Lunes, 15 de Abril de 2024 Llovizna ligera 20.7 °C llovizna ligera
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Llovizna ligera 20.7 °C llovizna ligera
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Mundo

El gobierno francés busca transmitir tranquilidad, pero Macron convoca reuniones urgentes

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se reunió de urgencia con su gabinete y pactó encuentros con parlamentarios y alcaldes para las próximas 48 horas. En contraste a esto, el gobierno había asegurado que el nivel de violencia estaba disminuyendo después de los 700 detenidos en la quinta noche consecutiva de disturbios por la muerte de un adolescente a manos de la policía.

Macron, que ayer aplazó una visita de Estado a Alemania, vive su segunda gran crisis en pocos meses después de las manifestaciones contra la reforma para elevar la edad jubilatoria que impuso por decreto.

El jefe del Estado francés se reunió con su primera ministra, Élisabeth Borne, y siete ministros más del gobierno, para tratar los graves disturbios desatados tras la muerte de un adolescente por un disparo de un policía en Nanterre el martes.

El motivo de las reuniones urgentes

La cita con su gabinete de ministros fue un "punto de situación" para tener una "actualización de la situación", según fuentes del Elíseo citadas por medios franceses.

Mañana el primer mandatario recibirá a los presidentes de la Asamblea Nacional y del Senado, y el martes, a alcaldes de "más de 220 localidades" afectadas por los disturbios de los últimos días, anunció un asistente a la reunión.

El presidente también pidió a Borne "que reciba a los presidentes de los grupos políticos del parlamento" mañana. Entre los asistentes a la reunión de urgencia de parte del gabinete estuvieron el ministro del Interior, Gérald Darmanin, y el de Justicia, Éric Dupont-Moretti.

El objetivo del encuentro fue subrayar la "firmeza" y la unidad del gobierno, rodeándose de siete ministros ante la violencia desatada en las principales ciudades del país desde hace cinco días.

Más de 700 detenidos y un auto en llamas estrellado contra la casa de un alcalde

Anoche detuvieron al menos a 719 personas en medio de un gran despliegue de seguridad para sofocar la peor ola de agitación social en años, otro desafío a la autoridad de Macron y que volvió a reflejar un profundo descontento en barrios pobres afectados por la discriminación y la falta de oportunidades.

Uno de los incidentes más graves ocurrió en una localidad en los suburbios de París, L'Hay les Roses, donde un auto en llamas fue estrellado a la madrugada contra la casa del alcalde, Vincent Jeanbrun, y provocó un incendio.

La esposa y uno de los dos hijos pequeños del alcalde resultaron levemente heridos y Jeanbrun, que estaba en la municipalidad, denunció un "intento de asesinato". Según la Fiscalía de París, que es la fiscalía general de Francia, los primeros indicios apuntaban a que "el vehículo fue lanzado con la intención de quemar la casa".

En señal de solidaridad, la Asociación de Alcaldes de Francia (AMF) convocó hoy a una protesta para mañana frente a las municipalidades del país, afirmó el alcalde de la ciudad de Cannes, David Lisnard. Lisnard dijo al canal TF1 que la asociación invitaba a la ciudadanía a sumarse.

El Ministerio del Interior señaló que la mayoría de las detenciones de anoche fueron por tenencia de objetos susceptibles de ser utilizados como armas o proyectiles. En la madrugada de ayer, los detenidos fueron unos 1.300, la cantidad más alta desde el martes.

"Noche más tranquila gracias a la acción decidida de la policía que ha realizado 427 detenciones desde el comienzo de la tarde", dijo anoche Darmanin en Twitter. Pese a ello, unos 45 policías y gendarmes resultaron heridos, 577 vehículos y 74 edificios fueron incendiados y se registraron 871 incendios en vías públicas.

Por segunda noche consecutiva, el ministro movilizó 45.000 policías y gendarmes, incluidos 7.000 en París y en los suburbios de la capital, con refuerzos en la sureña Marsella y en Lyon, en el centro este, las principales ciudades afectadas el día anterior por enfrentamientos, destrucciones y saqueos.

El funeral de Nahel y el pedido de su abuela: "Quiero que todo esto pare"

Nahel, el adolescente que murió por el disparo en un policía, fue enterrado ayer en Nanterre, cerca de París, en presencia de su madre, su abuela y cientos de personas, en una ceremonia "muy tranquila". El policía que le disparó, de 38 años, está detenido desde el martes, acusado de homicidio voluntario.

Lla abuela de Nahel llamó hoy a la calma tras cinco noches de protestas. "Quiero que todo esto pare, a la gente que está rompiendo cosas les digo que paren", afirmó la mujer, identificada como Nadia, en una conversación con la televisora Bfmtv.

Nadia sostuvo que parte de los manifestantes usan la muerte de su nieto "como excusa" para destruir el país. Resaltó que estaba "cansada" de la crisis e indicó que la situación era todavía peor para su hija, la madre de Nahel, a la que "ya no le queda vida", lamentó.

Tambien hoy, una petición en apoyo a la familia del policía que mató a Nahel, ya llevaba recaudados más de 700.000 euros, mientras la iniciativa de recaudación para la familia del jóven fallecido llegó apenas a los 100.000 euros.

"Apoyo a la familia del policía de Nanterre, Florian M. que ha hecho su trabajo y que ahora está pagando un alto precio. ¡Apóyalo masivamente y apoya a nuestra policía!", señala la petición, iniciada por el periodista de extrema derecha Jean Messiha.

Con información de Télam

Está pasando