Martes, 27 de Febrero de 2024 Muy nuboso 22.4 °C muy nuboso
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Muy nuboso 22.4 °C muy nuboso
 
Dólar BNA: $885
Dólar Blue: $1080
Cultura & Espectáculos

Eruca Sativa, 15 años de rock y un álbum para celebrarlo

Eruca Sativa cumplió 15 años y, después de la gira presentando su último disco, Dopelganga, cierran el año con su primer Movistar Arena el 8 de diciembre. De Córdoba a Buenos Aires, sin interrupciones, una década y media haciendo música.

Volver al rock

Eruca nació a tres años de la tragedia de Cromañón. Tras el ocaso de Omar Chabán, regente del boliche de Once y dueño de los principales puntos que nucleaban a las bandas, el Café Einstein y Cemento, el cambio en la escena cultural fue grande, porque sus locales cerraron inmediatamente después y hubo un repliegue en la forma de tocar con público: de presentarse en grandes centros culturales se pasó a tocar en privado y con capacidad limitada.

Así, la forma de difusión también cambió: ahí la banda de Lula, Branda y Gabriel fue de las pioneras, de las primeras bandas que pasó a la distribución a través de internet y a usar las redes sociales para compartir los trabajos, como MySpace, YouTube y Facebook, de las que se encargaba Lula allá por 2008, cuando sacaron su primer disco, La Carne, con la participación de "Ají" Rivarola y Marilina Bertoldi (que además de ser compositora, cantante, guitarrista, bajista y "la reina del rock", es hermana de Lula).

La carne los llevó a presentarlo por todo el país y a tocar, al año siguiente, en el Cosquín. También fueron pioneras en conformar una banda con mayoría de chicas, porque hasta ese momento, por lo menos en Córdoba, no había nada igual.

Eruca, 15 años en escena

Arrancaron en el under cordobés, Brenda Martín (bajo) y Gabriel Pedernera (batería) ya tocaban juntos desde 2004, después se les sumó Lula (Luisina) Bertoldi (guitarra y voz), aunque con Brenda ya había compartido un proyecto antes, y la conexión musical cuando se probaron los tres fue casi inmediata. Ahí se convirtieron en el power trío Eruca Sativa, porque cada integrante le aporta lo propio y se destaca en singular pero cuando suenan en conjunto crean algo que es más que una sumatoria de partes.

Seis discos más y 15 años de carrera los traen hasta acá, con el corolario de nunca dejar de mutar. La banda de rock alternativo mezcló géneros como el garage rock, el funk, el punk, el post-punk, el pop, el blues y el folklore, entre otros. A día de hoy, conservan ese espíritu antisistema que los caracterizó desde el comienzo. Hace poco Lula le dijo a Mondo Sonoro que, aunque parezca contraproducente, que el rock hoy no sea lo mainstream es lo que lo mantiene pensando, "que no esté en las primeras líneas de los medios o en los charts no significa que no esté vivo, totalmente lo contrario".

eruca sativa

Seis discos más: Es (2010), Blanco (2012), Huellas digitales (2014), Barro y Fauna (2016), Seremos primavera (2019) y, para celebrar los 15 años de trayectoria, Dopelganga (2022), un álbum de 8 canciones con versiones de clásicos de grandes como Silvio Rodríguez, Cerati y Gustavo Pena que los marcaron en su trayectoria como grupo y en su recorrido personal.

Dopelganga, un disco-homenaje

  • Sacaron Dopelganga por los 15 años, ¿Qué los llevó a elegir esas canciones para reversionar?

