Martes, 16 de Abril de 2024 Nubes 16.6 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 16.6 °C nubes
 
Dólar BNA: $912
Dólar Blue: $1010
Columnistas

El manejo del dinero en la pareja 5.0

Albert Einstein nos dejó una gran frase al respecto: “No todo lo que se puede contar cuenta y no todo lo que cuenta se puede contar”.

Con solo una pequeña mirada hacia atrás en la historia, sabemos que la mujer debía pagar para casarse, y así tener un lugar en la sociedad, un resguardo; pagar para poder ser. Hablamos de la famosa dote: “Conjunto de bienes o dinero que la mujer aporta al matrimonio. Una dote también puede haber servido como una forma de protección para la esposa contra la posibilidad de malos tratos por parte de su marido y su familia,​ proporcionando un incentivo para que el marido no dañe a su esposa”.

Durante el Antiguo Régimen las opciones de vida de una mujer eran cuanto menos escasas. En realidad, solamente tenía dos alternativas respetables: el matrimonio humano o el divino. Para cualquiera de ellas la mujer precisaba de una dote que entregar. La dote era extensiva a todas las clases sociales y constituía un requisito casi imprescindible.

Si bien el manejo del dinero, fue cambiando a lo largo de la historia, sigue siendo un tema tabú entre las familias, compañeros de trabajo, amistades y, en especial, dentro de las relaciones de pareja. 
Por lo cual no es muy difícil descubrir que las discusiones en torno al dinero continúen siendo uno de los principales disparadores de separación en todo el mundo. 

En especial para la generación de Mujeres 5.0, una generación que nació y vivió con un modelo machista, donde el mundo del dinero era campo más del hombre. Hombre proveedor, mujer destinada a cuidar de la familia.

En los mejores casos, la Mujer 5.0 profesional, maneja el dinero pero siempre desde un segundo lugar. Haciendo cuentas, creo que es un “peso” para el hombre que a su vez “resta” libertad a la mujer.
En las discusiones de pareja hemos escuchado muchas veces distintas frases que hablan del conflicto del manejo del dinero en las parejas.

“Dejá que yo pago”, “¿me das?”, “¿cuánto gastaste?”, “no me alcanza”, “los dos tenemos que trabajar”, “parece que no sabés cuánto me cuesta conseguir todo este dinero”, “yo siempre escondo algo de dinero sin que mi pareja sepa”, “mirá que este departamento me lo dio mi familia, si no te gusta te vas”, “yo no sé cuánto gana mi marido, mientras el dinero alcance”, “yo le doy plata para que se compre lo que quiere, así no me jode”, “¿nunca te alcanza lo que te doy?”, “¿en qué gastás?”

Estas frases manifiestan conversaciones habituales en las parejas de hoy. Lo importante en estas frases es saber que el dinero a lo largo de la historia significó poder para quién lo tenía, y sometimiento por parte de aquellos que no.

Lamentablemente, el dinero mal manejado, siempre generó conflictos.
Sea cual sea la opción elegida en la configuración elegida y acordada del manejo del dinero, lo importante es que ninguna de las partes se sienta sometida al otro.

Relaciones de poder

Para analizar cómo es el funcionamiento de las finanzas en la pareja, lo primero es comprender que cada persona ha recorrido su propio camino en relación al dinero de diferentes maneras y en diversas circunstancias, no nos olvidemos que el valor del dinero no es igual para todas las religiones y tampoco para las diferentes culturas.

Lo importante es encontrarse cada uno con sus vivencias en relación al dinero, entenderse y lograr así la manera más saludable y equilibrada, para ambos, para ser tenidos en cuenta y comprendidos en sus posturas.

En psicoterapia, profundizar sobre cómo maneja el dinero la pareja es fundamental para saber como es el vínculo entre ellos, (tanto como una resonancia magnética para la medicina): podemos vislumbrar como son los roles y los juegos de poder que se dan entre ellos.

El tema del dinero en la pareja se complica cuando el uso del vil metal permite ejercer el poder desde una de las partes, condicionando al otro y es desde allí que el manejo del dinero toma mucha relevancia, ya que puede ser verdaderamente un arma letal con el cual someter y controlar al otro: “Si yo soy el que traigo y consigo el dinero y vos así dependés de mí, entonces yo decido cuándo y cuánto te doy”.

¿Cuántas Mujeres 5.0 viven sometidas en silencio teniendo que dar demasiadas explicaciones, como si tuvieran que justificar sus gastos?

Aunque la igualdad en la pareja es algo a lo que todos utópicamente apuntamos, siempre habrá alguien que sea el que tome el mando, que tenga un rol de más poder. Esto no sería nada malo en la medida que no produzca sufrimiento.

Cuanto “cuesta” el divorcio

Un estudio realizado por la organización Ramsey Solutions en Estados Unidos llegó a la conclusión de que los problemas económicos constituyen la segunda causa de divorcio más frecuente, luego de las infidelidades. También se estima que una de cada tres rupturas amorosas, en el mundo. tiene un motivo económico de fondo.

