Lunes, 22 de Abril de 2024 Nubes 18.5 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 18.5 °C nubes
 
Dólar BNA: $914
Dólar Blue: $1015
Sociedad

La jueza María Servini denunció a una empleada suya que se tomó licencia médica durante 12 años: cobraba sin trabajar y viajaba por el mundo

maría servini

La jueza María Servini denunció penalmente a una de sus empleadas. Y es que esta mujer fue a trabajar solamente 414 veces en 11 años porque se tomaba licencias presuntamente por enfermedad, pero en realidad subía fotos a sus redes sociales viajando por el mundo. La denuncia será contra ella y el médico que habilitaba estas licencias por defraudación al estado.

Se trata de Gabriela Dunzelmann Novaro, que se desempeña desde hace muchos años como jefa del despacho del juzgado electoral de la Ciudad. Según informó el medio digital Infobae, esta mujer cobraba un sueldo cercano a los $2 millones más antigüedad. Dunzelmann llegó a ese puesto mediante la recomendación de su mamá y, si bien estaba todo bien, hace 12 años que su actitud empezó a cambiar: no le interesaba mucho la rama judicial, sino que se inclinaba más por el mundo artístico.

“Lo mío es el teatro, la escena (...) Ese fue siempre mi error, no dedicarme a hacer lo que me gusta. Nunca me animé a dejar un trabajo seguro, porque eso significa ganar una cuarta parte de lo que yo gano...", admitió en una entrevista ante una junta médica en 2019. Sobre esto, la jueza María Servini dijo: “El problema, claro está, no es esta frustración en sí, sino la forma en que lidió con ella, y los recursos utilizados para continuar percibiendo sus haberes sin tener que trabajar porque, según refirió, la Justicia no colmaba sus expectativas artísticas”.

Según consta en la denuncia, la empleada dijo que “odiaba todo lo que tenga que ver con el Derecho” y que le parecía una “injusticia” que no la hubieran dejado irse un rato antes de su trabajo. “Me enojó tanto esa injusticia, porque por ley nosotros tenemos 10 días en el año para retirarnos antes y me lo negaron y yo no había faltado en todo el año. A todos los acomodados nadie les dice nada y yo que pedí irme un poco antes no me dejaron. Me descompuse por eso y terminé internada“, se agrega.

Y en el mismo documento, se detalla: “Se evidencia falta de actitud reflexiva, especialmente en la justification de su conducta transgresora. Escasa autocrítica, si bien es hipercrítica hacia los demás. Escasa tolerancia a la frustración que la lleva a conductas de ‘acting out’. Refiere que solicitó salir antes de hora y su jefa se lo negó”.

Según los diagnósticos médicos, hay un cuadro de bipolaridad que con una medicación, le permite llevar una vida laboral activa. Sin embargo, la jueza duda de esto después de que enviara a revisar el informe al Borda: "No presenta afección psiquiátrica en curso que le impida desempeñar sus tareas laborales habituales", concluyeron en el centro de salud mental.

“La nombrada habría montado, de manera sistemática y continuada a lo largo del tiempo, todo un elaborado plan alrededor de una posible enfermedad mental al solo efecto de percibir sus haberes sin trabajar, recurriendo a tal fin a licencias por enfermedad de largo tratamiento”, sostuvo la jueza. Pero en esos períodos de enfermedad, la mujer paseó por el mundo “fuera de los lapsos legales” y así lo mostraba en sus redes sociales”, aseguró la denuncia penal.

Durante los períodos de licencia, Dunzelmann subía fotos a Instagram de viaje por distintos lugares del mundo. “Utilizaba los períodos de licencia para poder vacacionar alrededor del mundo fuera de los lapsos legales para eso, jactándose de ello de manera pública en redes sociales”, dice la denuncia. En una de las descripciones de las fotos en Oslo, puso: “Aunque te creas dueña de la vida de la gente, la mía no la manejás vos”, y creen que podría ser un mensaje para María Servini.