Jueves, 25 de Julio de 2024 Cielo claro 16.2 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 16.2 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $968
Dólar Blue: $1440
Deportes

A los 85 años, murió César Luis Menotti

El exDT de la Selección campeona del mundo del '78 no pudo remontar una anemia severa que le demandó una larga internación. El "Flaco" dejó un legado imprescindible en el fútbol nacional que marcó a las sucesivas generaciones.

A través de sus redes sociales, la AFA comunicó la muerte del histórico técnico de la Selección campeona del mundo de 1978.

Sinónimo de juego ofensivo, la forma de dirigir de César Luis Menotti marcó un camino indeleble en la historia del fútbol argentino.

La intención es que el último adiós al Flaco sea en un velorio de carácter íntimo aunque Huracán ya habría hecho saber a familiares y amigos de Menotti que cuentan con el estadio Tomás A. Ducó a disposición si así lo desean.

El "Flaco" inició su trayectoria como jugador en 1960 con el debut en Rosario Central, club en el que estuvo cuatro temporadas. Luego, también jugaría en Racing, Boca, Juventus de Turín y en el San Pablo de Brasil. Después le tocó dejar su impronta del otro lado del rectángulo y a sus 33 años pasó a dar indicaciones, logrando el campeonato con Huracán en 1973: uno de los equipos más icónicos del fútbol argentino.

Al año siguiente, tras el Mundial de Alemania 1974, fue elegido como el sucesor de Vladislao Cap y arrancó un camino como entrenador de la Selección que tuvo como punto más alto el título en la Copa del Mundo.

El 12 de octubre de 1974, ante España en el estadio Monumental, hizo su debut como entrenador de Argentina igualando 1-1 ante España, con un gol de Roberto Rógel, defensor de Boca. Ese partido sin saberlo, fue el comienzo de una de las etapas más exitosas del fútbol argentino.

"El día que comprendamos que debemos jugar en permanente movilidad y no nos moleste que tengamos siempre el marcador encima, podremos hacer valer nuestra mayor capacidad para el toque. Y no tendremos la obligación de transportar tanto la pelota por temor a entregársela a un compañero que viene con un rival pegado”, dijo ese día.

Qué es ser "menottista"

El estilo de juego de un "menottista" se caracteriza por una constante circulación de la pelota, saliendo desde el fondo con paciencia y buscando constantemente atacar el arco rival, sin importar el oponente o el escenario.

Aunque Menotti rechazaba la idea del "menottismo" como una metáfora futbolística, su influencia es innegable.

Esta escuela enfatiza en la posesión de la pelota, las triangulaciones y la búsqueda paciente de espacios para atacar, priorizando el juego elegante y vistoso por encima del resultado. Aunque inicialmente se asocia con un dibujo táctico 4-3-3, con el tiempo ha evolucionado adaptándose a diferentes sistemas, pero manteniendo su estilo distintivo.

La muerte de Maradona

Cuando se confirmó la muerte de Diego Maradona, César Luis Menotti, el primer director técnico que citó a la Selección Argentina al Diez, declaró: "Estoy hecho mierda, no lo puedo creer".

El "Flaco", campeón del mundo en el '78, dirigió a Maradona en el Mundial Sub 20 que obtuvieron en el 1979 y en la Copa del Mundo 1982. "Fue parte de mi vida como entrenador, y viví con él algunas lesiones gravísimas", agregó Menotti en una entrevista con radio Mitre en 2020.

"Como futbolista fue una cosa excepcional. Nunca le hizo daño a nadie, hubiese jugado al fútbol hasta los 50 años si hubiese tenido una vida normal", aseguró el ex entrenador. Por último, Menotti se quejó por las sanciones que le impuso la FIFA por doping. "Siempre consideré una vergüenza que la FIFA lo suspenda, hay un montón de cosas para solucionar las adicciones. Fueron 2 años de suspensión. Fue el golpe de gracia para meterlo en un lugar que no pudo salir", completó.

De todos los futbolistas que dirigió y enfrentó tenía tres debilidades, dice Clarín: Maradona, Houseman y Pablito Aimar. Y un enorme cariño por otros, como el Kun Agüero, como recientemente lo declaró también por Di María, aunque a él no lo trató. Siempre dejaba algunas sentencias irrefutables: “Tener la pelota no es una estrategia, es una necesidad. Ahora, si tengo la pelota y corren dos o otros, damos 20 pases y se la devolvemos al arquero para que tire un pelotazo, la tenencia no sirve para nada”.

Está pasando