Viernes, 30 de Septiembre de 2022 Nubes dispersas 16.3 °C nubes dispersas
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes dispersas 16.3 °C nubes dispersas
 
Dólar BNA: $154
Dólar Blue: $288
Sociedad

SERPAJ defendió a Adolfo Pérez Esquivel y a los organismos de derechos humanos, pero Pablo Salum volvió a la carga

Pérez Esquivel

El Servicio Paz y Justicia de Argentina respondió a las acusaciones de Pablo Salum, quien aseguró que varios referentes y organizaciones de derechos humanos de Argentina encubrieron la acción delictiva de la Escuela de Yoga y presionaron para mantener su impunidad.

El SERPAJ publicó un comunicado en el que condena los hechos hoy conocidos públicamente tras la investigación judicial que desbarató la secta y expresa su "preocupación y rechazo a los ataques", "basados en mentiras y difamación" a su presidente Honorario, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, y "a otros organismos de DDHH".

En el documento, que fue compartido por la cuenta del propio Pérez Esquivel, SERPAJ asegura que se manifestó "de buena fe" en 2002, "solicitando información de agresión física que sufrieron integrantes de esa organización (la Escuela de Yoga)", que según la información con la que contaban, "se trataba de personas a las que la justicia había sobreseído de varias acusaciones".

Ante el comunicado, Pablo Salum manifestó rápidamente su repudio con un largo hilo de Twitter que tituló "¡VERGUENZA E IMPUNIDAD!", en el que asegura que Pérez Esquivel, SERPAJ y todos los organismos mencionados "les están mintiendo al pueblo argentino", debido a que "la operatoria desplegada fue de tomar acciones constantes con el fin de encubrir, apoyar y otorgar impunidad a la organización coercitiva".

Según denunció Salum, sus acusados "presionaron al poder político y judicial, manipularon a la opinión pública, mintieron en el congreso de los EEUU para engañar, manipular y lograr que este paisa presione y vulnere la soberanía Argentina para otorgar impunidad absoluta a una Organización tratante pederasta".

Y aseguró que las organizaciones de derechos humanos- en las que incluyó a Abuelas y Madres de Plaza de Mayo- "traficaron influencias para liberar a Juan Percowicz, líder de esta organización coercitiva pederasta, tratante y asesina. Impulsaron FALSAS DENUNCIAS por narcotráfico en contra de los padres y otras víctimas que querían recuperar a sus hijos".