Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 13.7 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 13.7 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Policiales

Confesó uno de los acusados del crimen del empresario descuartizado: "Me trajeron una bolsa y salía una mano"

Uno de los acusados por el asesinato de Fernando Pérez Algaba, el empresario que apareció descuartizado en Ingeniero Budge, confesó que tomó parte en el crimen: declaró que otros dos acusados le llevaron "unas bolsas de las que salía una mano".

El acusado que decidió declarar es Luis Contreras, uno de los seis detenidos por el crimen del comerciante Fernando Pérez Algaba. Contreras contó que el 19 de julio por la madrugada, Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas (otros dos acusados del crimen, que están siendo investigados) lo empezaron a llamar, hasta que a las 7:30 le tocaron el timbre y le pidieron que descartara unas bolsas. Contreras y Pilipech se conocen hace muchos años, cuando fueron encarcelados por robar autos y desguazarlos para vender las partes.

Los acusados por el crimen son Matías Ezequiel Gil, Fernando Gastón Martín Carrizo, Flavia Lorena Bomrad, Luis Alberto Contreras, y los dos principales acusados, Maximiliano Pilepich, que fue detenido ayer en un domicilio de Paso del Rey, Moreno y Nahuel Vargas, que sigue prófugo.

Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas, los principales acusados.

"Aparece Pilepich con otro hombre al que llamaba Nahuel y yo no conocía. Estaban en un Ford Ka blanco o gris y en un Polo azul. Pilepich me pide si podía tirar unas bolsas que tenía en el baúl. Cuando lo abren, veo unas bolsas negras de las cuales salía una mano", confesó el hombre, que vive a sólo tres cuadras de donde aparecieron los restos del empresario.

El acusado contó que Pilepich y Vargas llegaron a su casa de Ingeniero Budge con el cadáver ya descuartizado y embolsado. También confesó que él se encargó de ayudarlos a colocarlo en una valija y descartarlo.

Hipótesis del fiscal sobre el crimen del empresario descuartizado

Marcelo Domínguez, el fiscal de la causa, conjetura que Pérez Algaba fue asesinado entre las seis de la tarde del martes 18 de julio y las 3 de la madrugada del día siguiente. La víctima habría sido citada por sus socios Pilepich y Vargas en el predio "Renacer" de General Rodríguez, donde los tres tenían algún tipo de comercio. En Renacer, alguno de los acusados asesinó a Pérez Algaba de dos tiros por la espalda.

Reconstrucción de los hechos

En su declaración, a la que tuvo acceso Infobae, Contreras también contó, "en ese momento, Pilepich me dice que era un socio de él que era, según dijo, un 'hijo de re mil puta' con el que tenía problemas y que le pegó dos tiros por la espalda cuando estaba cambiando una lamparita. Yo les dije que no, que no los iba a ayudar. Sólo les di un bolso rojo. Luego Pilepich y Nahuel se retiran del lugar".

Prosiguió diciendo, "a las 9 de la mañana, me llama Pilepich y me dice para cortar un auto. Le digo que sí y que eran 100 mil pesos. Le di el CBU de mi mujer de Mercado Pago y me hace la transferencia".

Fernando Pérez Algaba, el empresario asesinado el pasado julio, junto a su perro.

"Pilepich me dejó el auto y también me dejó al perro de la víctima, que después se lo di a un vecino que se llama Rubén". La mascota de Pérez Algaba es un bulldog francés que fue encontrado, misteriosamente, en Lugano algunos días después del hallazgo del cuerpo.

"Luego llaga Gastón Carrizo (otro de los detenidos), que me iba a ayudar a cortar el auto. Cuando abrimos el baúl, vemos la sangre que había y decidimos no hacerlo. Lo llamamos a Pilepich para que venga a buscar las llaves. Entre las 18 y las 19 llegan Nahuel y Matías Gil (también detenido) a mi casa. Ahí les digo que no iba a desarmar el auto por el tema de la sangre y se van".