Martes, 23 de Abril de 2024 Nubes 18.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 18.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $916
Dólar Blue: $1025
Mundo

Detuvieron a Greta Thunberg tras una protesta contra una mina de carbón en Alemania

La activista ecologista Greta Thunberg fue detenida junto a otros manifestantes durante una protesta contra la ampliación de una mina de carbón en el oeste de Alemania. La policía explicó que permanecer en ese lugar era peligroso, por lo que se procedió a llevarse una a una a las personas que participaban en la acción de protesta que ya lleva varios días.

Minutos antes del arresto, Thunberg había sido desalojada por la fuerza de la mina de Garzweiler, donde activistas bloqueaban las inmediaciones del pueblo de Lützerath, desmantelado para ampliar una mina de lignito. Tanto a la joven activista como al resto de sus compañeros se los transportó -a upa- unos 50 metros fuera del lugar y se procedió a controlar sus documentos de identidad.

El centro de la protesta fue Lützerath, que quedó acordonada tras demolerse sus casas, granjas y construcciones de madera. Durante varios días, centenares de activistas se resistieron a su desalojo, en medio de un fuerte despliegue policial. De hecho, la propia sueca había estado presente el fin de semana pasado.

Greta Thunberg fue detenida junto a otros manifestantes durante una protesta contra la ampliación de una mina de carbón en Lützerath, al oeste de Alemania.

El operativo se dio por finalizado ayer, luego de que los dos últimos activistas que se habían atrincherado salieran voluntariamente. Sin embargo, hoy hubo nuevas acciones en otros puntos de la región, mientras que un grupo de hasta 70 activistas protagonizaba otra protesta, entre ellos Thunberg.

Según reportes oficiales, casi 300 militantes ambientales fueron evacuados de Lützerath a lo largo el operativo. Si bien se trataba de una manifestación pacífica, hubo varios incidentes con las autoridades, que no dudaron en usar cañones de agua y gas pimienta para frenar a quienes intentaban esquivar las barreras policiales para acceder al borde de la mina a cielo abierto.

Las autoridades dijeron que los activistas buscaron deliberadamente la confrontación y desde el gobierno condenaron los actos de resistencia, que según el Ministerio del Interior llegó a ser violenta y obstaculizó la labor de los equipos sanitarios. Los movimientos medioambientales convocantes, en cambio, aseveraron que los policías actuaron con una contundencia desproporcionada, incluidos golpes de bastón en la cabeza.