—Brenda Martin: El disco lo encaramos en principio porque no estábamos listos para ponernos a hacer un disco de canciones nuestras y en ese momento el primer norte que nos pusimos fue 'che, hagamos un disco para festejar los 15 años', estábamos por cumplir cuando lo empezamos a hablar y queríamos elegir una canción de cada país en el que habíamos estado, así elegimos primero el tema de Caifanes, de México ("Afuera"), porque nos pareció una canción que era muy emblemática de nuestra adolescencia, de los 90s, sonaba mucho. Después hicimos de Cuba, una de Silvio Rodríguez ("Ojalá") que la guitarreábamos cuando eramos chicos. Elegimos "Bolero falaz" que jamás nos hubiéramos imaginado hacer un tema así y un día Gabi viene y dice, ‘che, de Colombia se me ocurrió este’ y yo digo ‘sí’, yo era rockera en los 90s y cuando ponían esa canción la entendía como pop, nunca me hubiera imaginado que la iba a tocar pero te la ponés a escuchar, ves la letra que tiene, escuchas a Andrea Echeverri (Aterciopelados) cantar en los 90s una letra así, una adelantada.

Aunque todo el mundo recuerda los versos "Que si vengo, que no voy / Que si estoy, que me pierdo", la canción arranca con una narración de infidelidad rebelde "Labial en la camisa, mi coartada está hecha trizas", que podía ser cantada desde la perspectiva de un varón o podía ser la voz de una mujer cantándole a otra. También tiene una declaración feminista potente "Estoy hasta la coronilla / Tú no eres mi media costilla / Ni la octava maravilla", haciendo un juego con el mito bíblico de la costilla de Adán.

—Brenda Martin: Entonces, todas las canciones tienen algo de eso, de que las escuchamos y nos parece que también se adaptan a la época, que son actuales, les cambiamos por ahí una palabrita a alguna pero en general sentíamos que estaba bueno traerlas de vuelta al presente y ponerles el sonido nuestro, esa era la idea, hacer un disco que sea un disco de Eruca y después así también elegimos "Mandolín", que es un tema que nada que ver, porque Gustavo Pena es un gran poeta, hicimos ese tema porque nos gusta, tiene que ver con que cuando nos juntamos lo guitarreamos, está ahí siempre presente.

Después de esos cuatro se nos cortó la inspiración, porque no teníamos una canción así de Paraguay, no hay una canción que tenga que ver con nuestras vidas, e iba a ser medio forzado si nos poníamos a investigar. Por ahí podía ser, de Chile, alguna de Violeta Parra pero no la sentíamos tan nuestra como para grabarla así que dijimos, bueno, basta con lo de todos los países, hacemos uno que nos guste, cómo no vamos a hacer un tema de Hilda, bueno, agarramos uno de Man Ray ("Sola en los bares") que nos parece espectacular, me falta "El amor es más fuerte" (Tango Feroz) y "Las habladurías del mundo" (Pescado Rabioso) y "Corazón delator" (Soda Stereo) ya los teníamos versionados así que aprovechamos y lo grabamos. Nos faltó cupo (femenino) pero bueno, hay dos mujeres ahí representando. Es que no lo queríamos forzar mucho, realmente son las canciones que nos han influenciado.

  • ¿Fue una selección en grupo o lo fueron construyendo con el aporte de cada integrante, digo, pasó que alguno llegó y dijo, por ejemplo, ‘hagamos esta de Cerati porque a mí me viene acompañando desde siempre’?

—Mira, la de Soda por ejemplo es una que teníamos versionada porque la habíamos hecho en un homenaje a Cerati que se hizo en la TV Pública hace unos años y nos habían hecho elegir una canción de ese disco (Doble vida de Soda Stereo) y elegimos esa en ese momento, no es que era personal sino que nos parecía que con la banda era la mejor que nos podía quedar. Después en este disco, yo "Mandolín" la siento bastante personal, porque me trae a las guitarreadas cuando me voy a Córdoba en el verano y con mi hermana la cantamos, así, por yo estar guitarreándola es que la empecé a guitarrear cuando voy a la casa de Lula, cuando ella viene a casa, y la empezamos así a dos voces. Y "Ojalá", porque es una de las canciones que tocaba en la guitarra cuando iba a la secundaria (Brenda empezó a tocar la guitarra a los 7 y el bajo a los 21). En realidad fue muy sencillo, no hubo tanta discusión en el medio. Algún que otro tema descartamos, por ejemplo, a Lula le gusta mucho Bunbury, había propuesto un tema de Héroes del Silencio, lo probamos y como que no nos quedaba tan bien entonces no lo hicimos y los otros son todos temas en los que coincidimos de una. Dijimos, ¿"Sola en los bares"? Uh, sí, nos metemos al estudio pum la grabamos y sale.

