Viernes, 21 de Junio de 2024 Nubes 13.7 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 13.7 °C nubes
 
Dólar BNA: $945
Dólar Blue: $1300
Policiales

Un proveedor de Los Monos contó cómo puede terminar la violencia narco: "Tiene que haber un solo líder"

Julio Andrés Rodríguez Granthon, de 30 años, fue uno de los principales proveedores de Los Monos, uno de los grupos narco que aterrorizan Rosario, durante años. En el 2019 cayó preso y, desde ese momento, vive en la cárcel de Marcos Paz. El narcotraficante, que llegó a comerciar hasta 400 kilos de cocaína por mes, aseguró: "La violencia narco en Rosario se va a terminar cuando haya un solo líder, cuando no existan más disputas por el poder y uno solo tome el control".

El traficante de cocaína contó cómo funciona el comercio de su producto en Rosario: "Se está pagando unos 2.800 dólares y fiado 3.300 dólares. Ese es el precio mayorista. Fiado es que nos dan la droga y la pagamos cuando la vendemos. El precio de reventa mío es de 4.000 dólares".

Además, Granthon, de origen peruano, explicó la violencia en la ciudad santafesina: "Las balaceras son por disputas de territorio, por querer ganar clientes. Yo con ese tema no tengo nada que ver. Nunca apunté a la violencia, sino al precio". En diálogo con Clarín, agregó: "Si tenés precio y calidad, tenés asegurados los clientes".

Siguió: "Yo puedo vender a 4.000 dólares el kilo porque la consigo de primera mano... bah, la conseguía. La cosa es que una segunda línea quiere que el cliente le compre a 4.500 dólares el kilo y lo obliga con violencia. Ahí aparecen las balaceras: te empiezan a balear los negocios para que vos compres la mercadería más cara, para copar territorio".

Aseguró: "La violencia en Rosario sucede porque hoy en día los que manejaban búnkeres quieren ser proveedores. Todos quieren ser jefes... Como son gente de barrio, sin educación, hacen uso de la violencia para obligar al cliente a que les compre a ellos, aunque venden más caro".

Además, hablando sobre la relación entre los narcotraficantes y las fuerzas de seguridad, Granthon contó: "En parte, la Policía es responsable de lo que pasa en Rosario. La mayoría de los grupos de los barrios arregla con la comisaría".