Lunes, 15 de Julio de 2024 Cielo claro 6.8 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 6.8 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $960
Dólar Blue: $1500
Mundo

Un hombre murió luego de ser "comido vivo" por insectos en una celda

Lashawn Thompson estaba desplomado, inconsciente, en una celda de la cárcel del condado de Fulton, Atlanta, Estados Unidos, cuando un oficial carcelario fue a ver qué pasaba con él en septiembre del año pasado. La celda estaba tan sucia y llena de insectos que los trabajadores debieron entrar cubiertos por un traje de seguridad para lidiar con materiales peligrosos, según consta en los registros de la cárcel.

Los oficiales no lograron reanimar a Thompson, donde llevaba encerrado tres meses. Estaba en la sección de la cárcel reservada para pacientes psiquiátricos. La autopsia no logró determinar con precisión la causa de su muerte, pero el informe describió una infestación "extremadamente grave" de pequeños insectos en el cuerpo de Thompson. De acuerdo a este, el hombre de 35 años tenía la cara y las extremidades superiores e inferiores repletas de cortes y lesiones provocadas por las repetidas picaduras y mordidas de los insectos.

Por eso, para la familia de Thompson la causa de su muerte es clarísima. Michael Harper, el abogado de la familia, afirmó en un comunicado que a él se lo "comieron vivo" insectos y chinches. El comunicado vino con fotos de la cárcel, e imágenes muy fuertes del propio Thompson y su celda. Además, exigió una investigación penal sobre la muerte del hombre de 35 años, y el cierre y la sustitución de la cárcel en que falleció.

Brad McCrae, el hermano de Thompson, afirmó en diálogo con el Washington Post que su familia está sumamente angustiada por las condiciones detalladas en el informe sobre la muerte del hombre, y por las fotos que muestra la extensión de la infestación en el cuerpo de Thompson. Además, explicó que decidieron mostrar las fotos al público para ilustrar los abusos que sufrió. "Te rompe el corazón", afirmó McCrae. Siguió: "Las fotos son realmente horribles, son difíciles de ver".

Con el pasar de los días, ya renunció toda la plana mayor de la dirección de la cárcel. El Sheriff de Fulton, Patrick Labat, les pidió la renuncia y afirmó: "Es claro para mí que es el momento, urgentemente, de poner la casa en orden". Además, aseguró que se vienen "grandes cambios" en la prisión en que se produjo esta terrible muerte.

Está pasando