Jueves, 30 de Mayo de 2024 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 13.2 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $935
Dólar Blue: $1230
Columnistas

Cinco libros de activismo gordo de cara al Día Internacional Sin Dietas

En Argentina, el segundo país con más casos de Trastornos de la Conducta Alimentaria, todavía se incita a niñas, adolescentes y mujeres a seguir riesgosas dietas para llegar a un supuesto peso ideal. Literatura desde el activismo gordx para visibilizar y desterrar esas violencias.

Una recomendación a los 12 años para seguir una dieta y bajar de peso. Desterrar algunos alimentos desde la preadolescencia para no engordar. Seguir blogs y cuentas de Instagram que dan tips para comer menos y entrenar más. Desde muy chicas, las mujeres y disidencias son bombardeadas para moldear su cuerpo de acuerdo a lo que los cánones de belleza establecen y en eso la cultura de la dieta ocupa un rol esencial. 

Posicionado como el segundo país con más casos de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), en Argentina todavía se incita a niñas, adolescentes y mujeres a seguir riesgosos planes para llegar a un supuesto peso ideal. Estas presiones son incrementadas de diferentes maneras. De acuerdo a la última encuesta de la organización AnyBody, al no encontrar talles adecuados -una de las falencias y problemáticas más grandes que hay-, las personas se cuestionan su cuerpo (en un 55%); se abstienen de comer, tienen atracones, vomitan o hacen ejercicio excesivo (en un 10%) o se ponen a dieta para bajar de peso (en un 9%). Además, según las mismas estadísticas, el 56% de quienes participaron consideran que tienen que bajar de peso y el 25%, que “podría ser”. 

Desde muy chicas, las mujeres y disidencias son bombardeadas para moldear su cuerpo de acuerdo a lo que los cánones de belleza establecen.

La otra cara de las exigencias por lograr un cuerpo estereotipado es el odio y discriminación a quienes no encajan en la norma. Por eso, desde el activismo gordx se milita para visibilizar y desterrar estas violencias.

En las vísperas del Día Internacional sin Dietas, que se celebra cada 6 de mayo y busca generar conciencia sobre el daño físico que corren las personas que se exponen a estrictos regímenes dietéticos, repasamos cinco libros sobre activismo gordo para reivindicar los cuerpos tal como existen y dejar atrás la obsesión por el peso.

1. Tenés derecho a permanecer gorda

Después de investigar siete años sobre la cultura de la dieta y la gordofobia, Virgie Tovar, periodista y activista estadounidense, publicó este libro que pone de manifiesto la gravedad de las presiones que se generan en la sociedad por ser flacas. La autora habla de un feminicidio asistido, en el sentido de que las conductas que se alientan en pos de lograr un estereotipo de belleza son muy dañinas. 

A su vez, busca invertir el sentimiento que con frecuencia aparece por no encajar con un cánon: en vez de sentir culpa o desprecio por el propio cuerpo, propone poner el foco en que el problema está en la sociedad que condena la gordura. 

Lanzado por ediciones Godot en 2021, es una invitación a desarticular la gordofobia y la millonaria industria de las dietas que son promovidas por la naturalización de que se puede -y debe- controlar el peso de lxs otrxs.

2. Pese lo que pese 

Con el foco puesto en cuestionar el pesocentrismo, la nutricionista Jesica Lavia y la periodista Paula Giménez hicieron Pese lo que pese, un libro de nutrición con perspectiva de género.
Publicado en el 2019 por Abre Cultura y reeditado por Ediciones B, fue de los primeros que trabajó la cuestión del peso y la nutrición desde una perspectiva feminista. Como una problemática que atraviesa prácticamente a todas las feminidades, y que muchas veces nos hace entrar en contradicción con la militancia, la intención fue abrir caminos y reflexiones para transitarla.

Sin importar la edad, todas en algún momento hicieron dieta y tienen conflictos a la hora de alimentarse por las presiones sobre la belleza.

En ese sentido, el prólogo está realizado con testimonios de mujeres que les contaron sus vivencias y que se chocan en un punto en común: sin importar la edad, todas en algún momento hicieron dieta y tienen conflictos a la hora de alimentarse por las presiones sobre la belleza.

Con datos duros, investigación y la palabra de profesionales de diferentes ámbitos, el objetivo es desarmar la exigencia infinita por llegar a un peso y a una corporalidad determinados. Para eso, parten de una retrospección sobre cómo se construyeron los ideales de belleza y leen las problemáticas que surgen en relación al cuerpo desde una mirada feminista.

3. Te lo digo por tu bien 

No hay espacio de la vida cotidiana que escape al gordo-odio y eso es lo que quiere mostrar Agustina Cabaleiro en su libro Te lo digo por tu bien: sobre ser gordas y ocupar espacios con libertad.

Habiendo creado una sólida comunidad en sus redes sociales como activista Body Positive y militante del amor propio, Cabaleiro cuenta las experiencias que atravesó y con las que muchas de sus seguidoras se sienten identificadas. Por eso dice: “No es un libro sobre lo que me pasó a mi por ser gorda, sino de lo que nos pasó a todas desde que nacemos y la sociedad nos hace saber que tenemos un cuerpo fuera de la norma”. 

Si bien no está planteado como un ensayo académico, cruza sus vivencias y reflexiones con la voz de otras militantes y profesionales que aportaron su mirada para el libro. 

4. Gorda vanidosa

Filósofa y activista gorda, Lux Moreno cruzó en un libro esos dos conceptos que la definen. Gorda vanidosa, editado por Paidós, es un ensayo sobre la obesidad en la era del espectáculo y las redes sociales en el que la autora reflexiona sobre por qué los cuerpos afectan al éxito que se puede llegar a tener -o no- en la sociedad.

Como conjuga esas dos nociones que la definen -filósofa y activista-, el texto mezcla experiencias en primera persona con teoría. Su intención es poner en evidencia y desarmar los modos de discriminación que están naturalizados en la sociedad y que se manifiestan en cosas que parecen tan simples como una mirada despreciativa cuando se sube a un colectivo.

La pregunta que encauza el texto es si es posible que las personas gordxs tengan una vida vivible. Acercarse a una respuesta refleja su historia y el recorrido del activismo gordx. La cuestión del espectáculo, finalmente, aparece para pensar sobre qué cuerpos y cómo son valorados y medidos en una sociedad de consumo.

5. Cuerpos sin patrones

Como una opción más académica, Cuerpos sin patrones. Resistencias desde las geografías desmesuradas de la carne, fue pionero cuando se lanzó en el 2016. Es de los primeros libros que hubo en Argentina que reúne trabajos y textos de activistas gordxs nacionales e internacionales. 

Al centralizar diversxs autorxs y teorías, buscó abrir un campo de discusión sobre la opresión a los cuerpos gordxs pensándola a partir de su inscripción en el sistema capitalista.

Los compiladores son Laura Contrera, abogada y filósofa, y Nicolás Cuello, historiador del Arte y las producciones, que incluyeron un análisis teórico-político sobre la gordura. Desde una perspectiva crítica y situada sobre la estereotipación de los cuerpos, aportan también modos de resistencia y alianzas en red en contra la discriminación y el estigma.

Delfina Tremouilleres es editora de Feminacida.