  • El nombre que eligieron para el disco es como un juego con el Doppelgänger, ¿no?, ¿Qué les atrae de la idea del doble?

—Que estas canciones son como versiones de las originales, no pusimos “Doppelgänger”, la palabra igual, porque no es ese el significado exacto pero sí queríamos que te haga pensar en el significado del doble, que incluso puede ser un doble maldito, un doble horrible, que se encuentre el autor con la versión que hicimos y que no le guste nada, viste que está como esa historia de que si te encontrás con tu doble está todo mal, pasa algo feo, entonces nos pareció que “Dopelganga” era también una versión de la palabra, una versión de una palabra para un disco de versiones nos pareció también divertido.

  • ¿Y qué representa la ilustración de tapa?

—La tapa la hizo Ale Ros (diseñador que se encargó de tapas míticas para Cerati, Spinetta, Fito, Juana Molina, Miranda...). Siempre pensamos 'qué lindo sería hacer una tapa con él', esta vez se dio que le preguntamos y tenía tiempo y podía hacerla y se re enganchó, así que empezó a proponer cosas y dijimos, ‘vamos a probar a ver para dónde va’ y él la tomó por este lado. No nos importa lo que diga la gente, pero si vos te preguntas, ¿qué va a decir la gente?, 'ah, se vendieron, hicieron cualquier cosa, un disco de covers' y nosotros sabemos por qué lo hicimos. Lo hicimos porque veníamos de una época en la que estábamos re mal entre nosotros y no podíamos ponernos a grabar un disco de composición. Entramos el primer día al estudio y casi que no nos hablábamos y el último día salimos que nos amábamos. Nos hacía falta entrar relajados a hacer música y sentir, che, pasa algo cuando tocamos, la música está viva, sí nos entendemos, vamos para adelante, abrazo y a seguir.

Tapa de Alejandro Ross para Dopelganga, el último disco de Eruca Sativa.
  • Como que ayudó a la cohesión grupal, a volver a conectarse...

—Sí, totalmente, nos hacía falta eso en ese momento, y Ale propone esta tapa que tiene que ver un poco con la venta, como un producto, como algo medio marketinero… yo cuando lo vi dije '¿y esto por qué lo hizo?, ¿será que somos dos mujeres y puso dos productos de limpieza?', no entendía, después al tiempo dije no. Todo el simbolismo que yo le pongo con mi cabeza me parece que está bueno que también le pase al resto. Qué divertido poder ponérselo. También son armas, que se están apuntando tipo revólver, hay de todo un poco. Nos pareció dejarlo volar por ese lado medio Andy Warhol, que él también fue, respetando también su vuelo artístico, porque si también, agarras un artista de esa talla y le empezas a decir ‘quiero esto o lo otro’ te dice bueno, hacelo vos. Entonces lo dejamos volar realmente con indicaciones mínimas, de estos colores sí, más para un lado que para otro, pero es todo mucha flasheada de él y creo que estaría buenísimo algún día preguntarle a él qué vio cuando diseñó todo eso. Yo tengo mi teoría, que tampoco la voy a decir, porque me parece que lo lindo es que cada uno le ponga un sentido.

La banda

Cumplieron el 2 de diciembre de 2022 y tocaron Dopelganga en vivo por primera en el mítico Obras Sanitarias, con la participación de Marilina Bertoldi, Hilda Lizarazu y el músico de vientos riojano Víctor Carrión. Ahora, para cerrar la gira de celebración, que los tuvo todo el año de continente en continente, con fechas en España, México, Chile, Paraguay, Uruguay y Colombia, tocan en el Movistar Arena de Buenos Aires, y lo describen como "el show más grande de nuestra historia".

