Martes, 21 de Mayo de 2024 Nubes 13.9 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 13.9 °C nubes
 
Dólar BNA: $929
Dólar Blue: $1230
Policiales

Degollado a facazos en la cárcel: así acabó la turbulenta vida del "Turrón"

Turrón

César Maximiliano Aguilera González, apodado el “Turrón”, fue degollado a facazos ayer en una violenta pelea entre presos que se produjo en la cárcel de Urdampilleta.

Los voceros judiciales especificaron que la víctima de la trifulca fue identificado oficialmente como César Maximiliano Aguilera González, de 23 años. De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el hecho se produjo en la jornada de la víspera en el pabellón N° 6 de la Unidad Penitenciaria N° 17, situada en el acceso a la localidad de Urdampilleta, ubicada en Bolívar, provincia de Buenos Aires, y que pertenece al Servicio Penitenciario Bonaerense.

Por motivos que se investigan, se generó un altercado entre presidiarios, oportunidad en la que Aguilera González fue agredido a facazos por sus rivales. Trascendió que el reo perdió la vida debido a sus graves heridas y mientras era trasladado, de urgencia y a bordo de una ambulancia, al Hospital Subzonal Miguel Capredoni, ubicado en jurisdicción de Bolívar.

Los peritos policiales determinaron que “Turrón” presentaba dos certeras heridas de arma blanca en la región del cuello, las cuales le afectaron la vena yugular y que se asegura que le fueron infringidas mediante la utilización de una faca.

Fue el violento final para el joven de 23 años, reconocido en el mundo carcelario como un peligroso e impulsivo criminal, que desde los 15 años acumuló varios asaltos y los homicidios de Roberto Ovelar y del policía Ezequiel Alifraco, por los que sumaba condenadas de 13 años de cárcel.

Turrón se volvió famoso hace cinco años cuando cumplió la mayoría de edad y fue liberado del instituto donde estaba internado. En solo 73 días de libertad, sembró el terror en Villa Jardín, asaltando y amenazando a toda la comunidad. Durante esos días, incluso, se dispararon los robos de autos en Lanús. “Rézale a San La Muerte para que no te mate. Avisale a la Cana que estoy de vuelta”, era la advertencia que popularizó entre sus rivales y víctimas.