Jueves, 22 de Febrero de 2024 Nubes 31.2 °C nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Nubes 31.2 °C nubes
 
Dólar BNA: $883
Dólar Blue: $1085
Cultura & Espectáculos

Pity Álvarez ya no usará la tobillera electrónica ni continuará con su arresto domiciliario

Pity Álvarez

El Tribunal que tenía a su cargo el juicio contra Pity Álvarez por el homicidio en julio del 2018 a un vecino del barrio Samoré, de Villa Lugano, ratificó hoy la suspensión del debate, ordenó el fin de su arresto domiciliario y que se le quite la tobillera electrónica que le habían puesto para monitorearlo. Además, dispuso que sea la Justicia Civil la que supervise su tratamiento de rehabilitación por el consumo de sustancias hasta que esté en condiciones psíquicas.

En el fallo, los jueces Juan Martín Ramos Padilla, Gustavo Goerner y Hugo Navarro, que conforman el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 29 porteño, resolvieron como primer punto rechazar el pedido de sobreseimiento de Álvarez, requerido por el defensor oficial José Marino, quien consideró que debe ser declarado inimputable debido a su estado de salud y sus padecimientos psicológicos y psiquiátricos por consumo de drogas.

No obstante, en la resolución los magistrados sí hicieron lugar a la suspensión del debate oral por el crimen de Cristian Maximiliano Díaz (36), al considerar que el exlíder de Intoxicados no está en condiciones psíquicas de afrontar un debate oral.

Por tal motivo, se ordenaron informes trimestrales para conocer la evolución en la salud del Pity Álvarez y establecer si puede en algún momento ser juzgado por el delito de homicidio simple, que prevé una pena de 8 a 25 años de prisión.

Por otra parte, los jueces impusieron el cese del arresto domiciliario del músico y que se le retire la tobillera electrónica, la cual le fue provista para controlar su atención médica en el tratamiento por sus adicciones en una clínica, desde donde se informó que "no presenta adherencia y no participa en los tratamientos".

Qué dice el informe sobre las facultades mentales de Pity Álvarez

Un informe del Cuerpo Médico Forense aportado por la defensa del músico concluyó que "las facultades mentales de Álvarez no encuadran dentro de los parámetros considerados como normales desde la perspectiva médico legal, ya que presenta un cuadro de deterioro psicoorgánico, compatible de acuerdo a la evaluación psiquiátrica con Trastorno Cognitivo Mayor, que le impide la autonomía adecuada para desenvolverse en la vida diaria".

No solo esto, sino que el artista padece un Trastorno Depresivo, con intensa anhedonia (incapacidad para sentir placer) y apatía, por lo que en la actualidad no estaría en condiciones de estar en proceso debido a su deterioro psicoorgánico, "que le dificultaría su adecuada defensa en el proceso".

Fuente: Télam.

Está pasando