Jueves, 29 de Febrero de 2024 Cielo claro 25.2 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 25.2 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $889
Dólar Blue: $1030
Mundo

Con autorización paterna, restablecen los azotes en escuelas de Estados Unidos

azotes en estados unidos

Un distrito escolar del suroeste de Missouri, en el centro de Estados Unidos, decidió restablecer las nalgadas como método para disciplinar a los estudiantes, si sus familias lo autorizan.

El martes volvieron los chicos a las aulas en el distrito escolar de Cassville y el consejo escolar aprobó volver a aplicar los castigos corporales, práctica que habían eliminado hace 21 años. La medida alcanza a 1.900 alumnos que viven a unos 95 kilómetros al suroeste de Springfield. 

El castigo corporal solo se utilizará con el permiso de la superintendenta cuando otras formas de disciplina, como las suspensiones, hayan fracasado.

La superintendenta Merlyn Johnson explicó que la decisión se tomó a raíz de los resultados de una encuesta anónima. Así determinaron que los padres, los estudiantes y los empleados estaban preocupados por el comportamiento y la disciplina de los estudiantes.

"La gente nos ha dado las gracias por ello'', aseguró Johnson y añadió: "La mayoría de las personas con las que me he topado nos han apoyado''.

¿Qué opinan los especialistas de Estados Unidos?

El director nacional de Políticas, Defensa y Relaciones con la Comunidad de la Asociación de Investigación del Desarrollo Intercultural, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la equidad educativa, se manifestó en contra de la política.

El director Morgan Craven aseguró que el castigo corporal es una "práctica totalmente inapropiada e ineficaz''. Además, aseguró que los estudiantes que son golpeados en la escuela no obtienen los mismos resultados académicos que sus compañeros y sufren traumas físicos y psicológicos.

Desde 2017 hasta 2018 unos 70.000 niños en Estados Unidos recibieron al menos un golpe en sus escuelas.

La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó en 1977 que el castigo corporal es constitucional y dejó en manos de los estados la decisión de establecer sus propias políticas.

"Si se da una situación en la que un niño va a la escuela y puede ser abofeteado por una ofensa menor, ciertamente se crea un ambiente realmente hostil, impredecible y violento'', evaluó Craven.

Está pasando