  • ¿Cómo se preparan para el Movistar Arena?

—Brenda Martin: Súper bien. La mejor forma de prepararnos es bajar un cambio porque venimos de mucha gira y mucho viaje y cuando llegué acá dije ‘es la semana que viene, no lo puedo creer’, así que bueno, bajando un cambio, puliendo los últimos detalles de guion, la semana que viene hacemos los últimos ensayos previos al show pero bueno, ya sabemos lo que vamos a hacer, a lo que vamos es a tocar y toda esa parte ya sabemos que es para ir a disfrutarla no más.

  • Quizás esto es medio cliché pero, 15 años es mucho tiempo, hay balances seguro, así que, ¿Qué conservan y qué cambiaron en todos estos años?, puede ser en términos musicales o en términos de laburo en equipo    

—Cambiamos muchísimas cosas. Lo que conservamos es la química cuando tocamos, la apertura para el diálogo, para escucharnos, para aceptarnos las diferencias, para disfrutarnos en las similitudes, eso me parece muchísimo. A excepción de nuestra familia, es la relación más larga que tuvimos los tres en nuestras vidas, vimos pasar parejas, amigos, y seguimos acá por el amor que le tenemos a la banda, a la música. Hemos tocado con muchas otras personas y siempre cuando volvemos nos damos cuenta que es muy difícil lograr la química que tenemos nosotros con otras personas. Yo con Gabi estoy tocando desde 2004, con Eruca nos juntamos en el 2007. El año que viene van a ser 20 años de tocar los dos juntos. En los shows estamos tocando y de golpe hacemos lo mismo y decimos por qué hacemos lo mismo si no sabemos que vamos a hacer eso, es una conexión que va más allá del lenguaje, directamente ya ni nos miramos. Nos supimos encontrar por lo que tenemos en común y potenciar eso, en lo profundo estamos de acuerdo y eso es lo importante.

  • Su nombre, Eruca Sativa, significa un poco transformación, ¿no?, ¿se identifican con esa idea?

—Sí, yo creo que sí. El concepto de la Oruga (o Eruca) que se convierte en mariposa, o la metamorfosis, la metamorfosis de algo que es una mutación, ¿es el mismo ser o no?, bueno, yo pienso que sí, por ahí puede cambiar absolutamente todo, como el cuerpo humano, que cada tantos años se va renovando el hueso y al final esta cara que tengo ahora no es la misma que tenía a los 7 porque me cambió todo el esqueleto. Entonces, seguimos siendo el mismo ser aunque todo lo otro pueda cambiar, es una buena metáfora de la vida, y la metamorfosis se refleja en la música y en todas las etapas que hemos ido pasando.

Cuando se juntaron en 2007 se pusieron de nombre Oruga, y, como no los convencía, al tiempo lo cambiaron por Eruca Sativa, que es "oruga salvaje" en latín.

  • En términos de sonido, por ejemplo, en Seremos primavera o ahora que abrieron el show de Roger Waters, incorporaron instrumentos originarios, del folklore, como la caja coplera, el bombo legüero, ¿Qué los llevó a esa incorporación?

Tenemos el ADN del folklore desde el principio. O de bajar a ese lugar acústico donde hay una fusión de sonidos, en el primer disco tenemos una canción, "Hoy quiero ver", que tiene tamborcito, quizás no es un bombo pero hay un sonido ahí que ya está en el primer disco. En el segundo disco ya tenemos una canción, "Mi canción", que es bastante folklórica… en el tercer disco está "Calma". Siempre hubo para nosotres esto, lo sentimos como algo muy natural, también es que Córdoba es una ciudad donde en la etapa universitaria se junta gente de todo el país, la universidad nacional está en el centro entonces llega gente de Santiago, de Catamarca, de Jujuy, y hay una mezcla ahí de música o de ritmo y vos salís de trabajar o de lo que estés haciendo y te metes a un bar y hay gente guitarreando y hay peñas, es muy común, yo no sé acá en Buenos Aires porque vine ya un poco más grande pero la movida en Córdoba tiene mucho que ver con el folklore, las peñas que se hacen en la Ciudad Universitaria. Gabi tocó en un grupo de folklore de chico, yo de chica he tocado con mi tía, acompañándola con la guitarra, es algo que tiene que ver con nuestras vidas, incluso referentes nuestros del rock argentino tienen en su música folklore, Fito (Páez), León Gieco, (Juan Carlos) Baglietto (de la trova rosarina), Divididos, es música que hemos escuchado y que nos resulta natural.

