los delitos sexuales y la reforma judicial feminista pero también Renata se pregunta "¿Qué se hace con los jueces que absuelven sistemáticamente a los pedófilos?": "¿Cómo se remueve un juez que absolvió a 10 abusadores? Digo, el jury de enjuiciamiento es algo imposible de pensar para una madre que viene rota con su hijo abusado, eso también es una realidad, tenemos que tener mecanismos".

  • ¿Cómo surgió Mundanas?

  —Ya veníamos trabajando con cuestiones de violencia de género, micromachismos, desde un lugar desde el arte, hay una compañera que es arteterapeuta, otra musicoterapeuta, problematizando por ahí desde un lugar mucho más chiquito y nos encontramos con que Luna era abusada por el progenitor, y nosotras que ya eramos militantes feministas y que ya sabíamos que la justicia no escuchaba nos chocamos contra la pared, entonces decidimos que no queríamos que les pase a otras. Lo primero que armamos fueron los equipos de entrevistas, donde teníamos una primera escucha a las compañeras, a quienes lo necesiten, pensar juntas cuál es el mejor recorrido, dónde les corresponde ir. Las personas no saben ni dónde denunciar. Hay muchas que saben que en la comisaría de la mujer del barrio no porque le contaron que es un desastre y no sabe dónde denunciar. Después decidimos conformaron como una asociación civil y armamos un equipo de psicólogas y un equipo de abogadas para trabajar integralmente, a partir de ahí también fuimos discutiendo cuáles son las políticas públicas que creemos que son necesarias para que haya un cuidado integral de esas niñeces.

  • ¿Cuáles son esas políticas públicas?

  —Hay algo con respecto a la salud mental que está en ausencia absoluta, hoy hay mucha más escucha en los lugares más cercanos en los barrios en cuando a acompañar la denuncia pero muchas veces se queda en la denuncia y listo, y los pibes necesitan ir al psicólogo y necesitan que si hubo acceso carnal haya cuidados médicos y no todos tenemos la capacidad sociocultural y económica de saber qué es todo eso que hay que hacer y no hay una política de género, con perspectiva de respeto a las infancias, entender que los niños son sujetos de derecho.

El tema del patrocinio gratuito, ha habido un avance grande con el Patrocinar, que es un programa grande que se gestionó en el último tiempo, las compañeras son muy comprometidas y trabajan muy bien pero ya quedó corto y que ya no hay cupo. Hay provincias donde hay una abogada para toda una provincia.

La agrupación tiene como material publicado dos libros, uno sobre el recorrido, Nuestra revolución no defiende abusadores, y otro dedicado a las infancias: reconocer los derechos, y el respeto de la identidad en el sentido amplio de la palabra, Tengo derecho a ser yo, es material pensado para niños de 5 a 9 años.

Está pasando