Domingo, 16 de Junio de 2024 Lluvia ligera 13.8 °C lluvia ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Lluvia ligera 13.8 °C lluvia ligera
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1280
Columnistas

Manuela Castañeira: “La responsable de la falta de unidad en la izquierda es Myriam Bregman”

Manuela Castañeira

La precandidata a presidenta por el Nuevo Mas Manuela Castañeira volvió a hablar de la fragmentación en la izquierda argentina y en el panorama electoral general. Además, se refirió a la candidatura de Juan Grabois: "Me parece una maniobra ante los simpatizantes progresistas, que honestamente quieren una candidatura progresista, para contener una fuga de votos por izquierda posible”.

¿Cómo estás viviendo la campaña?

En primer lugar, veo una campaña que está fragmentada entre todas las elecciones provinciales, entre las PASO a la general y el posible o supuesto balotaje, entre la frustración social y las distintas formas de canalizar eso. Me parece que nadie podría decir que hay un resultado seguro, que lo que al principio parecía más corrido a la ultraderecha no es tan así. En ese marco, nosotros vemos que nuestra campaña por conectar con problemáticas sociales sentidas, como es el salario, está creciendo.

¿Quiénes te acompañan en la lista?

Mi fórmula es con Lucas Ruiz como candidato a vicepresidente, que es docente e historiador neuquino. Somos la fórmula más joven de la elección, yo tengo 38 y Lucas 40.

¿Cuáles fueron las diferencias con el FIT?

Nosotros pedimos la interna y ellos dijeron que no. En el caso de (Gabriel) Solano, directamente se negó a reunirse y en el caso de (Myriam) Bregman, cuando nos dijeron que no a la interna y cuando salió que le daban la interna a Solano, planteamos una fórmula unitaria y ahí me dejó de contestar. Por eso digo que me ghosteó. Veníamos hablando sobre la posibilidad de hacer unas PASO y hubo una reunión de tres horas en la que le propusimos la fórmula común para que no se siga fragmentando todo y ahí dejó de contestar. Me parece que ahora se está arrepintiendo. Yo creo que nosotros sí reconocemos el problema de la fragmentación. Ellos dicen que ya está resuelto el problema de la unidad en la izquierda y no es así, y no lo viven así nuestros votantes. Están tapando el sol con un dedo.

¿Y quién o quiénes son los responsables de esta división?

Myriam Bregman.

Castañeira

¿Por qué votarte si el FIT de unidad ofrece más o menos lo mismo?

No ofrecemos lo mismo. Nosotros queremos la unidad, no como hace el FIT que cerró el debate y que ha hecho que haya cuatro listas de izquierda, eso es lamentable y no lo reconocen. Lo que nosotros tenemos para aportar es que creemos que hay que renovar a la izquierda y pedimos que nos voten porque con los resultados en mano podemos obligarlos a discutir porque ellos están especulando con las PASO, con que nosotros no pasemos. Creemos que se va a resolver el tema de la unidad si nosotros conseguimos el medio millón de votos, que es el 1.5%, pero es un montón de dinero, un montón de recursos, un montón de país.

¿Y el resto de los candidatos qué representa?

(Sergio) Massa es un candidato conservador. El problema es que en esta campaña hay extrema derecha, ultraderecha, derecha y que Massa significa un alejamiento de Unión por la Patria del progresismo. Y que, además, no tiene programa. Y eso lo dijo el “Cuervo” (Andrés) Larroque. Me parece que inspira cero confianza, porque como es un pragmático no sabes qué va a hacer. Además de ajustar, ¿va a reprimir?

¿Y los demás?

Me parece que (Horacio Rodríguez) Larreta y (Patricia) Bullrich representan esas variantes que te estaba diciendo. (Javier) Milei, Bullrich y Larreta son parte de la extrema derecha, la derecha extrema y la derecha. Por ponerlo más o menos de alguna manera, aunque entre Larreta y la extrema derecha ya no sé cuál es el matiz porque está con Morales, que está imponiendo un virtual golpe en Jujuy, un virtual estado de sitio. Dice que quiere consenso, que no va a ser igual que Bullrich, pero lo tiene Morales en la fórmula.

