Viernes, 19 de Abril de 2024 Cielo claro 21.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 21.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1025
Columnistas

Placer y salud en la menopausia: Bolas chinas y algo más

bolas chinas

Si cuando se ríen o estornudan sufren incontinencia, este artículo es para ustedes, Mujeres 5.0. Si sus músculos pélvicos están débiles, este artículo es para ustedes. Si notan que el placer sexual disminuye y desean mejorar la calidad de sus relaciones sexuales, también deberían leerlo. ¿Alguna vez escucharon hablar sobre las bolas chinas?

El tema que aquí nos interesa posee una dupla impostergable que no debería faltar en ningún hogar donde viva una Mujer 5.0: Las bolas chinas o bolas Ben Wa, las bolas de ejercicios de Kegel, bolas de Geisha, bolas tintineantes, bolas musicales, esferas vaginales, las bolas que elijan.

Estas bolasson círculos de siliconas que se introducen en la vagina y están formadas por dos esferas unidas entre sí con un cordón, el cual nos permite retirarlo. En el centro de las dos bolas, hay una bolilla pequeña. Esta se mueve dentro, generando una vibración que estimula la zona genital.

Gracias a las bolas chinas logramos trabajar tanto tono, como fuerza muscular. El desplazamiento de la bolita interior genera el estímulo de los vibroceptores de la vagina, que tiene como consecuencia la contracción de los músculos lisos de la misma. Por otra parte, el peso continuo de la bolita sobre el suelo pélvico estimula los baroreceptores desencadenando el aumento del todo de la musculatura del suelo pélvico.

Y aquí, presten atención, uno de los grandes protagonistas del tema de este artículo es el suelo pélvico, al cual aprenderemos a cuidar y fortalecer. El suelo pélvico conforma un conjunto de músculos y tejido conjuntivo que se encarga de sostener la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto en la posición adecuada. Imagínense lo importante que es cuidarla, ya que puede prevenir temas especiales para las Mujeres 5.0: incontinencias o pérdidas de orina, dolor durante las relaciones sexuales o prolapsos, sequedad, falta de lubricación y más.

Pero antes, volvamos a las bolas: Bolas chinas, japonesas, de geisha, de Kegel, llamen como se llamen, gracias a ellas, el deseo y la autosatisfacción sexual de las mujeres o la salud del suelo pélvico han dejado de ser un tabú. Aunque algunos afirman que no son juguetes eróticos en sí, lo que sí es cierto es que sirven para ejercitar tanto la vagina como al mencionado suelo pélvico, además que con ellas también podemos estimular la libido.

Además, estas bolas chinas (para su doble función), poseen en su interior otras bolas más pequeñas que se mueven o vibran, estimulando las paredes de la vagina, favoreciendo también el flujo sanguíneo y mejorando visiblemente los niveles de lubricación.

Aunque no lo crean, este instrumento que fue ideado para realizar ejercicios  terapéuticos con el fin de mejorar la salud pélvica, logró una gran fama por proporcionar, a través de su uso, una estimulación sexual, placentera y un poco extraña al mismo tiempo. Cada una vivirá una experiencia distinta.

La idea del cuidado del suelo pélvico ha crecido de manera exponencial, lo que expresa la importancia que se le ha dado a su buen estado y mantenimiento como sinónimo salud de las mujeres, en este caso en la menopausia.

Las bolas chinas, el juguete erótico más terapéutico

¿Qué les parece una vidriera que nos venda un objeto con el siguiente slogan? ¿No lo comprarían?

Disfrutá mejor y más del sexo a la vez que fortalecés tu suelo pélvico con las mejores entrenadoras de ejercicios Kegel. Totalmente discretas, saludables y placenteras, especiales para la cartera de una dama. ¿Qué más podés pedir?”

Son prácticas, se pueden llevar puestas sin que nadie se dé cuenta: en casa, en el trabajo, en el gimnasio o durante tus actividades diarias. Ejercitando el suelo pélvico sin siquiera ser conscientes de ello. Como no se presenta ningún esfuerzo consciente dedicado a retener las bolas, las mismas se adaptan a la vagina y permanecen ahí como si fuesen un tampón, y como si fuera poco, son fáciles de higienizar.

Las bolas chinas son los “ejercitadores” de Kegel más vendidos del mundo. ¿Y por qué? Porque aunque para algunos no llegan a ser específicamente juegos eróticos, con un mínimo esfuerzo y mucha discreción, proporcionan más placer en las relaciones sexuales. El aliado íntimo más terapéutico. Un juguete de índole sexual para muchos pero, desde la óptica de la fisioterapia, las bolas chinas reeducan el suelo pélvico.

Historia de las bolas chinas

Cuenta la historia que existen indicios de que las bolas “Ben Wa” o “bolas que tintinean”, predecesoras de las actuales, ya se utilizaban en torno al año 500 a.C. en Japón.

Pero otros historiadores, dicen que el origen de las bolas chinas se establece hace 1500 años, en la época de un emperador japonés con un gran deseo sexual al que no le interesaba el juego previo. Entonces, comenzó a utilizar esferas de marfil para que las Geishas que lo servían permaneciesen siempre lubricadas y poder tener relaciones sexuales en cualquier momento del día.

