Jueves, 18 de Abril de 2024 Cielo claro 12.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 12.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1030
Sociedad

Atacó a golpes a una docente arriba del colectivo: "Las tortilleras como vos me tienen harta"

Paro de colectivos

Una pasajera atacó a golpes a una docente en un colectivo en la localidad de Lomas de Zamora y el chofer no paró a pesar de los gritos de la víctima. El ataque se detuvo solamente porque otro pasajero dijo "ya está, ya le pegaste, ahora dejala o vamos a llegar todos tarde al trabajo". Afortunadamente, la docente no sufrió heridas graves.

A primera hora de la mañana del miércoles, los pasajeros de un colectivo 561 fueron testigos de una brutal paliza que una mujer le dio a una docente cerca de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. La agresora agarró de los pelos a su víctima y la tiró al piso para inmovilizarla y pegarle con brutalidad. Mientras le pegaba patadas y le arrancaba mechones de pelo, le gritaba "maestra hija de puta, las putas tortilleras como vos me tienen harta". La docente terminó con lesiones leves en la cervical, un hombro y un brazo.

La maestra es lesbiana y se autopercibe como persona no binaria. A la mañana, mientras viajaba a su trabajo mirando el celular no se esperaba ser víctima de tan brutal ataque. En el asiento de adelante, se sentó una mujer y sin querer la tocó con el codo, por lo que la docente se disculpó. Sin embargo, la que en instantes pasaría a ser la agresora, la miró con odio. Segundos después, la agarra de los pelos y la tira al piso para comenzar con su ataque.

La víctima le gritaba al chofer que por favor parara el colectivo, pero no tuvo respuesta, como tampoco tuvo la reacción de ninguno de los pasajeros que observaban la escena como si se tratara de algo normal de todos los días. De hecho, la primera intervención la hace un hombre porque "no quería llegar tarde al trabajo", que termina siendo quien inmoviliza a la atacante y la salva a la docente de terminar con lesiones peores. Una vez libre de su victimaria, la maestra busca sus cosas que quedaron esparcidas por todo el colectivo y se bajó como pudo.

“Me refugié en un corralón de materiales de Lomas. Allí llamé a la escuela e hicieron la denuncia en la ART. El sindicato (Suteba) me pidió que me acerque y me derivaron a una clínica de Adrogué, donde quedé internada en observación. Esta mujer desconocida para mí (de entre 40 y 45 años, de contextura robusta, 1,70 de estatura y pelo enrulado teñido de bordó) me destrozó el guardapolvo y me dejó con la cervical lastimada, inmovilidad en el hombro y brazo derecho, el cuero cabelludo muy dolorido y sensible, y cantidad de moretones en los brazos, rodillas y codos. Me dejó sus dedos marcados en ese brazo”, contó al diario Página 12.

Además, según explicó, cree que el ataque se dio "porque represento la educación pública y la diversidad sexual". Saca esta conclusión porque en su mochila llevaba pines que hacían alusión a estos temas, como uno con los colores de la bandera LGBTIQ+ y otro sobre la importancia de la educación estatal. "Siento que la situación electoral abrió una jaula y a partir del 10 de diciembre va a ser una cacería contra todas las diversidades", agregó.

Está pasando