  • A su primer disco (La Carne) le fue excelente, pero no dejaban de ser un trío con mayoría de pibas, así que, ¿Cómo era subirse a los escenarios en ese momento, cómo las recibía el público?

—Siempre era como que era muy impactante la banda, sentíamos que nos iba bien, que al público le encantaba y creo que tiene que ver con eso, con que casi no había mujeres tocando en Córdoba, eso en ese momento, entonces, si aparecía alguna mujer arriba del escenario, creo que la gente esperaba que hagamos 'música de mujeres', que se relaciona con algo tranquilo y nos largábamos a tocar con algo re fuerte, con un riff que te pegaba re fuerte, y era wow.

  • Claro, distorsiones inesperadas…

—Sí, y sonábamos bien aparte, ese 'suenan re bien para ser minas'

  • ¿Eso les decían?

—Sí, mil veces, alguna vez en una entrevista nos reíamos con Lula porque nos dijeron 'y a pesar de ser mujeres, tal cosa', como queriéndonos elogiar, en ese momento no nos dábamos tanta cuenta. Yo no voy por la vida, ‘Ay, nací mujer, me ven mujer’ pero sí con el tiempo y con la nariz que vas haciendo después nos damos cuenta que nos pueden haber incluido mucho para bien, por la sorpresa que le dábamos al público cuando nos subíamos a tocar y a hacer ese género en ese momento, que llamaba la atención. Pero después te vas dando cuenta, lo hemos hablado con Lula esto, que en muchas otras situaciones te empieza a jugar en contra, hay como suposiciones de cómo se logran las cosas, ese tipo de descalificaciones, y después el techo que tenemos naturalmente, que quizás si fuéramos una banda de tres chabones ya estaríamos llenando un River, no por medir en tamaño y cantidad de público sino que nos dimos cuenta con el tiempo que hay un grosso del público que es varón que nunca se va a sentir identificado con la voz de una mujer diciendo las cosas, hasta que cambie todo un poco más.

  • ¿Ves que cambió la recepción del público hoy?

—Creo que sí, pero como todo, falta para lograr que nos veamos como iguales entre las personas, pero sí obviamente que ha mejorado, aparte la escena está súper renovada y hay un montón de propuestas mucho más diversas.

  • ¿Y para la banda, qué es lo nuevo que se viene?

—Estamos componiendo ahora y vamos a presentar algunos nuevos temas en el Movistar, vamos a tocar algunos, ya están ahí en la lista.

  • ¿Están escribiendo?

—Sí, estamos haciendo un disco, no sabemos cuándo va a salir pero seguro el año que viene, porque ya tenemos muchos temas, ya estamos trabajando con el productor, empezamos una preproducción con Afo Verde (Sony), todavía no lo había comentado, pero bueno, creo que ya se puede decir porque ya empezamos a trabajar con él, así que después del Movistar nos vamos a meter una semanita más en el estudio a seguir trabajando en eso y cuando volvamos el año que viene, porque nos tomamos unas vacaciones antes, con la energía más renovada, ahí ya queremos más pulirlo y a grabar.

Eruca Sativa cumplió 15 años y, después de la gira presentando su último disco, Dopelganga, se presentan en el Movistar Arena el 8 de diciembre. Las entradas se consiguen en la página oficial www.passline.com.