Miércoles, 19 de Junio de 2024 Algo de nubes 17.2 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 17.2 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1260
Mundo

A los 118 años murió la Hermana André, la persona más longeva del mundo

La monja francesa Lucile Randon, conocida como "Hermana André" y reconocida desde abril del 2022 como la persona más longeva del mundo, murió hoy a los 118 años y 340 días. La mujer falleció en su residencia para ancianos de Toulon a alrededor de las dos de la mañana, mientras dormía.

La monja se había convertido en la persona viva más anciana del planeta tras el fallecimiento de la japonesa Kane Tanaka, que partió el 19 de abril de 2022, a los 119 años y 107 días y se ubica como la segunda persona más longeva de la historia.

La Hermana André murió a los 118 años y 340 días y se ubica cuarta en el ránking de las personas más longevas de la historia.

En ese ránking, Randon se ubica cuarta, detrás de Tanaka, la francesa, Jeanne Calment (122 años y 164 días) y la estadounidense Sarah Knauss (119 años 119 años y 97 días). Tras su muerte, la persona viva más anciana del planeta ahora es María Branyas Morera, una española de 115 años y 319 días.

En el último tramo de su vida -ciega y en silla de ruedas-, la hermana André no escondía desde hacía algunos años cierto cansancio y confesaba que su deseo era “morir pronto”. “Dios no me escucha, debe estar sordo”, dijo en una entrevista el año pasado. Parece que finalmente Dios escuchó sus plegarias.

Nacida el 11 de febrero de 1904, en Alès (sureste), en el seno de una familia protestante no practicante, Lucile Randon trabajó como institutriz en varias familias, en París y en provincias. Uno de sus mejores recuerdos era el regreso de dos de sus hermanos al final de la Primera Guerra Mundial. "Era raro, en las familias era más común que hubiera dos muertos y no dos vivos. Los dos volvieron", relató.

Fue bautizada a los 26 años, tomó los hábitos tardíamente -a los 41 años- en la congregación de las Hijas de la Caridad y trabajó hasta finales de los años 70. Sin embargo, siguió ocupándose de otros jubilados, más jóvenes que ella. “Se dice que el trabajo mata, pero a mi es el trabajo el que me hace vivir, pues trabajé hasta los 108 años”, dijo en aquella ocasión.