Lunes, 15 de Julio de 2024 Cielo claro 6.2 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 6.2 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $960
Dólar Blue: $1500
Deportes

Una histórica número 1 del tenis podría terminar en la cárcel: "Me arrepiento de lo que pasó"

Arantxa Sánchez Vicario

Arantxa Sánchez Vicario es un ex tenista que dos décadas atrás llegó alcanzar la cúspide del ranking en la WTA y conquistó más de 90 trofeos entre singles y dobles. Sin embargo, todo eso quedó en el pasado y ahora Sánchez Vicario afronta una causa judicial con posibilidad de que le caiga una condena de cuatro años de cárcel.

El juzgado de Barcelona la acusa a ella y a su esposo, Josep Santacana de un supuesto alzamiento de bienes. Los cargos presentados aluden al delito de imposibilidad de ejecución de sentencia, por la que imposibilitaron al Banco de Luxemburgo a cobrar el préstamo que le otorgó a la pareja.

Al parecer, la extenista y Santacana habrían pedido un préstamo a Luxemburgo y luego ocultaron parte de su patrimonio como forma de declararse incapacitados de pagar y de esa manera evitar devolver el dinero prestado.

En la declaración que dio ante el juzgado, Sánchez Vicario rompió en llanto y culpó a su marido. "Nunca he gestionado ese patrimonio porque desconozco cómo se hace. Me dediqué a jugar al tenis y yo siempre me he fiado de mi marido, ha estado a mi lado y organizado todo. Yo quería pagar y mi marido no quiso. Dijo que no se lo demos al banco, que él se encargaría de hacer las cosas”.

La historia de la causa que cayó sobre la extenista

La causa contra la jugadora de tenis tiene su origen en los años '80 cuando la extenista fijó su residencia en Andorra mientras en realidad vivía en la casa de sus padres en España. La fiscalía sospechó que la maniobra tenía como fin la evasión impositiva.

La causa llegó al Tribunal Supremo, quien dictaminó que la extenista tuviera que pagar 3.487.216,50 euros. La obligación se pagar semejante suma de dinero obligó a la exnúmero 1 a pedir un préstamo al Banco de Luxemburgo.

Una vez que la entidad reclamó el cobro del dinero se dio cuenta que Sánchez Vicario era insolvente. Según relató la tricampeona de Roland Garros, su marido vendió más de 15 propiedades que le pertenecían a ella y envió el dinero obtenido a cuentas de Estados Unidos relacionadas con empresas controladas por él. De esta manera, la pareja ocultó la plata que logró durante su carrera.

La tenista, aconsejada por sus abogados, aceptó el delito que cometió y, luego de arrepentirse, llegó a un acuerdo con el banco para devolver el dinero y cada mes realiza un pago para achicar su deuda que llega a un total de 6.000.000, que el ente pidió como forma de indeminzación.

Está pasando