Y (Juan) Grabois ¿Es diferente?

Tiene el problema que es una colectora de Massa. Y votarlo a él es votar a Massa y de hecho él dijo, si no pasa, lo llama votar a Massa. Me parece una maniobra ante los simpatizantes progresistas, que honestamente quieren una candidatura progresista para contener una fuga de votos por izquierda posible, más que una propuesta alternativa. Y además me preocupa mucho porque Grabois está en contra del derecho al aborto y uno de los temas que se está expresando en la campaña, es que la extrema derecha ataca los derechos de las mujeres y LGBT y no veo a Grabois como un punto fuerte para defendernos.

Una de tus propuestas es el salario de $500 mil ¿cómo harías para bajar la inflación imponiendo ese salario y de dónde saldrían esos fondos?

De la ganancia, no salen directamente de la emisión. Porque en este momento, y también lo dijo Cristina Fernández, y ese es el dato del Indec, tenés alrededor de un PBI entero fugado de la Argentina. Esas son riquezas que se generan en nuestro país y que los empresarios, que son las multinacionales, las multilatinas y demás, las sacan del territorio. Con el salario de 500 mil, no sólo combatimos los dos nuevos fenómenos de la Argentina, que son los trabajadores pobres y el multiempleo, que tengas tres laburos para llegar a fin de mes, sino que además es una acción de soberanía, porque eso que ya se está generando en la Argentina queda acá. Después, para los pequeños comercios sí creemos, para las microempresas, empresas familiares, que tiene que haber asistencia del Estado.

¿Y cómo no sería una medida inflacionaria?

Porque es parte de un plan de siete medidas anticapitalistas, que está acompañado, por ejemplo, del control de precios en los alimentos. Férreo, bajo apercibimiento penal. Así, a las seis cadenas supermercadistas y las 20 multilatinas que imponen los precios de los alimentos. Con otro tipo de medidas, por ejemplo, elevar las retenciones a los sectores del agro de más de mil hectáreas y a la minería, que genera que haya también reservas al no salir solamente el salario de la emisión. Porque además ahí hay una discusión sobre que el origen de la inflación es por el gasto del Estado y por el déficit fiscal, y en realidad la emisión es una variable, desde ese punto de vista, más dependiente de otra, no es independiente, depende de la reserva y de la producción. Bueno, el problema argentino es que no hay reservas. Entonces el salario de $500 mil en el marco de estas medidas apunta a controlar la fuga de divisas, a poner control de precios, a poner retenciones a productos de alimentos que se fugan, al control de la subfacturación y sobrefacturación de importaciones e importaciones, que es otro problemón inflacionario, porque importan a dólar oficial y venden a dólar blue.

Hay que derribar el mito de que la culpa de la inflación la tiene el salario de los trabajadores. Nuestra campaña busca girar el debate de izquierda para mostrar que se puede tener un programa alternativo ante la economía, ante la crisis y ante la inflación que no implique que la pague el trabajador y la trabajadora.

Manuela

Hay un sector de políticos que argumentan que el problema de la Argentina son los impuestos. ¿Qué opinás?

Que son los defensores de la patronal y los voceros de los poderosos. Argentina es una estafa a la pobreza porque contiene una estructura impositiva regresiva. La mayoría de los ingresos del Estado son del IVA y del mal llamado impuesto a las Ganancias, que en la cuarta categoría son los trabajadores. Al Estado argentino lo mantienen los pobres y los trabajadores. Y estos caraduras vienen a decir, con neo teorías del derrame, que si a los empresarios le sacan los impuestos y les va bien, le va a ir bien a la sociedad y van a dar trabajo. Es mentira. Si no le pones un límite a los empresarios, a los grandes empresarios, vuelve la esclavitud en la Argentina. Eso es el ultracapitalismo que busca invertir la discusión y echarle la culpa de la crisis a los derechos laborales y la salida a las empresas. Para nosotros, la salida es defender a las mayorías sociales y a los trabajadores y mostrar que puede haber un sistema económico diferente.

Está pasando