Lunes, 15 de Abril de 2024 Nubes 21.3 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 21.3 °C nubes
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1005
Economía

La UOCRA prepara un "plan de lucha territorial" contra la caída de 80 mil empleados de la construcción

uocra

La industria de la construcción perdió más de 80 mil puestos de trabajo desde diciembre de 2023 hasta ahora. De los 440 mil empleados que había en julio del año pasado, bajaron un 11% hasta fin de año, un 18% en enero y un 20% en febrero. Además, se estima que en marzo este porcentaje va a seguir bajando ya que, según la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), "no se han revertido ninguna de las causas que motivan la caída".

Según comunicó el diario digital Infobae, desde UOCRA anunciaron que van a iniciar un "plan de lucha territorial" por la crisis que atraviesa el sector de la construcción y que van a buscar formar "alianzas programáticas con cada gobernador". Gerardo Martínez, principal referente del gremio y secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, asegura que su rubro "genera que por cada 100 empleos activos hay unos 30 indirectos que se ven beneficiados por el desarrollo”.

En un informe difundido por el mismo medio, la UOCRA destaca que "los 360.000 puestos de trabajo con los que comenzamos este mes continuarán bajando dado que no se han revertido ninguna de las causas que motivan la caída, e incluso en grandes obras se mantuvo en planta un importante numero por la figura de la suspensión, situación que cesó durante marzo".

Esos 80 mil puestos perdidos, se relacionan con quienes trabajaban en obras públicas, "dado que históricamente alrededor del 25% de los empleos están relacionados con las obras que tienen financiamiento del sector público central y de las provincias”, agrega el documento.

Además, puntualiza que "en las provincias más chicas, muy dependientes de las obras de vivienda sociales y otras obras públicas, son las más afectadas Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Rioja, San Luis y Santiago del Estero, mientras aquellas jurisdicciones en las cuales las obras privadas tienen más relevancia han sufrido menos el impacto, como CABA, Mendoza, Santa Fe, Córdoba y Tucumán”.

Y agrega: “Estas obras privadas que amortiguaron la caída son obras en ejecución que no pueden pararse pero han disminuido su ritmo y no vemos obras de reemplazo para compensar el ritmo a su finalización”, advirtió el sindicato de la construcción en su informe sobre la crisis del sector.

Por otro lado, la UOCRA también alertó que esta situación provoca un "grave impacto" en su obra social, Construir Salud, porque pierde "más de un 20% de sus ingresos en un momento de aumentos en las prestaciones, que en algunos casos superan el 200%, con el agravante que todos estos beneficiarios que perdieron su empleo mantienen la prestación por ellos y sus familias durante 90 días”. Y cierra: “Desde el propio gremio se está apoyando a la obra social para poder mantener su sustentabilidad”.

Este gremio ya se movilizó el pasado 29 de febrero frente a la Secretaría de Trabajo, para protestar contra la paralización de la obra pública y la pérdida de fuentes de trabajo. Además, en esa oportunidad también reclamaron por los casi 300 despidos realizados por la empresa Dycasa.

Sin embargo, este mes firmaron un acuerdo salarial de un 14% de aumento para febrero, dentro de la continuidad de un sistema de paritarias mensuales que comenzó con un 20% de incremento en enero, pactado con los empresarios de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO). Este 14% está en sintonía con la pauta salarial que fijó Luis Caputo, que procura que los aumentos no superen el 15% para alinearse con la inflación vigente.

Sin embargo, para Martínez no hubo una intención de bajar las pretensiones sindicales para aceptar el tope salarial que busca el Gobierno: “Ese 14% de aumento que se negoció es la realidad de una industria semiparalizada, donde hay empresas endeudadas y al borde del colapso”.

Está pasando