Jueves, 25 de Abril de 2024 Cielo claro 14.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 14.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1035
Mundo

Antes de morir, Benedicto XVI reveló el motivo de su renuncia al papado

El Papa emérito Benedicto XVI envió una carta semanas antes de morir el 31 de diciembre pasado a su biógrafo, en donde reveló el motivo central de su renuncia en 2013. La misma fue publicada hoy en un semanario de Alemania, y destaca que Joseph Ratzinger sufría un importante insomnio que lo acompañó durante todo su papado.

Ratzinger le envió la carta a Peter Seewald el 28 de octubre, casi dos meses antes de morir a los 95 años. En el escrito, revelada por el semanario Focus, el Papa emérito explicaba que su renuncia tuvo que ver con "el insomnio que lo acompañaba sin interrupción desde las Jornadas Mundiales de la Juventud de Colonia", que tuvieron lugar en agosto de 2005, meses después de haber sucedido a Juan Pablo II.

Ratzinger renunció a ser Papa porque sufría de un importante insomnio que combatía con somníferos. Esos medicamentos le provocaron incidentes y decidió dejar su lugar.

Su médico personal le recetó por entonces "remedios potentes", que en un primer momento le permitieron mantener la carga de trabajo. Pero según Benedicto XVI, los somníferos alcanzaron sus "límites" con el paso del tiempo. Además, la ingesta de esos medicamentos le provocaron un incidente durante un viaje a México y Cuba en marzo de 2012.

Una mañana, Ratzinger notó que su pañuelo estaba "totalmente empapado de sangre". "Debí de golpearme por algún lado en el baño, y me caí", escribió el pontífice. El médico que lo atendía hizo que las heridas no fueran visibles, y otro médico personal insistió después en que se le redujeran los somníferos. Igualmente, le aconsejó que sólo se dejara ver por la mañana durante sus viajes al extranjero.

En la carta, el alemán dijo ser consciente de que estas restricciones médicas "sólo eran sostenibles por un período corto de tiempo". Fue por esto que decidió renunciar en febrero de 2013, meses antes de las Jornadas Mundiales de la Juventud de Río de Janeiro, que no se veía capaz de "afrontar". Así fue como terminó eligiéndose a Jorge Bergoglio -Francisco I- para que lo sucediera.