Domingo, 19 de Mayo de 2024 Cielo claro 12.5 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 12.5 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $928
Dólar Blue: $1120
Sociedad

Juan Pedro Aleart, tras denunciar a su padre y su tío: "Vergüenza tienen que tener los abusadores, no las víctimas"

Juan Pedro Aleart

Juan Pedro Aleart, quien fue noticia ayer por denunciar los abusos de su padre y su tío en el programa que conduce, dialogó con Radio Con Vos sobre lo que significa haber sufrido abuso y denunciarlo ante una estructura social cómplice y una Justicia que facilita la impunidad. El periodista sostuvo que la prescripción de los delitos “es el refugio de los abusadores” y que “de ninguna manera significa que (un abusador) es inocente”.

Consultado sobre los sentimientos que lo motivaron a denunciar en plena transmisión del programa que conduce por el Canal 3 de Santa Fe, Juan Pedro Aleart expresó: “No aguantaba más, es un proceso muy largo, muy difícil de sobrellevar”. Ayer, en vivo, reveló que denunció a su padre por haber abusado sexualmente de su hermana y, luego, demandó a su tío por haber abusado de él y de su hermano, todo cuando los tres eran niños.

“Mi padre abusó sexualmente de mi hermana desde los tres años, con HIV. Mi hermana ha tenido gravísimas consecuencias en su salud. Un tío abusó sexualmente de mí y de mi hermano. Hacer consciente todo eso fue muy difícil y doloroso”, explicó el periodista al aire de La Inmensa Minoría, haciendo énfasis en el tiempo que suele llevarles a las víctimas procesar la violencia sufrida para denunciarla.

El comunicador reveló, también, que su padre se suicidó luego de “enterarse de la denuncia penal por abuso agravado a su propia hija, desde los tres años, con sida, que afortunadamente no la contagió pero le ha dejado secuelas muy graves”. Para él, su padre no quiso enfrentar una condena penal, que igual era improbable por la prescripción del delito, pero además temía la condena social.  De todos modos, consideró: “Para mí, mi padre decidió quitarse la vida mucho tiempo antes, desde el mismo momento en que decidió abusar de su hija desde tan chiquita”.

Mientras su padre abusaba de su hermana, su tío Helio Vila abusaba de él y de su otro hermano. Se trata de un hombre que, hasta esta semana, fue director del área de Formación Docente de la Facultad de Medicina de Rosario. Allí “dictaba la materia de Educación Sexual Integral”, contexto en el cual recibió una denuncia penal por abuso sexual de parte de una estudiante. Juan Pedro relató que primero se enteró de los abusos de su padre contra su hermana, y que los recuerdos de su propia experiencia con Vila comenzaron a aparecer a raíz de eso.

“Fuimos con mis hermanos a hablar con estos tíos y contamos que mi padre era HIV positivo, (cosa que) ya sabían, y que había abusado de mi hermana. Y este tío (Vila) estaba ahí, yo no era consciente de todo lo que nos había hecho a mí y a mi hermano, y empezó a llorar desconsoladamente. Al día siguiente fui a terapia y comenté esto a la psicóloga”, recordó el periodista. Desde ese entonces, empezó a indagar en la relación con su tío con la terapeuta y comenzó a tener pesadillas. “Me sentía como si me hubieran abusado ayer”, comentó.

Lleva tiempo recorrer esto porque los abusadores te engañan, hacen creer que te están haciendo bien o que es un juego y en realidad te están haciendo el mayor daño de tu vida.

Respecto del comunicado de sus hermanos rechazando la exposición mediática, Aleart respondió: “Yo los entiendo, porque somos hijos del mismo padre. Mi padre violento, abusador, siempre decía lo que pasa en casa queda en casa, como un mandato para no hablar. Ha infundido miedo y aún no lo han vencido del todo al miedo y yo los entiendo, pero es mi derecho a contar mi historia, yo soy víctima de todo esto y lo voy a seguir hablando con la verdad”.

En esa línea, afirmó que “no hay que tener miedo, no hay que tener vergüenza” y que “vergüenza tienen que tener los abusadores y no las víctimas”. También criticó los mecanismos de la Justicia, que considera prescriptibles a los delitos de abuso sexual en la infancia y que da lugar, muchas veces, a los “juicios por la verdad”, en los cuales es posible calificar a un acusado como culpable pero sin que haya una condena. Si el delito “está prescripto de ninguna manera significa que es inocente, la prescripción es el refugio de los abusadores”, remarcó Aleart.

Hay mucha gente que no se anima a denunciar por distintos motivos, uno de ellos es la inmundicia de la prescripción.

Para explicar por qué las denuncias de abuso les toman tanto tiempo a las víctimas, detalló: “Me llevó mucho tiempo, mucha energía, mucho esfuerzo, mucha terapia. Lleva tiempo recorrer esto porque los abusadores te engañan, hacen creer que te están haciendo bien o que es un juego y en realidad te están haciendo el mayor daño de tu vida. Y además hay mecanismos de defensa que todos tenemos: el olvido, la negación, que de lo que te defienden es del dolor que te genera hacer consiente que fuiste víctima de abuso sexual”.

Lo que más deseo es que esto ayude a mucha gente, que se animen a denunciar, que hablen, que le pongan palabras, que es sanador, que vale la pena. Es muy difícil porque es avergonzante y denigrante, te destruye la autoestima, pero vale la pena hablar”, concluyó.

1 de cada 5 niñas y 1 de cada 13 niños son víctimas de abuso sexual antes de los 18 años. La mayoría se dan intrafamiliarmente. Para denunciar situaciones de violencia familiar y sexual, comunicarse las 24 horas, los 365 días del año, desde todo el país y de manera gratuita a la línea 137 o enviar un mensaje de WhatsApp al 11-3133-1000.