Sábado, 10 de Diciembre de 2022 Nubes 22.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 22.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $177
Dólar Blue: $316
Columnistas

Carrera de camellos

Entre todas las particularidades que tendrá el Mundial masculino de fútbol para el mundo
occidental, la principal es que será el primero en la península arábiga, una región del mundo
con un historia joven en copas del mundo. Solo cinco países lograron clasificar y por primera
vez dos de ellos, Qatar y Arabia Saudita, serán parte de un mismo torneo. Si bien el fútbol ha
logrado mucha adhesión entre los qataríes en los últimos años, sobre todo de la mano de
glorias que tuvieron su retiro dorado en el país, hay otro deporte que es el más representativo
de esa tierra: las carreras de camellos.


Los beduinos son parte esencial para entender el desarrollo de Qatar a lo largo de la historia.
Pueblo nómada de fuerte presencia en el mundo árabe, Medio Oriente y el norte de África, ha
recurrido siempre a los camélidos como su medio de transporte. Eso se ha podido apreciar
tanto en la literatura y como en el cine como, por ejemplo, en Lawrence de Arabia, la película
basada en el libro autobiográfico de T.E. Lawrence, militar británico que participó en la Primera
Guerra Mundial
como miembro del Bureau Arabe de la inteligencia de su país estacionado en
El Cairo.


Originarios de los desiertos asiáticos, los camellos se adaptan fácilmente a los climas áridos y
permiten a los pobladores de esas regiones desplazarse sobre ellos. En 1971 Qatar logró la
independencia del Imperio Británico y un año después, con la asunción como emir de Jalifa Bin
Hamad Al Thani, el abuelo de Tammin, el actual monarca, se decidió darle a las carreras el
carácter de profesional.


Actualmente el epicentro de las carreras es en Al Shahaniya, ubicado a 40 kilómetros de Doha.
La pista de carreras fue inaugurada en 1990 por el emir Hamad Bin Jalifa Al Thani, que en
2010 fue la cara de los festejos de Qatar cuando ganaron la sede mundialista en Zurich.
El calendario de competencias regulares es entre octubre y febrero, pero en marzo y abril se
llevan adelante la más destacadas, como la carrera de Su Alteza el Emir, donde el propio
monarca entrega los premios. El ganador principal se lleva la Espada de Oro, pero también se
entregan la Shalfa de Oro, la Daga de Oro y la Daga de Plata. Además hay premios en dinero
y muchos reciben autos.


Todos los viernes por la mañana comienzan las competencias, cuyas distancias oscilan entre
cuatro diez kilómetros y los animales llegan a una velocidad de hasta 65 kilómetros por hora. Los
espectadores tienen dos maneras de seguir las carreras: una desde las tribunas del circuito y
en arriba de sus vehículos por una de las dos calles asfaltadas a los costados de la pista. En
una de las calles se mueven los dueños y en la otra el público. También hay canales exclusivos
tanto en la televisión por cable como en la satelital que transmiten las carreras a todos el país.
El resto de los días se puede visitar el circuito para ver entrenar a los animales. Durante la
época del Mundial por U$S 65, alrededor de $ 20.000, una persona puede hacer el tour a Al
Shahaniya con incluye la ida y vuelta al hotel, transporte, una botella de agua y una entrada al
Museo Privado del Sheik Faisal Bin Qassim Al Thani, la persona más rica de Qatar. Con U$S
2100 millones, está en el puesto 11 dentro de las fortunas del Medio Oriente y en el puesto
1445 a nivel mundial.


Hay dos tours diarios, uno por la mañana y otro por la tarde, con lo cual un hincha puede en el
mismo día ver a su seleccionado jugar y también como corren o entrenan los animales.
Los camellos son montados por jockeys robots que pesan aproximadamente 25 kilos y valen
U$S 5000, cuyos operadores pueden utilizar un látigo para acelerar el paso de los animales y
un sensor para que tire de las riendas. Además cuentan con un parlante para gritarle mientras
dura la carrera.

En enero de 2019 el PSG hizo una gira por Qatar y el plantel participó de dos carreras donde manejaron los camellos, que fueron ganadas por Neymar y el entonces entrenador Thomas Tuchel que recibieron U$S 25.000 como premio, que luego donaron.

Hasta 2005 los jockeys eran niños de hasta cuatro años, pero ese año se prohibió por ley y
desde 2007 se utilizan robots. Las denuncias apuntaban no solo a malos tratos para evitar que
los menores aumentaran de peso y se mantuvieran livianos para correr, sino que además se
sindicaba que muchos de ellos eran comprados luego de ser arrebatados de sus familias, en su
mayoría migrantes de otros países. La orden del emir Hamad prohíbe desde entonces el
ingreso, la contratación o participación de chicos en cualquier actividad en el circuito. En un
país con gran cantidad de denuncias por violaciones a los derechos humanos, persecución a
los homosexuales y por el rol que se le asigna a las mujeres, esta fue una de las primeras medidas
en pos de intentar modificar la percepción internacional del mundo occidental.


La utilización de animales para los deportes en Medio Oriente es común no solo con los
camellos, sino, con los caballos, donde la raza árabe es una de las más antiguas de acuerdo a
la evidencia arqueológica encontrada. También hay casos como el Buzkashi, el deporte
nacional de Afganistán, donde dos equipos de hombres montados a caballos se disputan en un
territorio de dos kilómetros de longitud la posesión de un boz, que no es otra cosa que una
cabra sin cabeza. No hay árbitros, se apela a la autorregulación de los participantes, que
terminan bañados en la sangre del animal. En Rambo III se puede ver como Sylvester Stallone
gana su partidas contra los afganos.


En los últimos años varios deportes de corte occidental han permeado en suelo qatarí con el
fútbol a la cabeza, pero también con el tenis, deporte favorito del emir Tamim, el handball, que
recibió al Mundial masculino de de 2015 y el atletismo, que le dio la mitad de sus medallas en
Juegos Olímpicos. Sin embargo, como parte de su tradición, las carreras de camellos siguen
teniendo una gran importancia y seguramente sea uno de los focos de atención de los hinchas
durante la Copa del Mundo que arranca en un mes.

Está pasando