Domingo, 26 de Mayo de 2024 Cielo claro 8.5 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 8.5 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $932
Dólar Blue: $1220
Columnistas

Hermanos en armas: la historia del Tratado Sykes Picot, que dividió a Medio Oriente en dos

Por Leticia Martínez

Medio Oriente se suele asociar al caos y a la guerra. El histórico conflicto entre Palestina e Israel, el surgimiento del Estado Islámico, la persecución de minorías kurdas en varios países de la región o la invasión a Irak son algunos de los hechos que generaron el mote de región conflictiva. Varios analistas encuentran el origen de las disputas por territorio o por etnia en el Tratado de Sykes Picot, que dividió a la región en los países que hoy lo conforman. ¿De qué se trató el convenio? ¿Es el responsable de los desacuerdos regionales?

Cosa de diplomáticos

Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, el Imperio Otomano controlaba Medio Oriente. Fue con el apoyo de las potencias occidentales que parte de los habitantes de la zona combatieron, junto a británicos y franceses, en búsqueda de su independencia del dominio turco. O al menos esa fue la promesa que recibieron, a cambio de combatir a su lado.

“Los británicos formaron y le dieron armas (a los habitantes de Medio Oriente) para que se independizaran de los otomanos. Las potencias aliadas promovían y apoyaban las revueltas. De hecho, fue Mark Sykes, el diplomático británico, quien diseñó la bandera de la revuelta árabe”, explicó a Diario Con Vos Ignacio Rullansky, coordinador del Departamento de Medio Oriente del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI) de la UNLP, sobre el apoyo que recibieron los habitantes de la región.

Mark Sykes y Francois Picot, los artífices del tratado secreto que lleva sus nombres.

Una vez finalizada la guerra y derrotado el Imperio Otomano, los habitantes del Levante y Mesopotamia no obtuvieron su independencia. Mientras franceses y británicos alentaban los movimientos que se oponían a los otomanos, planificaban a la par la división de la región. Diplomáticos de ambos países, con alguna participación de otros como el Imperio Ruso, negociaron lo que se conoció como Tratado de Sykes Picot, por el cual partieron la zona en protectorados bajo su control.

En el  acuerdo que lleva los nombres de los dos diplomáticos que lo firmaron, Sykes y el francés François Georges Picot –quien luego fue embajador en Argentina– negociaron en secreto la división de la región en dos. El noroeste quedaría bajo administración francesa, como es el caso de los protectorados de Siria o Líbano, entre otros, y la parte del sureste para el Reino Unido, con control sobre Irak o Palestina.

El Tratado sentó las bases para la futura división de Israel y Palestina que explica todos los conflictos posteriores” (Ignacio Rullansky, coordinador del Departamento de Medio Oriente, IRI-UNLP)

“La idea de Francia y Reino Unido era ser que se independizaran pero como Estados tutelares, para apoderarse de la región y asegurarse el paso por el Mar Rojo, consolidar todo el dominio sobre el Canal de Suez y el Golfo de Akaba. De esa manera, se aseguraban las rutas de comercio y pase logístico de tropas y diplomáticos por el Mar Arábigo y por el Océano Índico, claves para dominar las colonias de la India y las colonias francesas del sudeste asiático”, aseguró Rullansky, sobre el claro rol e intereses de las potencias en la región.

Una aclaración válida es que al mencionar Medio Oriente u Oriente Próximo, en general se hace referencia a Jordania, Siria, Irak, Líbano, Palestina, Israel, Arabia Saudita, entre otros. En algunas ocasiones las divisiones también incluyen países como Turquía, Egipto e Irán. La región que abarca el Tratado de Sykes-Picot es solo una parte de la zona que se menciona así.

¿Origen del conflicto?

Tras la derrota del Imperio Otomano, los países de Medio Oriente pasaron algunas décadas bajo los protectorados francés y mandatos británicos hasta lograr finalmente su independencia y creación de los Estados más parecidos a lo que son hoy. Sin embargo, durante y después de la tutela europea la región va a estar marcada por conflictos bélicos, por cuestiones territoriales, étnicas o intereses externos que van a desencadenar en nuevos conflictos, como la invasión estadounidense a Irak.

“El Tratado hace que distintos grupos etnonacionales y etnoreligiosos convivan dentro de los límites de Estados nación que no habían existido antes en la región. No había habido Estado nación ni concepto de ciudadanía en Medio Oriente, como lo entendemos en Occidente”, agregó Rullansky. Quizás uno de los casos más claros de la división arbitraria tiene que ver con el pueblo kurdo, que quedó esparcido en cuatro países, donde fueron generalmente perseguidos como minoría. Además de otra promesa que se les había hecho de un Estado para esa etnia.

La última escalada del conflicto israelí-palestino, en mayo pasado.

El caso israelí palestino, territorio que estuvo bajo mandato británico y, tras la salida del imperio, la ONU dividió en dos, es hasta hoy uno de los principales focos de conflicto en la región. “Israel y Palestina tienen otros factores, que no están tan directamente relacionados con el acuerdo o no se explican sólo por él, pero sí es cierto que el Tratado sentó las bases para esa división futura que explica todos los conflictos posteriores”, agregó Rullansky.

En 2014 los yihadistas de Estado Islámico difundieron una imagen donde habían destruido las fronteras entre Siria e Irak: la consideraban una creación de las potencias occidentales en el Tratado de Sykes Picot.

En su libro La disputa por el control de Medio Oriente, Ezequiel Kopel recuerda que en el 2014 los yihadistas del Estado Islámico difundieron una imagen donde habían destruido las fronteras entre Siria e Irak, por considerar que había sido una creación de las potencias occidentales en el Tratado de Sykes Picot. El especialista suma un factor al hecho histórico en sí, que es dejar de ver una “eterna inocencia” de los nativos. Algo que surge como relevante para entender que, en general, las desavenencias no se explican por un solo hecho.

El mapa muestra la Línea Sykes Picot, trazada en 1916. En castellano, en orden: "Turquía". "Control francés". "Zona de influencia francesa". "Zona de influencia británica". "Control británico". "Líbano". "Control Internacional". "Egipto, Jordania, Siria, Irak, Arabia Saudita".

Es difícil establecer qué genera con exactitud los conflictos regionales que persisten hasta hoy, pero se hace imposible analizar lo que sucede en la región sin contemplar cómo jugaron los intereses externos, sin dejar de ver también el rol de la dirigencia regional. En ese sentido, el caso de Sykes Picot surge como un hecho trascendental para entender o enmarcar las desavenencias regionales de Medio Oriente.