Lunes, 28 de Noviembre de 2022 Algo de nubes 29.4 °C algo de nubes
 
Lunes, 11 de Octubre de 2021 Algo de nubes 29.4 °C algo de nubes
 
Dólar BNA: $174
Dólar Blue: $318
Cultura & Espectáculos

Benito Cerati se lanza como solista: "Ahora me la banco"

Después de una década al frente de Zero Kill, se lanza como solista coqueteando con el pop. Sus primeros pasos con la música junto a su mamá, Cecilia Amenábar. Las colaboraciones con su papá, Gustavo. Y por qué dejó de meterse en las polémicas en redes.

La inconstancia como una constante. Benito Cerati se reinventa todo el tiempo y así forja su identidad: el “no estilo”. Tras una década al frente del grupo Zero Kill, el músico de 28 años se decidió por empezar una nueva etapa como solista, con una propuesta diferente, pero siempre con un espíritu lúdico a la hora de crear. A principios de noviembre lanzará su primer disco, Shasei.

En un bar de Belgrano, y ante la pregunta de por qué dar el salto ahora y no antes, Benito fue concreto: “Ahora me la banco”. La banda tenía un concepto muy propio, mucho más ligado a la experimentación musical, y el cantautor sentía que necesitaba una suerte de “resguardo” y “hacer cancha” antes de mandarse como solista. 

Nacido en una casa donde la música era -por obvias razones- moneda corriente, el hijo de Gustavo Cerati fue un chico autodidacta. Aprendió a leer y escribir por su cuenta, y de la misma manera empezó su camino en la música. Nadie en su familia quería enseñarle sin que él mostrara interés, algo que hoy agradece porque, si no, “habría sido una presión”.

Benito se sentaba en la mesa del almuerzo familiar y anotaba las conversaciones en un cuaderno, cual taquígrafo de tribunal. “Nos enseñaban a leer en EL jardín y yo ya sabía. Tengo todos los escritos guardados. La otra vez los encontré y era un domingo X transcrito”, contó a Diario Con Vos. Esos escritos, hechos con solo 5 años, los convertía en canciones que tiene grabadas.

Si hubiese aprendido como en un conservatorio, me hubiese sido más difícil.

Además, en esa misma época armaron una banda con su madre, Cecilia Amenábar: “Yo tocaba el teclado y mi mamá el bajo y hacía los coros. Teníamos un micrófono con una consola muy básica, lo hacíamos en la sala de juegos de la casa. Al final es eso, es como un juego. Siempre fue muy lúdico. Para mÍ es clave jugar cuando estás haciendo música, es como tranquilizar a un niño”.

Entrando en la adolescencia tuvo una participación importante en los últimos dos discos de su padre. Para Ahí vamos (2006), Benito tuvo una pequeña pero importante intervención para darle forma a una de las frases más famosas de Gustavo: “Él dijo ‘poder decir adiós’, y yo dije ‘es crecer’”. Durante esos años, compartieron varios momentos donde colaboró con sus obras, algo que Benito atribuye a una intención del famoso músico de conectar con un hijo que estaba entrando en la adolescencia: "Complicadito", agregó riendo.  

Benito también es responsable del nombre del último disco, Fuerza natural (2009), el cual propuso como nombre de la canción, y finalmente tituló al tema, al álbum y a la gira. De hecho, acaba de grabar un videoclip de esa canción en Ushuaia junto a Richard Coleman, quien formó parte de Soda Stereo en su etapa primaria.

Espíritu lúdico y una nueva etapa

Ese espíritu lúdico a la hora de escribir hace que sus procesos creativos involucren estrategias que vio en artistas como David Bowie, a quien observó para construirse como figura. Por ejemplo, escribir palabras sueltas, meterlas en un bowl e ir sacando y escribiendo las que tocan, o bien dejar “que el inconsciente guíe la escritura y escribir lo primero que se me cruza por la cabeza”. Con el tiempo, empezó a meterse con temas más concretos. Su nuevo disco es precisamente el “punto cúlmine de eso”.

“Voy delineando a mi manera. Si me hubiesen enseñado en forma tipo conservatorio, me hubiese sido más difícil. A partir de lo propio, después aplicar teoría. Pero primero, dejar las riendas sueltas de la imaginación y el arte que uno tiene adentro. Te sorprendés: de repente lo que hacías tiene un nombre o es combinación de varias cosas”, explicó.

Esta nueva etapa incluye una transformación, no solo desde la escritura, sino también en estilo musical. “Son canciones pop: en este momento me representa esto. Quería explotar más mi parte como showman, estar más al frente”, dijo. En esta línea, afirmó que sentía que “había que tener una puerta de entrada”. 

Como es el primer disco, yo quería que retratara las primeras veces.

