Jueves, 25 de Julio de 2024 Cielo claro 20.6 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 20.6 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $968
Dólar Blue: $1445
Política

Detuvieron a cuatro personas por las amenazas de muerte contra la familia de Massa

Este viernes por la mañana, bajo ordenes de la jueza electoral federal María Servini, agentes de Cibercrimen y del Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal detuvieron a cuatro personas sospechosas de realizar amenazas de muerte contra Sergio Massa, Malena Galmarini, y sus hijos.

Las detenciones se llevaron a cabo en la Ciudad de Buenos Aires, en Chaco y en Córdoba. En el barrio porteño de Villa Devoto, los policías detuvieron a S.B, una mujer de 56 años. En La Loma, Resistencia, el detenido fue F.Z, de 26 años.

Los demás acusados son de Córdoba. Identificados como F.M y E.M, de 29 y 27 años respectivamente, fueron capturados el primero en la ciudad de Córdoba y el segundo en Jesús María. La Policía Federal secuestró, entre todos las detenciones y allanamientos, seis teléfonos celulares y una computadora.

La investigación comenzó el 3 de noviembre, cuando dos cuentas de TikTok publicaron los números de teléfono personales del ministro de Economía, su esposa, y los hijos de ambos. Toda la familia comenzó a recibir amenazas de muerte, por lo que la jueza Servini dispuso la custodia permanente para Galmarini y sus hijos, de 18 y 21 años. A partir de las detenciones del viernes, las autoridades a cargo explicaron que la investigación continúa, estudiando a 20 perfiles que también compartieron "información sensible".

Estos arrestos llegan una semana después de que sea detenido un sospechoso por realizar amenazas de bomba contra la Casa Rosada, el Congreso y varias estaciones de trenes, además de amenazas a funcionarios del gobierno nacional. En este caso, se trata de F.M.M.R, de 18 años. Él está imputado por el delito de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas, agravadas por haber sido anónimas, e intimidación pública.

Está pasando