Viernes, 19 de Abril de 2024 Nubes dispersas 17.4 °C nubes dispersas
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes dispersas 17.4 °C nubes dispersas
 
Dólar BNA: $913
Dólar Blue: $1025
Deportes

Adolfo Hirsch, el argentino que juega en la Selección de San Marino: "No pienso volver al país"

Por Nacho Barrios

Adolfo Hirsch llegó en agosto de 2009 a San Marino desde Guerrico, provincia de Buenos Aires. Compañeros de su etapa como deportista en Juventud de Pergamino, club en el que debutó, le sugirieron que probara suerte en este país de Europa, que tiene solo 33.553 habitantes.

"La idea era estar un tiempo y volvernos", confesó Adolfo a Diario Con Vos. Sin embargo, sus planes se modificaron radicalmente. Su novia arribó al país europeo en marzo siguiente, cuando él consiguió equipo. Hoy lleva 12 años jugando al fútbol allí, tiene dos hijos (Bastian de 8 años y Milo de 2) y representa a la selección local.

Pero, ¿de qué trabaja? En paralelo a su actividad deportiva, trabaja en un empresa que fabrica muebles para viviendas. "Hace 10 años que trabajo ahí, siete horas por día de lunes a viernes. No se me junta con el fútbol, porque los entrenamientos acá son a la noche y me da la posibilidad de tener todo el día libre".

Dante Rossi y Adolfo Hirsch
Dante Rossi y Adolfo Hirsch, los dos argentinos que representan a la selección de San Marino.

San Marino es un Estado enclavado –cuyo territorio se encuentra plenamente situado dentro de otro país– en Italia. Por eso, culturalmente conserva muchas similitudes con los "tanos" y, aunque no forma parte de la Unión Europea, también se maneja con el euro. El delantero naturalizado sanmarinense consiguió la ciudadanía a través de la rama materna de su árbol genealógico.

"Con nuestros trabajos, el de mi señora y el mío, y el fútbol a mí me alcanza. Te podés dar gustos normales, no es que te vas de vacaciones tres veces por año. Yo este año tuve la posibilidad de irme de vacaciones una semana, pero re gasolero".

Sobre su estilo de vida en Europa, Hirsch contó: "A mis hijos no les falta nada. Si tenés que comprar ropa, zapatillas o alimentos, no te fijás cuánto sale. No existe comprar en cuotas acá. Si un mes se te rompió el lavarropas y te tenés que comprar otro, lo comprás. No es que lo sacás en cuotas y lo tenés que pagar en un año. No sos millonario ni hacés vida de rico, pero económicamente se está muy tranquilo".

No existe comprar en cuotas acá. Si un mes se te rompió el lavarropas y te tenés que comprar otro, lo comprás."

"Cuando voy de vacaciones a Argentina veo que las cosas cuestan como las pagamos nosotros acá. Comprar una Coca-Cola en Argentina me cuesta como comprarla acá", precisó el futbolista. También, en relación a lo deportivo, manifestó: "Cuando llegué la liga de acá tenía el nivel de un Federal A, la cuarta división del fútbol argentino".

Por otra parte, enfatizó su presente con la selección local: "Jugar en la selección de San Marino fue un sueño. Era algo que quería: cuando llegué y vi que las posibilidades estaban, porque yo había hecho inferiores en Banfield y venía con buen nivel. Cuando me llamaron y me tocó estar ahí adentro y entrenar, me sentí un privilegiado".

La selección de fútbol de San Marino tiene 30 años de existencia y nunca ganó un partido oficial. En 2004, obtuvo su primera victoria contra Liechtenstein en un amistoso. Hirsch debutó el 10 de agosto de 2011. Fue en un partido frente a Rumania, quien les ganó por un tanto contra cero. El nacido en Guerrico ingresó en el minuto 81. Desde aquel entonces disputó otros 45 juegos, en los que, hasta el momento, no anotó goles.

"Con Inglaterra jugué tres veces. Así que me enfrenté con jugadores muy buenos: Raheem Sterling, Wayne Rooney, James Milner, John Stones y otros que se te vengan a la mente. Son jugadores que solamente te cruzás en la Play". Este año, Hirsch volverá a jugar en Folgore -equipo en el que se desempeñó entre 2014 y 2018-. Sin embargo, "no sé hasta cuándo voy a jugar", admite, porque ya tiene 35 años y asegura que "se hace pesado entre el trabajo y la familia".

Adolfo Hirsch
Adolfo Hirsch marcando a Raheem Sterling, figura del Manchester City.

Volviendo con los nombres rutilantes con los que coincidió en una cancha, entre los que destacan Romelu Lukaku, Luka Modric y Eden Hazard, además de los ya mencionados, el de Pergamino precisó: "Lo que más me sorprendió es el respeto que te tienen esos jugadores, que son fenómenos. Me ha tocado en la Argentina estar jugando y que te sobren o te cancherean. En cambio, en este nivel nunca me pasó, ninguna selección viene y te humilla. Si te pueden hacer 10 goles, te los hacen".

Sobre su futuro, Hirsch contó: "No pienso en volver a Argentina. Quizás, si me lo preguntabas hace 4 o 5 años, me lo pensaba, pero hoy en día no. Tengo a mis nenes que tienen su vida acá, y no es algo que me vuelva loco volver. Quiero seguir jugando acá hasta que el físico me dé. Le aconsejo a todo aquel que tenga la posibilidad de venir, que venga. Es otra realidad, otro mundo. Tengo a mi familia allá y sé lo difícil que es el día a día".

Por último, invitó a quienes quieran emigrar hacia esas latitudes. "Mi consejo a cualquiera que tenga la posibilidad de venir es que venga. Se vive otro mundo, comparado con lo que es Argentina. Mi otro consejo es que tengan los papeles al día, que tengan el pasaporte italiano o sanmarinense. Sin los papeles. acá es imposible, porque no podés entrar y trabajar en negro. hacen muchos controles y prácticamente no existe trabajar en negro".

Está pasando