Sábado, 22 de Junio de 2024 Nubes 14.3 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 14.3 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Política

Wado de Pedro y el reencuentro con los vecinos que lo cuidaron cuando asesinaron a su madre

Wado de Pedro

Ya es casi un hecho que Eduardo "Wado" de Pedro será al menos uno de los candidatos del oficialismo para las elecciones presidenciales de este año. En modo campaña, y hablando sobre el presente y futuro del país en distintas notas, anoche el ministro del Interior tocó un delicado tema del pasado, pero a nivel personal.

Hijo de Enrique de Pedro y Lucila Révora, dos militantes de la Juventud Peronista, Wado nació en 1976, el año que comenzó la dictadura cívico militar. "A mi padre lo asesinan cuando yo tenía 5 meses. Y yo tenía un año y once meses cuando varios militares entran a nuestra casa en Floresta y asesinan a mi madre y a otro compañero", contó De Pedro.

"A mi vieja la asesinan en el baño, yo estaba con ella y usó la bañadera para protegerme de las balas. A ella se la llevan al centro clandestino el Olimpo, a mi me dejan con una vecina y al otro día me secuestran", siguió. Luego el funcionario agregó que tuvo la suerte de que lograron hacer algunas gestiones que le permitieron ser reencontrado con su familia, y así logró pasar su infancia con los Révora en Mercedes, su ciudad natal.

En 1997 se vino a Buenos Aires a estudiar y empezó a buscar información sobre sus padres, por lo que comenzó a trabajar de manera voluntaria en Abuelas. Al conseguir la dirección de la casa de Floresta en la que habían asesinado a su madre, decidió ir a tocar timbre, pero nadie respondió.

"Y lo que hice fue tocar el timbre al lado, y sale una señora rubia con rulos y le digo 'una pregunta, ¿usted está acá desde hace mucho?' Sí, me dice. ¿Por qué? 'Estoy buscando a alguien que haya visto un operativo que pasó acá en el año '78'. Y se da vuelta y empezó a gritar 'vino Pichu, vino Pichu'. Y yo dije no no, se confundió", relató Wado de Pedro.

Y siguió: "Llama a la hija y al esposo, vienen y me abrazaron fuerte. 'Sos el hijo de Mirta', me dijo. Ahí caigo que la conocían como Mirta. A mí me decían Pichu, a mi vieja le decían Mirta, y eran los vecinos con los cuales yo había estado esa noche después del operativo y que son los que un Falcon fue a buscarme diciéndole que eran mis tíos y fue el secuestro. Y me encontré con una cosa maravillosa, ropa mía, unas cartitas, la pipa de mi viejo, ropa de mi vieja... y las guardaron más de 20 años".