Miércoles, 21 de Febrero de 2024 Cielo claro 30.0 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 30.0 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $883
Dólar Blue: $1115
Política

El hilo que une a Javier Milei con el Ku Klux Klan a través de uno de sus perros

Conan, Milton, Murray, Robert y Lucas son los nombres de los perros, a los que llama "hijos", de Javier Milei. Así como los militantes del Partido Comunista de los 60' le ponían Laika a sus perritas, y Fidel o Ernesto a sus hijos, el liberal eligió para su peludos y clonados familiares los nombres de algunos de sus ídolos intelectuales: Milton Friedman, Murray Rothbard y Robert Lucas.

El del medio, Rorthbard, es realmente el más polémico de todos ellos: en sus textos, defiende el trabajo infantil, el derecho de los padres a no darle de comer a sus hijos, y el "derecho" de los propios niños de escapar de sus casas. Pero, además, este es el autor que une a Milei con el Ku Klux Klan, el grupo racista y asesino estadounidense que tomó prominencia a fines del siglo 19 y sigue al día de hoy en actividad.

Un viejo conocido

Rothbard tuvo una larga vida política. Nacido en 1926, tuvo su primera experiencia de activismo político en la campaña de Storm Thurmond de 1948, que se basaba, sobre todo, en oponerse al fin de la segregación en los estados del sur de Estados Unidos. Bajo el disfraz de los "derechos estatales", Thurmond, un viejo demócrata sureño, defendía a capa y espada la discriminación anti-negra de los viejos estados esclavistas.

Rothbard fue evolucionando en su pensamiento y se transformó, con el tiempo, en uno de los intelectuales libertarios más importantes del siglo XX. Sostuvo amistades con Milton Friedman, Ayn Rand, y Lee Rockwell, entre otros, y es uno de los autores más leídos de la corriente anarco-capitalista.

En los años 90', sintiéndose traicionado por el partido republicano mainstream y buscando una alternativa para las expresiones libertarios, Rothbard empezó a pensar cómo podría estar compuesta una coalición que lleve a esas ideas al poder. Descarta a los intelectuales y a los grandes empresarios, así como a buena parte de la clase media estadounidense, y se define por las "clases medias y trabajadoras".

Es en ese contexto, en 1992, que Rothbard escribe el artículo "Populismo de derecha: una estrategia para el movimiento paleo", que comienza así: "Bueno, finalmente lo hicieron: derrotaron a David Duke". Poco después, agrega: "Hizo falta una campaña de miedo masiva, no sólo invocando las viejas imágenes del Klan y Hitler, sino también, más concretamente, una amenaza virtual de boicotear Luisiana, de retirar a los turistas y convenciones, perder puestos de trabajo por las empresas que abandonan el estado". Y sigue: "Pero aún así: David Duke se llevó el 55% del voto blanco. Perdió en el ballotage porque la campaña del miedo generó una masiva convocatoria de votantes negros". Pero, ¿quién era David Duke, el populista de derecha que buscó ser gobernador de Luisiana y cuya derrota generó los lamentos del intelectual libertario?

La curiosa historia de David Duke, el candidato que defendió Rothbard

Duke nació en 1950, y comenzó su carrera política de una forma similar a Rothbard: militando en contra del fin del apartheid en el sur de Estados Unidos. Fue mucho más precoz, y se sumó a las filas de la ultraderecha estadounidense a la tierna edad de 14 años.

Con el pasar de los años, Duke sumó prejuicios a su espalda. De la mera militancia anti-negra, bastante común en aquellos tiempos, pegó el salto al antisemitismo y, poco después, directamente al nazismo. Para cuando terminó la secundaria, ya se había sumado al Ku Klux Klan, la organización racista y violenta que intentó, mediante asesinatos y atentados terroristas, frenar el movimiento de los derechos civiles de mediados del siglo XX, encabezado por líderes como Marthin Luther King y Malcolm X.

Militó, también, en el Partido Nacional Socialista del Pueblo Blanco, y se hizo conocido por hacer cosplay con uniformes nazis y organizar fiestas por el cumpleaños de Adolf Hitler. En 1974, fundó la rama de Luisiana de los Caballeros del Ku Klux Klan y, en 1976, fue nombrado Grand Wizard (o Gran Mago) de la organización nacional, el extraño título que esta da a sus líderes.

Compitió en varias elecciones, tanto presidenciales como legislativas, para distintos cargos. En 1990 tuvo su campaña más exitosa, cuando intentó ser gobernador de Luisiana. Buscaba representar los intereses de la "mayoría blanca", aunque decía haber abandonado el Klan y sus creencias nazis. Sacó el 32% de los votos en la primera vuelta, quedando como el candidato republicano para el estado. En la segunda vuelta, apenas sumó 6 puntos, y sacó 38% contra el 60% de Edwin Edwards, del Partido Demócrata. Una pena, esa derrota del líder neonazi, o al menos lo fue para Murray Rothbard, teórico de cabecera y tocayo del perro de Javier Milei.

Está pasando