Lunes, 17 de Junio de 2024 Cielo claro 14.5 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 14.5 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1250
Agro Con Vos

De Ruggeris y gauchos violentos: el campo, en los medios, es una ruleta rusa

ruleta rusa

Dos hechos mediáticos ganaron fuerza en la jornada de hoy y, paradójicamente, son diametralmente opuestos. ¿El tema en común? El campo, lo que se asocia a la producción agropecuaria, las tradiciones y mucho más. Una verdadera ruleta rusa con más de una bala en la recámara.

Por orden cronológico, el primero de los hechos se conoció durante esta mañana, cuando un grupo de gauchos atacó a rebencazos a proteccionistas de animales que se manifestaron en medio de una jineteada.

En los videos del suceso se puede observar como los activistas entran a la pista con carteles y, automáticamente, una serie de gauchos comienzan a dispersarlos desde arriba del caballo, tirándoles el animal encima; mientras otro a pie va dándole rebencazos a una mujer que está saliendo de la pista mientras le grita: "Vamos vamos, afuera. Informate primero para ser proteccionista, estúpida".

Por la brutal agresión, al menos 16 personas resultaron heridas y, según información extra oficial, el principal violento sería Valentín Alejandro Zapata (sweater azul del video), que habría sido detenido por la policía, tras la denuncia de la víctima.

El cabezón Ruggeri

Horas más tarde, en el programa ESPN F90, Oscar Ruggeri se tomó un ratito para analizar la situación del país, el trabajo, las Elecciones nacionales y otras yerbas.

Como ya lo ha hecho en otra oportunidad, el "cabezón" fue directo a la agroindustria: "Con todo el campo que tenemos, no podemos estar fundidos. Tenemos que estar bien. Porque este es un país espectacular. Tiene que estar allá arriba de todo. Nos envidian todos con el campo. Y nosotros no podemos arrancar, viejo".

Y continuó: "Porque la gente de campo, si ustedes sacan los impuestos, los dejan de asfixiar, la gente de campo invierte, levantemos a los pobres. Hay que ayudar. Vamos a ayudar, loco".

Acá se puede ver el análisis del campeón del mundo con la Selección Argentina de Fútbol, haciendo un extenso análisis sobre los políticos, los candidatos a presidente, el trabajo, la inseguridad y muchas cosas más:

Una ruleta rusa

En la gran mayoría de los eventos del campo siempre hay un panel dedicado a la "comunicación del agro". Especialistas de todo tipo y color, colegas de quien escribe y muchos profesionales relacionados a la comunidad intentan desandar ese camino, aportando luz sobre nuevas tendencias, estrategias, objetivos, etc.

Está claro que llegar a la población urbana con un mensaje claro sobre "lo que es el campo" y "qué hace el campo" es algo que tiene ocupado a propios y ajenos, pero siempre es interesante analizar este tipo de mensajes (los detallados anteriormente), que no son buscados, que no hay pauta detrás y que los medios amplifican para el deleite de muchos y el dolor de cabeza de algunos.

Rebencazos

En el primero de los sucesos, el de los rebencazos, está claro que el campo recibe por lo menos un cachetazo social. Son esos inadaptados y violentos quienes refuerzan el imaginario de un gaucho retrogrado, desconectado con el resto de la sociedad.

Un ser que vive para si mismo, que no le importa la vida o la salud del otro, que prefiere no escuchar quejas sobre su actividad, que es portador de la verdad, el educado que sabe cómo se mueve el mundo, el salvador de la patria, las tradiciones y las buenas costumbres.

Quien escribe esta columna de opinión tuvo y tiene la suerte de viajar por el país conociendo producciones, gente de campo, trabajadores y muchas culturas distintas a la de los citadinos. Puedo asegurar sin ningún tipo de evidencia más que la experiencia que ese gaucho no es representativo del resto de la comunidad agropecuaria. ¿Los hay? Sí, sin dudas, pero no son mayoría, por suerte.

Pero ese ser despreciable de azul genera un daño mayor para el "campo", porque en la construcción del imaginario no solo se define uno, sino también en el otro. Ejemplo: Yo no sólo soy de River por ser de River, sino que además soy de River porque no soy de Boca.

Es la oposición en este caso quien destruye al agro porque así se construyen las ideologías: "Si ese hombre es violento, inadaptado y del campo, yo, que no soy del campo, soy todo lo contrario a ese gaucho".

El cabezón suele sumar

Por el contrario, la voz de Ruggeri suele ser un oasis para el campo argentino, siempre valorando su trabajo, su arraigo y su desempeño a nivel país.

Porque Ruggeri no sólo dice lo que piensa con las palabras más sencillas que existen en un diccionario, sino que llega al público desde lo coloquial. Al discurso del "cabezón" siempre le faltan las "eses", porque dice "aficiar" en lugar de "asfixiar", porque te dice "loco" para cerrar la oración y porque todo implica estar cerca del receptor del mensaje. Emisor y receptor comparten el mismo código.

Básicamente es uno más del montón, que dice lo que cualquier podría decir. Pero además, coincide con la visión que el agro tiene sobre el agro. Y mientras el gaucho quiere "educar y castigar" a la activista, Ruggeri te dice: "Vamos a ayudar, loco".

El efecto del ex futbolista sólo se logra con empatía y no una cualquiera, es una empatía social que se prende en los cimientos de los sentimientos y es complejo dejarla de lado.

Es esta una nueva ruleta rusa de la comunicación del agro, donde unos y otros tiran para cada lado.