En España, por ejemplo, el informe “¿Por qué se divorcian las parejas españolas?”, desarrollado por la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) en enero del 2022, señalaba la causa económica como el cuarto motivo de divorcio, por detrás del desgaste en la pareja, el desenamoramiento o las infidelidades.

No sabemos si es tan así, pero recordemos una gran frase: “Cuando el dinero sale por la puerta, el amor sale por la ventana”. La organización financiera no es tarea simple, ya que, aunque una de las partes sea quien lleva el dinero a la casa o tenga un mayor ingreso, hay muchas tareas no remuneradas que recaen sobre la otra parte y no son tenidas en cuenta.

Las tareas no remuneradas ( en especial para las mujeres y Mujeres 5.0 ) son desestimadas dentro del mundo productivo/capitalista del dinero.

Ahora bien, si se le pusiera un precio a esas tareas, seguramente valdrían más que las remuneradas. Para que una de las partes pueda salir a buscar ese dinero, la otra debe que ocuparse del resto, como puede ser llevar y traer a los hijos/nietos del colegio, llevarlos al médico, cocinar, limpiar, etc. Y no nos olvidemos del desgaste afectivo, ya que esa parte de la pareja lleva sobre sus hombros, la difícil tarea del sostén emocional.

ENTONCES: El manejo de las finanzas dentro de las parejas NO tiene un modelo mejor que el otro; algunos pagan todo exactamente a medias, en otras parejas uno es el que trabaja y percibe dinero y el otro se ocupa del hogar, otras ganan en forma dispareja uno menos sueldo que el otro pero aportan el porcentaje que pueden.

Lo que debemos tener muy en claro que, cualquiera sea la configuración que se acuerde, es importantísimo que ninguna de las partes se sienta sometida a la otra ni se resienta por poner más dinero que la otra, que en definitiva ambas ñpartes puedan sentirse cómodas con lo que dan y reciben.

Las rupturas por dinero no solo se relacionan con una etapa de dificultades económicas en el hogar, ya sea por falta de trabajo, o inversiones fallidas. En realidad lo que existe es un problema de fondo que plantea verdaderas diferencias en cómo distribuir el dinero y en la en la contribución de cada miembro de la pareja de sus ingresos.

Los expertos en salud financiera recomiendan hablar sobre las vivencias personales en relación al dinero, antes de comenzar a convivir.

Psicología y finanzas

La ausencia de diálogo sobre el manejo del dinero acumulada a lo largo del tiempo es una de las causas más comunes de divorcio o separación en la pareja. En general se produce (en especial para las Mujeres 5.0 ) porque no nos enseñaron a hablar de dinero, ya sea por tabú o porque las mujeres no debemos hablar de ello.

¿Qué es la infidelidad financiera y cómo prevenirla? Seguramente esto no lo conocían como tal, pero uno de los desencuentros con consecuencias económicas y psicológicas es la llamada “infidelidad financiera” que consiste en ocultar aspectos sobre tus finanzas o las finanzas compartidas al otro miembro de la pareja” .
¿Quién no ha visto a su abuela o madre, ahorrar dinero a escondidas que le daba el marido? ¿Quién no ha dicho alguna vez: “le reviento la tarjeta en el Shopping y listo", .como si ese dinero no fuera nuestro también? Ocultar dinero en efectivo, gastar a escondidas, ocultar facturas, mentir sobre una deuda o sobre los ingresos, son otros de los ejemplos más comunes.

Repetimos: la historia familiar, los antecedentes económicos y la gestión del patrimonio propio nos dan importantes datos para saber cómo serán las finanzas en pareja y cómo se debería hacer un reparto proporcional en la contribución a la economía familiar, en función de los ingresos y tiempo dedicado al cuidado del hogar.

La Confianza, la transparencia y la comunicación permanente son los verdaderos factores para una estable y sana relación financiera.

En síntesis: Cómo manejarse con el dinero en la pareja para evitar dañar el vínculo:
• Conocer la historia de cada uno para comprender cómo fue el manejo del dinero en la familia.
• Lograr un acuerdo económico en el que ambas partes se sientan cómodos y el poder del dinero no afecte a ninguna de las partes.
• Modificar el famoso estigma de que el trabajo solo está asociado con percibir dinero y valorar el aporte de cada parte y revalorizar las tareas no remuneradas.
• Expresar desacuerdos y dialogar en función de ellos.
• Ser transparentes y honestos con la otra parte de la pareja, sobre lo que ganamos y como queremos utilizarlo.

Queridas Mujeres 5.0, les recomiendo una linda y pacífica “cita financiera”: un cafecito en un lugar placentero, invitar a la pareja a realizar una pacífica charla sobre el dinero en sí, sobre viejos y nuevos acuerdos financieros. Y lo mejor, utilizar ese espacio como el momento ideal para proponerse metas financieras en común, para planificar un viaje, salidas, compras que quedaron en el tintero. En definitiva, una cita financiera para crear y efectivizar el proyecto que más nos motive.