Miércoles, 28 de Febrero de 2024 Cielo claro 30.2 °C cielo claro
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Cielo claro 30.2 °C cielo claro
 
Dólar BNA: $885
Dólar Blue: $1042
Cultura & Espectáculos

El presidente de la DAIA acusó a Roger Waters de promover un "discurso de odio”

roger waters

Roger Waters está próximo a desembarcar en nuestro país. El ex bajista de Pink Floyd se destaca por dejar asentada sus posturas ideológicas, incluso en sus shows. Sin embargo, deberá tener cuidado de cara a sus presentaciones en Argentina, porque el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, lo acusó de ser un "propagador serial del discurso de odio" y le pidió a la justicia que "tenga las consecuencias que corresponde" en caso de cometer algún delito.

En una reunión con Greta Peña, la titular del INADI, Knoblovits dijo: "Argentina es un país particular, especialmente distintivo. La matriz de convivencia que tiene la Argentina no la tiene casi ningún país del mundo. El INADI articula estas cuestiones junto con la DAIA y otras comunidades, para que nuestra convivencia no esté alterada por ningún factor, en este caso como Roger Waters, que es un propagador serial del discurso de odio”.

Además, pidió que la justicia preste especial atención al corto período que el músico se hospede en nuestro país: "Si Roger Waters comete un delito en la Argentina va a tener las consecuencias que corresponden". Y agregó que, llegado el caso, "tiene que ser detenido y sometido a proceso como corresponde a cualquiera".

En tanto, la titular del INADI reconoció que el artista le gusta pero que hay que "separar a Roger Waters de Pink Floyd. Una cosa es toda la mística de The Wall. Tanto Jorge (Knoblovits) como yo somos fans de Pink Floyd. Pero otra cosa es Roger Waters en este contexto histórico de hoy. Hay que separar a quienes van a ver el show".

No es la primera vez que la comunidad judía cuestiona al músico. De hecho, el año pasado en Berlín, la policía lo investigó por "sospecha de incitación al pueblo" por uno de los cambios de vestuario que usó en en recital. "La ropa lucida en escena es susceptible de exaltar o justificar al régimen nacionalsocialista y alterar el orden público. El atuendo se parece al de un oficial de las SS", explicaron las autoridades alemanas.