Lunes, 03 de Octubre de 2022 Cielo claro 16.7 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 16.7 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $155
Dólar Blue: $284
Géneros

"Ni uno menos": la escandalosa bandera de un equipo de fútbol para apoyar a un abusador de menores

El club santafesino EL CADI desplegó una bandera en el campo de juega con el lema "Ni uno menos" como forma de pedir la libertad de un hombre acusado de haber violado a su sobrina menor de edad.

El 10 de septiembre el club EL CADI que juega el torneo de Primera B de la Liga Santafesina de Fútbol (LSF) desplegó una bandera que decía "Ni uno menos", parafraseando la icónica frase feminista. El reclamo del equipo -que despertó el repudio de varios sectores de la sociedad- sería para pedir la libertad de Jorge Ulises Pereyra. El año pasado, el transportista escolar fue denunciado por por haberla violado y lo imputaron por “abuso sexual con acceso carnal calificado por la guarda” y en “concurso ideal por corrupción de menores”.

La denuncia de la joven conmocionó a la ciudad de San José del Rincón y el caso, conocido mediáticamente como Caso M, sirvió de puntapié inicial para que muchas mujeres de la zona se animaran a hablar sobre los abusos que habían sufrido también por parte de entrenadores de atletismo.

El CADI pidió la libertad de Jorge Ulises Pereyra, denunciado por por haber violado a su sobrina.

Fue el vicepresidente del club, Walter Escalante, quien en diálogo con Rosario3 justificó por qué no tomarán ninguna medida contra el futbolista que llevó la bandera -que, según se supo, es familiar del acusado-: “Vemos al responsable del hecho como una víctima de esta situación. Tratamos el hecho desde puertas adentro. Lo de afuera lo dejamos en manos de la Justicia", explicó y aseguró que el club desconocía la intención de los jugadores de llevar la bandera.

Por su parte, desde varias organizaciones feministas de Santa Fe llamaron a una capacitación en cuestiones de género en el ámbito deportivo. Además, señalaron que es responsabilidad de los directores de los clubes, de la AFA y los gobiernos, asegurar que los clubes no reproduzcan violencias de género ni violen derechos humanos.