Miércoles, 08 de Febrero de 2023 Cielo claro 27.3 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 27.3 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $197
Dólar Blue: $377
Salud

Hipo: qué lo provoca, cuándo es riesgoso y la utilidad de los remedios caseros

Tras estar 10 días con hipo y dolor abdominal, en las últimas horas internaron al presidente de Brasil Jair Bolsonaro. Pero ¿ cuáles son las causas que provocan el involuntario movimiento?, ¿ cuándo es riesgoso?, ¿sirven los remedios caseros como aguantar el aire, tomar un vaso de agua y los sustos?

El diafragma desciende cuando inhalamos para que los pulmones se llenen de aire y sube cuando exhalamos para facilitar la salida de aire de los pulmones. Cuando este mecanismo se altera y el diafragma sube o baja antes de lo normal, la respiración se hace diferente, provocando el hipo.

Estos espasmos involuntarios del diafragma que, por lo general, duran poco no suelen representar un signo de algo grave. Puede tener causas que no se deben a una enfermedad subyacente y más bien se lo asocia a beber o comer demasiado rápido, consumir bebidas gasificadas, alcohol, fumar o masticar chicle. Algunos tratamientos invasivos como la quimioterapia o la utilización de ciertas medicaciones pueden producir acidez y también episodios de hipo.

El hipo puede afectar a personas de todas las edades, inclusive a los fetos y es muy común en los bebés hasta los seis meses de edad.

¿Cuándo es peligroso?

Si dura menos de 48 horas se considera ataque de hipo o hipo recurrente,  más de 48 horas pero menos de un mes se denomina persistente. Se diagnostica como refractario o rebelde si se mantiene durante más de un mes y ahí es necesario consultar al médico para que investigue sus posibles causas.

La causa más frecuente del hipo persistente son las enfermedades gastroesofágicas. A veces puede ser manifestación de alguna enfermedad subyacente o signo de alarma de alguna complicación, como por ejemplo una dehiscencia de sutura en un postoperatorio.

La causa más frecuente del hipo persistente son las enfermedades gastroesofágicas y, a veces, puede ser la manifestación de alguna enfermedad subyacente.

Además si el hipo persiste por un tiempo muy prolongado, al paciente se le puede generar una herida. Los músculos se pueden desgarrar y ha habido algunos casos donde se presentaron desgarros en el esófago.

¿ Sirven los remedios caseros?

Tomar un vaso de agua fría, o darle siete sorbos, o beberlo doblando el cuerpo hacia adelante. Contar hasta 29 sin respirar, comer una cucharada de azúcar, respirar repetidamente dentro de una bolsa de papel, tomar una cucharadita de limón o un poco de vinagre. Y el más usado: que te asusten y estés realmente desprevenido (aunque no se  recomienda con  todas las personas y aseguran que no hay que probarlo en los niños).

Pero ¿cuál de todas estas "curas" está respaldada por evidencia científica? 

El primer grupo son los métodos que aumentan los niveles de dióxido de carbono en la sangre, lo que reprime los espasmos del diafragma. Estas técnicas incluyen aguantar la respiración o respirar dentro de una bolsa de papel. Pueden ser efectivas a veces, pero los investigadores no saben bien por qué. Algunos piensan que es una forma de distraer al cuerpo de manera que se preocupa por el aumento de CO2 en vez de los espasmos, otros se preguntan si el hipo no es resultado de niveles bajos de CO2, con lo cual si éste aumenta, el hipo se suspende.

Otro remedio es hacer algo que estimule al nervio vago, que corre desde el cerebro hasta el estómago, coordinando el respirar con el tragar. Este nervio está implicado en el proceso de hipar, pero uno puede interrumpir la cadena de eventos estimulándolo para que envíe señales al cerebro diciéndole que atienda esta nueva sensación en vez del hipo. En esta línea se recomiendan métodos como tragar rápidamente agua, morder un limón o comer hielo picado. 

La idea es distraer al cuerpo haciendo que algo dramático le suceda. Y la misma lógica aplica cuando a uno le pegan un susto.

Se piensa que el récord mundial del ataque más prolongado lo tiene un estadounidense llamado Charles Osborne, quien empezó a hipar en 1922 y no paró hasta febrero de 1990 ¡un total de 68 años!

Está pasando