Con Zero Kill “era todo muy de avant-garde, y creo que este disco es un poco esa puerta para generar algo en los demás y ver cómo reacciona la gente”. Si bien dijo que la etapa del grupo lo representa y le encanta todo lo que hicieron, se trataba más de algo personal, de jugar en el estudio probando cosas nuevas. De todas maneras, Zero seguirá en funcionamiento, aunque por un tiempo quedará en suspenso

Mientras tanto, y en la previa del lanzamiento del disco, ya estrenó el single “Agujero Negro”, y el 7 de octubre saldrá “Buenos días amor”, dos temas que, según contó, representan los “dos polos opuestos” del álbum: “El rango de dinámica que vas a escuchar va desde ‘Agujero’ hasta ‘Buenos días’”.

Shasei pretende ser un disco en el que, si bien se acerca más a los estándares comerciales, no deja de tener el juego y la experimentación como ejes centrales, mezclando electrónica, tango, salsa, música clásica y más. La música tecno ocupa un lugar importante en su carrera, pero dice que lo interpela todo tipo de género musical: “Puedo variar, pero es como que subo una parte específica mía”.

“Como es el primer disco, yo quería que retratara las primeras veces de cosas. Entonces me fui a la adolescencia, que es donde estas suelen pasar. Por eso rescaté bocetos que había hecho a los 15 años, y las letras son todos re-arreglos de cosas que escribí en esa época. Capaz tenía dos líneas y las extendí para hacer canciones. Era revivir esas sensaciones, y nada mejor que algo que yo escribí en esa época. Es como si lo hubiese hecho en ese momento, pero con la cabeza de ahora”.

El "no estilo" como estilo y el cambio como constancia

La mutación es un estado constante en Benito Cerati, tanto a nivel profesional como a nivel personal: “Yo soy así, me hallo en eso. Me aburro. No tengo tatuajes porque, como estoy cambiando todo el tiempo, no puedo tener algo fijo. Necesito poder reinventarme por completo si quiero. Gran parte de la industria pop es un poco eso, pero no lo hago por eso, me sale así. Mi estilo es el no estilo, estar cambiando constantemente. Esa es mi única constancia”.

Se considera -en algún punto- rupturista, aunque asegura que no lo hace porque le guste o porque busque eso, sino que “le nace”. “Lo mismo cuando me vuelvo un poco contestatario. Me dicen que me gusta el quilombo y lo que me pasa es que me agarra como una cuestión de justiciero. No es que me gusta estar en el bardo, me hace mal y me daña. En algún momento pensé que podía hacer algo, alzar la voz”, reflexionó. 

No tengo tatuajes porque, como estoy cambiando todo el tiempo, no puedo tener algo fijo.

Lo comenta por algo que hasta hace algunos años era muy común en su vida diaria: verse envuelto en polémicas por expresarse ideológicamente en redes sociales. Especialmente cuando comentó abiertamente su homosexualidad, algo totalmente imperdonable para algunos trogloditas. De todas maneras, en el último tiempo, las aguas se calmaron.

“Cambié yo, me dejó de importar. Siento que no tengo que decir todo el tiempo lo que pienso de todo, y lo que opine otra gente de mí no me cambia. No era conmigo: son cosas que pasan cuando te metés con cuestiones sociales”, aseguró. Ahora se reprime un poco más a la hora de expresar ciertas opiniones. No le interesa ser referente de nada -"no lo soy ni de mí mismo"- y dice ser un "eterno aprendiz" que observa y apoya a quienes sí deciden convertirse en abanderados de causas que puedan importarle.

Para cerrar, reflexionó sobre la crítica feroz y los discursos de odio que, si bien son moneda corriente en las redes sociales, suelen traspasar la pantalla: "Es una consecuencia de la lucha de poderes, algo que viene desde arriba, y la gente se prende en eso. Cuando te corrés, las cosas son mas simples de ver". "Solemos decir 'no me gusta' a lo que no entendemos, cuando simplemente pasa eso. Pero nadie quiere quedar como un ignorante", agregó.

En esta línea, dijo no creer que las personas sean en esencia ese odio y bronca que nos hemos acostumbrado a ver: "Podemos ser todo, pero está explotada una parte negativa de la sociedad que no está buena. Estuve ahí, y cuando salí me di cuenta lo manipulado o enganchado que estaba con la situación".

"Cuando realmente te importa lo que pasa en el mundo o en tu país, es difícil que no te dé bronca, que no te angustien ciertas cosas, y quieras salir a defender. De repente te olvidas que detrás de la gente que piensa distinto hay personas. No todos los del otro bando son una mierda. Son personas que pueden no saber mucho, tener una idea errada o lo que sea", cerró su observación.

Está pasando