Miércoles, 12 de Junio de 2024 Bruma 18.4 °C bruma
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Bruma 18.4 °C bruma
 
Dólar BNA: $943
Dólar Blue: $1252
Columnistas

“Según una autobibliografía”, de Osvaldo Baigorria

Según una autobibliografía

¡Levante la mano quién subraya los libros! Aquí les escribe una ferviente subrayadora, que dentro de los matices del subrayado ha armado su propio podio. En el tercer lugar ubico al subrayado lineal recto; en el segundo puesto, a la línea vertical al costado derecho o izquierdo del párrafo y en el lugar ganador, a un corazón dibujado que significa todo lo que hay que leer de ese libro.

Osvaldo Baigorria, escritor, periodista y docente argentino reúne en Según una autobibliografía todos los subrayados que él ha hecho en sus libros. Pero el texto no es el resultado de una búsqueda exhaustiva, sino la síntesis de varias mudanzas, de guardar y desembalar su biblioteca, algo que inevitablemente lo impulsó a volver a abrir sus libros y reencontrarse con sus propios destacados. Como dice él, volver a leer las “huellas del tiempo que pasó”.

Aquí van algunos de esos: Según Simone de Beauvoir, la gente simpatiza más a gusto con la desgracia que con la felicidad. Según Juana Bignozzi, nadie puede no tener miserias después de más de setenta años de vida y más de cuarenta de matrimonio. Según Antonio Di Benedetto, un día las horas de la mañana se entregaron al pasado sin mejorar las perspectivas del futuro. Según Ricardo Piglia, no hay consuelo más hábil que pensar que hemos elegido nuestras desdichas.

Y así, Borges, Dostoievski, Epicuro, Fogwill, Huxley, James, Kafka, Lacan, Lamborghini, Negroni, Nietzsche, Orwell, Paz, Perlongher, Rulfo, Saer, Thomas, Thoreau, Vattimo, Vallejo, Walsh, Wilde, Yeats, Yuszczuk, Zweig, etcétera.

Cargado de sentimiento, este libro cortísimo y entretenido te zambulle en una piscina de escritores maravillosos, las voces más destacadas de la literatura universal. La lectura es fácil, los autores están ordenados alfabéticamente y el prólogo escrito por el mismo Baigorria, además de magnético dice algo para subrayar con corazón: “ser sólo un lector a veces no es suficiente”.

Está pasando