Sábado, 25 de Mayo de 2024 Cielo claro 8.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 8.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $932
Dólar Blue: $1220
Agro Con Vos

Cuáles son las consecuencias de humanizar a las mascotas

mascota

En los últimos años, se observó un cambio profundo en el rol que ocupan las mascotas. De dormir a la intemperie y comer las sobras del asado, pasamos a sumarlas en la rutina diaria como un integrante más de la familia. Camitas especiales, rascadores, alimento balanceado, ropa y hasta cochecitos para salir a pasear.

Los países occidentales son los que tienen las tasas de "humanización" de mascotas más altas, donde el continente americano, liderado por Estados Unidos y seguido por Latinoamérica, son las regiones que presentan la mayor consideración, según una encuesta realizada por la consultora Euromonitor.

Frente a este panorama, desde la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (CAENA) sostienen que el nuevo rol que poseen hoy las mascotas es uno mucho más emocional y de compañía. A su vez, éste lleva a que la humanización de perros y gatos sea una práctica cada vez más común.

Psicología de la humanización de las mascotas

Desde el punto de vista emocional, la psicóloga Alejandra Oliveto, MN:19484 expresó que "tener una mascota en el hogar enriquece la vida emocional de las personas. Los animales de compañía brindan la posibilidad de desarrollar habilidades emocionales y sociales, ya que son una fuente de amor y apoyo emocional".

"La interacción con animales favorece la disminución de estrés contribuyendo a bajar los niveles de cortisol y al aumento de oxitocina (hormonas vinculadas al estrés)", explicó y continuó: "Humanizar es parte de la necesidad de dar amor y cuidar. Un poco de humanización es necesario en la convivencia con mascotas, es parte de sentirse queridos y acompañados".

perro niños pequeños inteligencia artificial

Pero… la psicóloga advierte que "el exceso no es bueno y debemos respetar sus características y necesidades del animal. El desafío es construir una relación sana con nuestras mascotas, donde prima la confianza, respeto, conocimiento y lealtad".

Ahora bien, cuando la humanización se vuelve exacerbada, ¿qué impacto genera en las mascotas? Desde el Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires indican que lo que le genera al animal ser tratado como un humano es, en el 90% de los casos, un gran estado de ansiedad, desde el miedo, pasando por la fobia, el pánico, los síndromes convulsivos.

Consecuencias

José Salgado, médico veterinario, comenta que "darle cualidades humanas a los animales es parte de un cambio cultural que se empezó a observar con los millennials", y explica que si bien las personas realizan estas acciones desde el cariño que sienten por sus mascotas, pueden impactar negativamente en ellas.

"Por ejemplo, la conducta de los perros se puede alterar experimentando problemas de socialización, estrés, ansiedad por apego, o generar incluso sobrepeso", detalló el especialista y destacó que "es fundamental que los perros puedan tener contacto con otros congéneres para que puedan tener una vida más activa y plena".

Perro

Francisco Schang, director ejecutivo de CAENA, indicó además que "ante esta situación, elegimos el Día del Animal para celebrar su semana y aprovechar la oportunidad para poder destacar la importancia de la tenencia responsable. Esta no sólo implica brindarle amor a nuestras mascotas, sino también entender que tienen necesidades distintas a las personas".

En este sentido, la semana que va del 29 de abril (Día del Animal) al 3 de mayo, las empresas que integran la Cámara ofrecerán promociones para la compra de alimento balanceado e información para incentivar la correcta nutrición.

Ante esta tendencia de humanización, recomiendan: estimular a las mascotas para mantenerlas alegres a través de juegos, ejercicios, interacción con otros; fomentar el instinto de búsqueda de su alimento cambiando de lugar la comida; establecer y mantener una rutina para bajar los niveles de estrés (incluye horarios programados para comer y caminar y/o horarios de juego y patrones rutinarios de sueño).

También ser paciente, tranquilo y constante a la hora de enseñarle a tu mascota las reglas de la casa; y consultar a su veterinario para organizar un plan de manejo adecuado para mejorar esta situación.