Sábado, 13 de Abril de 2024 Nubes 17.0 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 17.0 °C nubes
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Sociedad

El Barrio Emerenciano Sena por dentro

Por Enviado Especial Diario Con Vos |Migue Fernández

La escultura de un puño izquierdo, cerrado y rojo da la entrada al Barrio Emerenciano, al sur de la ciudad de Resistencia. El color y la simbología se repetirá a lo largo de las edificaciones que se extienden por sus 30 hectáreas, sacudidas hasta sus cimientos desde que todo Chaco se pregunta qué pasó con Cecilia Strzyzowski. La evidencia se acumula en contra de la familia Sena y sus allegados, señalados como los responsables de la desaparición y el presunto crimen de la joven. Un dirigente social en el ojo de la tormenta, todo un barrio que sufre el escarnio público.

Son más de 400 familias las que lo habitan. Las construcciones dan cuenta del trabajo realizado a lo largo de los años. Casas de ladrillo común y paredes gruesas, techos de losa, dos plantas, balcón. La pintada a un lado de cada hogar les recuerda gracias a quién es que la tienen. Junto a una imagen de Ernesto “Che” Guevara, las paredes rezan: “Movimiento Socialistas Emerenciano. Por justicia social”.

Migue Fernández

El 7 de diciembre del 2008 se llevó adelante la toma del predio, un campo de tiro que solía utilizar el Grupo de Artillería 7. Las fuerzas de seguridad no los desalojaron gracias al acompañamiento político que recibieron. El compromiso era urbanizar. Las calles están asfaltadas, funciona un centro de salud, un jardín maternal, hay escuela primaria y secundaria, se estudian carreras terciarias como ciencia política, maestra jardinera, educación física. Todo lo realizado pasa a un segundo plano ante la ausencia de Cecilia y una investigación que apunta a la familia Sena como los responsables de su desaparición.

"No lo puedo creer, me cuesta creer lo que está sucediendo. El barrio queda mal, estamos mal mirados por toda la gente de Resistencia", asegura Ramón García, vecino del Barrio Emerenciano. Supo ser parte del Movimiento Emerenciano, pero desde hace 6 años que está afuera. “No me alcanzaba lo que me pagaban”, revelará. Testimonios como el suyo se repetirán a lo largo de las calles, aunque por temor decidan no hablar frente a las cámaras.

Nadie es ajeno a lo sucedido. Medios nacionales se apersonaron en Chaco para reflejar un hecho de características aberrantes, atravesado por la agenda política. Y a los vecinos les duele, lo sufren en carne propia. Piensan en sus hijas, tienen miedo. Lo perciben inexplicable a nivel humano. No hay voces a favor de Emerenciano Sena y su familia ante la sospecha de un crimen atroz.

“Si alguien lo apoya, es solo por temor a perder lo que tiene”, asegura un vecino. La frase arroja luz sobre una doble mirada que ha sabido conseguir el dirigente popular a lo largo de los años. Supo ser apreciado por su gente pero cuestionado por quienes reprochan el poder amasado, sus vínculos con el Estado, denuncias de enriquecimiento y corrupción. Y se destapa en el marco de unas PASO provinciales que tenían a cuatro de los detenidos en la causa como precandidatos por el Frente Chaqueño de Jorge Capitanich.

Además de reclamar Justicia por Cecilia Strzyzowski, los vecinos se preguntan lo que les deparará el futuro y cómo afectará sus vidas estar ligados al barrio. Como primera medida, ya hay asambleas para cambiarle el nombre. Buscan desterrar toda referencia a Emerenciano. El dirigente ya no tiene autoridad moral como para estar al frente de su obra.

Está pasando