Lunes, 17 de Junio de 2024 Cielo claro 11.9 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 11.9 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1280
Policiales

La Justicia no investigará a Lotocki por la muerte de Silvina Luna, pero quedó procesado por otra causa

Lotocki

Esta mañana, el juez Luis Schelgel decidió que la muerte de Silvina Luna no sea investigada como un homicidio, lo que alivia la situación de Aníbal Lotocki, el cirujano que le practicó en 2011 la cirugía de glúteos que finalmente le costó la vida. Sin embargo, quedó efectivo el procesamiento del médico por homicidio simple por la muerte de otro paciente suyo.

Lotocki ya había sido condenado en 2022 por el Tribunal N°28 a cuatro años de cárcel por las lesiones graves que sufrió la modelo, además de otras pacientes suyas como Pamela Sosa y Stefania Xipolitakis. Ahora, tras su muerte y autopsia, la Justicia volvió a analizar el expediente, pero el juez dispuso que se desestime parcialmente la nueva denuncia en contra de Lotocki con una excepción a la falta de acción.

Para Schelgel, el tema es materia de la causa por las lesiones graves, con un fallo que espera una confirmación en Casación. En ese expediente, Lotocki fue inhabilitado a ejercer como médico. En su fallo, Schelgel invocó el principio jurídico de litispendencia, que alude a un juicio pendiente, por lo cual habrá que esperar para una investigación por homicidio contra el polémico cirujano en el caso de Silvina Luna.

Según los resultados de la autopsia realizada al cuerpo de Silvina Luna, los especialistas del Departamento de Tanatología del Cuerpo Médico Forense explicaron que la modelo tenía en la zona de sus glúteos “numerosas formaciones nodulares, entre irregulares hasta otras ahusadas y fusiformes, de coloración blanquecina y hasta algunas de ellas pétreas”.

Mientras tanto, se confirmó el procesamiento de Lotocki por el homicidio de otro paciente, Cristian Zárate, que murió tras una intervención quirúrgica que le había hecho Lotocki para la reducción del tejido graso en una clínica de Caballito en 2021.

Al comienzo del proceso, la causa había sido caratulada como homicidio culposo, pero tras la solicitud del fiscal Pablo Recchini, el magistrado de la Ciudad modificó la calificación penal a homicidio simple con penas de prisión que van hasta los 25 años de cárcel.