Tiempo después, las cortesanas japonesas las utilizaban para conseguir un suelo pélvico más fuerte que les permitiera contraerlos durante las relaciones sexuales con los soldados, acelerando la eyaculación y disminuyendo el tiempo de las relaciones.

Pero esto no es todo, otras teorías remontan el origen de las bolas chinas a la época dorada del desarrollo del erotismo en China, en el cual monjes budistas crearon una esfera de madera que mantenía la vagina de las mujeres siempre lubricada.

Por suerte, con el correr del tiempo, las esferas de madera y marfil evolucionaron a materiales como el cristal o el acero, hasta la actualidad donde se recubren de silicona médica para evitar dañar la piel y las mucosas.

Ya a mediados del siglo XX, se vendían en sex shops y en las típicas tiendas de regalos orientales. Estas prehistóricas bolas, eran al principio introducidas con la intención de aumentar el placer del hombre durante la relación sexual y las mujeres de la antigua Asia. Desde Tailandia a China o Japón, utilizaban las sutiles vibraciones de las bolas chinas para alcanzar el orgasmo durante los juegos o preliminares.

Qué tienen de especial las bolas chinas:

Entonces las bolas chinas no solo nos ofrecen un momento para la autoexploración sino también para el placer íntimo y cuidado pélvico.

¿Cómo se usa? Es fácil pero necesita cuidado. Se introducen por la vagina con suavidad, empujándolas hacia la espalda y así contraen y relajan los músculos de la zona, fortaleciéndolos a través de los ejercicios de Kegel.

Esta es una práctica que se recomienda a las embarazadas y también en la menopausia, pues ayudan a tonificar el piso pélvico, es decir, los músculos que sujetan el útero, la vejiga, el recto y el intestino delgado, gracias a su diseño y la agitación que se produce mientras andamos o estamos en movimiento.

Se entrena la zona pélvica como en un gimnasio, como ocurre con los músculos de otras zonas del cuerpo, para evitar su flacidez y, por consiguiente, reducir las posibilidades de que tu útero descienda o padezcas incontinencias urinarias prematuras tras, por ejemplo, una tos o un estornudo.

La importancia del suelo pélvico

Hay un importante desconocimiento del suelo pélvico, el cual, al estar demasiado relajado, nos está afectando no sólo a nivel de incontinencia, prolapsos y en las relaciones sexuales, sino que también pueden aparecer dolores lumbares que vienen de ahí. El abdomen, la lumbar, el suelo pélvico y la pelvis están unidos.

El suelo pélvico es esencial para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo ya que sostiene el recto y la vejiga, así como los órganos reproductores, el útero y la vagina. Cuando los músculos se vuelven demasiado débiles para sujetar suficientemente los órganos pélvicos y retener la orina, los gases y las heces; el reflejo orgásmico parece más fugaz, más corto, menos intenso y los músculos se cansan con facilidad. De ahí la necesidad de ejercitar la zona, de usar las bolas chinas para los famosos ejercicios de Kegel.

De que tratan los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son fundamentales y beneficiosos a la hora de combatir algunas de las dificultades más frecuentes en la vida sexual, así como para prevenir o controlar la incontinencia urinaria. Su objetivo es fortalecer los músculos del suelo pélvico. Una de las características más interesantes es que no requieren de un espacio ni un momento especialmente para realizarlos, son indoloros y producen satisfacción sexual.

Queridas Mujeres 5.0, lo pueden hacer sin necesitar ningún equipo tecnológico, ni pesado, ni complementos, ni enchufe, ni nada más que las famosas bolas de este artículo.

Beneficios de las bolas chinas en la menopausia

Ahora sí, llegamos especialmente a lo nuestro: Hablemos del tratamiento de la incontinencia urinaria en la menopausia.

Gran cantidad de Mujeres 5.0 consultan a su ginecólogo por sufrir incontinencia urinaria y se ha demostrado que la menopausia se asocia con más síntomas genitourinarios (refiere a los órganos genitales y urinales: Partes del cuerpo que desempeñan una función en la reproducción, en la eliminación de desperdicios en forma de orina o en ambos) y no solo con la incontinencia.

Además, en la menopausia, esta situación se ve incrementada por la pérdida de colágeno, la sequedad vaginal y el deterioro de las estructuras de sostén pélvicos, todo ello causado por la disminución de los estrógenos.

La buena noticia es que está comprobado que en seis meses aproximadamente, utilizando las bolas chinas, y/o complementadas con otros tratamientos, mejoran visiblemente o en su totalidad los problemas de incontinencia urinaria, pero también del tono muscular del suelo pélvico.

En definitiva, Mujeres 5.0, todo problema tiene su solución. En nuestro caso las famosas bolas chinas son ideales. Dejemos los temas tabú sobre los juguetes sexuales y corramos a buscarlas, así no seguimos estornudando con la necesidad de contraer las piernas. Relajémonos y disfrutemos a la vez.

Está pasando