Miércoles, 12 de Junio de 2024 Nubes 15.3 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 15.3 °C nubes
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1295
Política

Sergio Berni fue agredido en la protesta de colectiveros y terminó sangrando

Berni

Un chofer de la línea 620 de colectivos de La Matanza murió hoy a la madrugada en medio de una balacera entre ladrones y un policía, y todas las líneas de la zona oeste del conurbano están parando para reclamar por mayor seguridad. No solo esto, sino que muchos colectiveros están protestando en el cruce entre la General Paz y la Ruta 5. Allí, agredieron a Sergio Berni, quien había ido hasta el lugar de los hechos para levantar el paro.

El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, que llegó en helicóptero a la protesta, recibió un botellazo en la cara y fue encerrado por muchos compañeros del chofer asesinado. De esta manera, también le pegaron una piña en la cara y le tiraron palazos. En este sentido, terminó sangrando después de la agresión que recibió en la cara.

Berni terminó con heridas visibles en su cara y por momentos parecía que podía perder el equilibrio como consecuencia de la golpiza de los colectiveros, que se mostraron muy enojados con el funcionario. Personal de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires llegó al lugar de los hechos e hizo un cordón contra un paredón para proteger al ministro bonaerense. No solo esto, sino que llegó la Infantería y se vivieron momentos de mucha tensión.

Allí, en el medio de las corridas, la Policía tiró gas pimienta para dispersar a los choferes que estaban muy cerca del ministro de Seguridad de la Provincia y lo lograron. Además, un oficial le puso a Berni un casco de ciclista para protegerlo de los botellazos y piedrazos que le estaban tirando.

Foto: Maxi Failla.

Después de eso la Policía Metropolitana -que reprimió a los colectiveros- lo sacó de la zona de la protesta contra su voluntad para preservar su integridad física, aunque se lo pudo ver lastimado. "No me quiero ir", atinó a decir el funcionario, mientras se lo notaba enojado porque pretendía quedarse allí.

Está pasando