Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 14.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Agro Con Vos

Por qué está fracasando la tercera edición del "dólar soja"

dólar soja oleaginosa

La tercera edición del Programa de Incremento Exportador (PIE), más conocido como "dólar soja", venía con la esperanza del Gobierno nacional de ingresar al país cerca de 10.000 millones de dólares por liquidación del poroto y sus derivados, así como también, por el agregado de las economías regionales.

Sin embargo, a poco más de dos semanas de hacerse oficial, el Programa se encamina a ser un fracaso rotundo donde todos los actores de la cadena de la soja están poniendo reparos y emitiendo advertencias.

Para analizar esta situación, primero hay que refrescar el ritmo de esta tercera edición del PIE versus las anteriores de septiembre y diciembre de 2022.

Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), hasta el momento ingresaron divisas por unos 1.200 millones de dólares, lo cual representa un 65% menos que en dólar soja de septiembre y 12% menos que el de diciembre 2022.

Queda claro que el ritmo de la liquidación no es el esperado por el Gobierno, pero si se observa el volumen operado, los datos son aún más deprimentes, ya que se fijaron precios por 1,2 millones de toneladas, un 84% menos que en septiembre y 57% menos que en diciembre 2022.

Crónica de un dólar soja anunciado

El primero de los factores que "corrompió" al Programa fue el propio Programa, dado que la excepción se hizo regla. Lo que en su momento era una medida extraordinaria y circunstancial, luego se convirtió en un procedimiento estándar dentro del mercado.

Esto generó que el productor argentino no se "tire de cabeza" para aprovechar el tipo de cambio diferencial, sino que por el contrario, quienes puedan esperarán una cuarta edición del PIE para vender y no participarán en esta oportunidad.

La segunda variable de incidencia es la desastrosa cosecha de soja de la Argentina, recortada informe tras informe privado, pero que además tiene la particularidad de estar en mal estado.

Granos verdes, partidos, con mala calidad y bajo porcentaje de proteína, son hoy la moneda frecuente de la trilla del poroto, algo que la industria está comprando de todas formas, pero que le implica un gasto adicional para mantener cierto estándar en la producción de aceite y/o harina.

El FOB de Brasil

La contracara de la cosecha argentina es la de Brasil. Este año, producto de la sequía histórica, todo salió mal en la producción de soja de nuestro país, mientras que el país vecino ya no sabe ni dónde guardar el poroto.

La súper cosecha brasileña, que lo convierte en el primer productor mundial de soja con más de 153,6 millones de toneladas desplazando del trono a Estados Unidos, generó que los precios FOB (Free On Board) sean los más bajos de la historia del mercado brasileño.

Por ende, "las ventas de Brasil está generando un descuento histórico, al punto que a la industria argentina le conviene más traer soja de Brasil que comprarla localmente”, afirma Dante Romano, especialista de la Universidad Austral.

Romano explica que el precio de la soja brasileña traída a la Argentina, con todos los costos de operación incluidos, sería entre 15 y 20 dólares más barata que comprar internamente, dado que los precios diferidos están mucho más altos que los presentes.

La confirmación de esto se encuentra en el propio mercado, ya que "en el primer trimestre se molió un 30% menos de soja que en 2022, a pesar de que las importaciones se multiplicaron por tres", indica un informe de la BCR.

pizarra soja

Pizarrón negro

El quinto factor que va en detrimento del programa exportador, no menos decisivo de todos los que se pueden enumerar, es el precio pizarra por soja de la Argentina.

Hoy la industria está ofreciendo 99.500 pesos por tonelada de soja, algo que dista mucho de lo esperado por acopios y productores para desprenderse de su soja.

Quienes tienen los granos esperan un precio más alto en torno a los 115.000 120.000 pesos por tonelada, dado que cuando fue anunciado el PIE el dólar oficial cotizaba en torno a los $215 y el precio pizarra tenía un valor de 90.000 $/tn.

Si la mejora del Programa fue de casi el 40% (un dólar 300 pesos), es entendible que la oferta espere un precio más competitivo para vender el grano.

Está pasando