Miércoles, 17 de Abril de 2024 Cielo claro 19.1 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 19.1 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1035
Cultura & Espectáculos

El cruce entre Martín Caparrós y la RAE por su propuesta de cambiarle el nombre al español

Caparrós

Este lunes el director de la RAE respondió a la propuesta que Martín Caparrós hizo en marzo de cambiarle el nombre al idioma español. El escritor argumentó la necesidad de modificar la palabra para desvincular a la lengua de su origen colonial, pero desde la institución española calificaron su pedido como una “ocurrencia”.

En diálogo con la agencia EFE, Santiago Muñoz desestimó ayer la propuesta de Caparrós de cambiar el nombre del español a “ñamericano”. Consultado al respecto, el director de la RAE consideró que el planteo fue “una propuesta muy personal” y “una ocurrencia que, como ocurrencia, está bien”.

"Nadie pone en duda que la lengua se llama español o castellano, nuestra Constitución dice castellano y en América se usa castellano o español", agregó a continuación el presidente de la RAE. Obstinado, el escritor argentino respondió al pronunciamiento del europeo en redes sociales, donde volvió a desafiar al organismo.

“El director de la RAE dice que lo que yo pienso sobre nuestro idioma es una ‘ocurrencia’, así que lo busqué en su diccionario: ‘Ocurrencia: Idea inesperada de hacer algo o pensamiento original y repentino sobre algo que hay que hacer’. Usté sabrá, doctor”, escribió Caparrós en Twitter.

Además, insistió en un nuevo tuit mencionando directamente a la cuenta de la RAE: “Señores de la Real Academia Española, quería consultarles una duda: ¿cuál sería, en este caso, el antónimo de ‘Real’?”.

La postura del escritor data de hace unos cuantos años atrás, y generó especial polémica al presentarla en el Congreso Internacional de la Lengua Española en Cádiz. Al referirse a la lengua, cuya mayoría de hablantes proviene de fuera de España, el periodista planteó que "quizá llegó la hora de buscarle un nombre para esa lengua que no sea la de un imperio que la impuso a sangre y cruces, un nombre común si se puede, pero que no sea el nombre de uno o de otro".

En este sentido, postuló la palabra “ñamericano” porque "la ñ es estandarte de nuestro idioma, modifica la noción de americano para volverla nuestra", pero aclaró que “es sólo una opción, seguro que puede haber mejores”. Acto seguido, recalcó que lo importante no era ponerse de acuerdo sobre una nueva denominación en ese momento, sino acordar “la necesidad de buscarla”.

Está pasando