Sábado, 28 de Enero de 2023 Niebla 22.2 °C niebla
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Niebla 22.2 °C niebla
 
Dólar BNA: $193
Dólar Blue: $386
Mundo

Pedro Castillo cerró su campaña en Perú y ratificó su idea de expulsar extranjeros que "falten el respeto"

El candidato a presidente peruano Pedro Castillo cerró su campaña electoral este jueves. Pese a las restricciones sanitarias, realizó un acto con miles de personas. Le habló a sus seguidores desde el balcón de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), desde donde les pidió "que cuiden el voto" durante las elecciones.

El candidato repitió algunas de sus múltiples promesas, entre las que se encuentra la expulsión de ciudadanos extranjeros. "Mientras del otro lado traen a personalidades para llenar al pueblo peruano con ciudadanos de otros países, acá ratificamos que el 28 de julio, a través de un decreto supremo, le daremos 72 horas de plazo a los ciudadanos de otros países que han venido a falta el respeto" expresó el candidato de Perú Libre. No es la primera vez que Castillo habla del tema. En mayo, el dirigente sindical dijo: "Cómo es posible que se hayan abierto las fronteras de la patria sin ningún filtro. Es necesario ordenar la casa, ordenar el país".

Que se vea concretado el clamor del pueblo de acá a unas cuantas horas"

Originalmente, el equipo de Castillo planeaba realizar el acto en la plaza San Martín, una de las más importantes y representativas de Perú. El gobierno, sin embargo, prohibió esta movilización, arguyendo razones sanitarias. Perú acumula, al día de hoy, más de 180.000 muertos a causa del Covid.

Durante su cierre de campaña, Castillo pidió que "se vea concretado el clamor del pueblo de acá a unas cuantas horas". El candidato se refería a las elecciones de este domingo. En estas, enfrentará a Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori y candidata por el partido Fuerza Popular. Es la tercera vez que ella intenta llegar a la presidencia del Perú. Según las últimas encuestas, la situación está pareja entre ambos candidatos, si bien Castillo tiene una ligera ventaja.

Keiko Fujimori, la contrincante de Pedro Castillo en las elecciones del domingo.

"El día 6 de junio, no nos dejemos robar la esperanza de este pueblo, no nos dejemos robar este sueño" arengó el dirigente sindical. Llamó a los peruanos a "recuperar la riqueza del país", antes de enviarle su "más sincero reconocimiento" a los docentes, a los obreros, y a sus "hermanos ronderos". Estas son organizaciones de guardias campesinos que se armaron para enfrentar a delincuentes rurales y grupos guerrilleros. En su momento, Castillo participó en uno de estos grupos de autodefensa comunitaria.

Este será un gobierno del pueblo para reivindicar al pueblo, al campesino, a la agricultura, a los pescadores". 

En su último discurso antes de las elecciones, Castillo insistió con declararle "la guerra a la delincuencia" y su postura anticorrupción. "Este será un gobierno del pueblo para reivindicar al pueblo, al campesino, a la agricultura, a los pescadores. Todo es posible, y será posible por la voluntad De Dios".

En ese "todo es posible" entra una de sus promesas de campaña más polémicas en Perú. Castillo plantea "convocar a una Asamblea Nacional Constituyente" y cambiar la constitución. Esta es una jugada típica de los gobiernos de izquierda en la región. Fue el primer objetivo político de Evo Morales cuando él ganó las elecciones en Bolivia, y uno de los primeros pasos de Hugo Chávez al llegar al sillón presidencial. La constitución de Perú fue sancionada en 1993, durante el gobierno de Alberto Fujimori. Un año antes, él había cerrado el congreso, y al día de hoy hay personas que discuten la legalidad de ese proceso constituyente.

Además, el representante de Perú Libre en estas elecciones se comprometió una vez más a que todos los peruanos mayores de 18 años estén vacunados contra el COVID-19 antes del próximo 31 de diciembre. Al mismo tiempo, Castillo reiteró que su gobierno impedirá "que en un país tan rico, nuestros hijos estén con hambre", acompañando esto con el anuncio de su renuncia al sueldo vitalicio presidencial, y una reducción del sueldo de los ministros y congresistas.