Lunes, 15 de Abril de 2024 Muy nuboso 21.9 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 21.9 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $912
Dólar Blue: $1010
Policiales

Un empresario uruguayo apareció muerto de un tiro en el pecho y su ex confesó el crimen

Durante la madrugada, el empresario Gonzalo Aguiar fue asesinado por su ex pareja de un disparo en el pecho, en su propiedad "La Maison" de Punta del Este. Aguiar estaba bajo investigación de la Fiscalía de Delitos Económicos por una estafa a la planta procesadora de cáñamo medicinal Boreal, en Salto. Su ex confesó el crimen.

Al llegar al lugar, la Policía encontró al empresario con un tiro en el pecho. Según sus primeras investigaciones, la asesina fue ni más ni menos que su ex pareja, una mujer de 26 años. Fue ella quien alertó a las autoridades de la situación cerca de las 4 de la mañana. Los primeros análisis indican que Gonzalo Aguiar murió por un shock hipoglucémico.

Según las investigaciones, la mujer habría forzado la cerradura de la casa donde se encontró con Aguiar y habrían tenido una discusión fuerte. Esto desencadenó de manera fatal: ella agarró una 9 milímetros y le disparó.

Al momento del crimen, estaba presente el papá de la chica de la expareja del empresario y una mujer que estaba con la víctima, por lo que de entrada ya podría haber dos testigos. Hasta el momento, la joven de 26 años es la única detenida, ya que confesó el crimen. Ella y Aguiar habían tenido un hijo hace 7 meses.

Gonzalo Aguiar compró "La Maison" -una propiedad de 1.718 metros cuadrados- en 2021. Se trata de una construcción hecha en un terreno de 6 mil metros cuadrados, con tres pisos, seis habitaciones en suite, baños con jacuzzi, pileta, playroom, gimnasio y un área de servicio.

En septiembre de 2020 -meses antes de comprar la propiedad-, Aguiar junto al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou inauguró la planta de procesamiento de cáñamo medicinal de Salto, convirtiéndose en la más grande de Latinoamérica. Con una inversión de capitales de Canadá, enlazaba la capacidad agrícola y la producción primaria con las “fortalezas” de Uruguay y la “capacidad de generar empleo de alta calidad”, según había declarado Omar Paganini, ministro de Industria.

Este negocio terminó mal: tres años después la planta cerró de un día para el otro y echó a todos los empleados por WhatsApp. Además, los accionistas canadienses denunciaron al empresario penalmente, lo destituyeron de su cargo como director e intervinieron en la empresa. A Gonzalo Aguiar se lo investigaba por una estafa de más de 17 millones de dólares.

Está pasando