Viernes, 19 de Abril de 2024 Nubes dispersas 17.4 °C nubes dispersas
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes dispersas 17.4 °C nubes dispersas
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1025
Sociedad

Piden que se vuelvan a investigar los archivos para tener datos sobre las personas LGBTIQ+ desaparecidas

Hoy, los especialistas Cristian Prieto Carrasco y Ana Cecilia Solari Paz detallaron en un juicio por crímenes de lesa humanidad la persecución por motivos de género durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica: gays, lesbianas, travestis y trans fueron perseguidos y criminalizados y piden que se abran los archivos para que se puedan investigar estos casos.

Los especialistas declararon en el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, que desde Octubre de 2020 juzga a 16 represores, entre ellos el exmédico policial Jorge Bergés, por los delitos cometidos contra más de 600 víctimas cautivas en los excentros clandestinos conocidos como el Pozo de Banfield, el Pozo de Quilmes y El Infierno, en Lanús.

Los investigadores analizaron el archivo de la exDirección de Inteligencia de la Policía Bonaerense (exDippba). Christian Prieto Carrasco, periodista y escritor, sostuvo, "no puede ser que cada 24 de marzo las siluetas de nuestros compañeros y compañeras sean sin nombre ni biografías; sabemos que existen esas biografías, sabemos que hay fuentes que se pueden estudiar con esa perspectiva".

Ana Cecilia Solari Paz precisó que "en los archivos de la Policía Bonaerense el término más utilizado para identificar a las disidencias sexo genéricas fue el de 'amoral', pero también 'mujer hombruna', 'pederasta', 'marimacho'".

La profesora de historia e investigadora de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) agregó que "se aludían en las fichas a sus modales o formas de caminar 'amaneradas', 'afeminadas o si era un hombre que 'solía estar acompañado de muchachitos de ademanes amanerados'".

Carrasco también se refirió a que es necesario revisar si "el Plan Cóndor (el programa represivo que organizó todas las dictaduras en Latinoamérica) no tiene en su mirada un particular ensañamiento hacia homosexuales, lesbianas y trans", puesto que se trata de una hipótesis sobre la que buscan seguir investigando.

Para esto se necesita la "apertura de archivos porque ellos podrían dar cuenta de estos cruces", agregan. "Se llevaban a los homosexuales y a los maricas a las brigadas, a las comisarías, deben tener (esas dependencias) archivos como la ExDippba". "Las disidencias fueron perseguidas de manera sistemática y continua por la policía", apuntó Carrasco.

3.400, tortas, putos y travas que cuentan

La cifra de desaparecidos está en reconstrucción porque todavía no fueron abiertos y revisados todos los archivos. El debate por la amplitud de la cifra y los criterios de su establecimiento continúa; fue comentado por el escritor y docente Martín Kohan en 2020 para C5N.

En los archivos de la Policía Bonaerense el término más utilizado para identificar a las disidencias sexo genéricas fue el de 'amoral', pero también 'mujer hombruna', 'pederasta', 'marimacho'

Ana Cecilia Solari Paz

En 1987, Carlos Jáuregui, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), publicó el libro 'La homosexualidad en Argentina', en donde se computó por primera vez la cifra estimativa de 30.400 desaparecidos, sumándole las "400 víctimas" lesbianas, gays, travestis y trans que hasta el momento no se habían estudiado ni mencionado.

Hoy, varios organismos de Derechos Humanos y organizaciones por la comunidad LGBTIQ+ de todo el país, como Lxs pibes trans y Orgullo disidente reclaman la investigación de estos casos.

"No hay faltantes de fuentes que dan cuenta de esa persecución, existen testimonios, pero tienen que ser mirados con otros ojos", reclamó Carrasco. Agregó que se estima que fueron "400 las víctimas" torturadas y desaparecidas por motivos de género.

En el juicio también declaró Isabel Ibarra, detenida y torturada junto a su hermana en el Pozo de Banfield, quien aseguró que "me robaron una parte de mi vida" y destacó que "es la primera vez que me llaman" para dar testimonio y Pablo Estévez, hijo del desaparecido José María Estévez, quien relató el secuestro de su padre en mayo de 1977 y el de su tío, en agosto de ese año.

Está pasando